UNA TENDENCIA EN AUMENTO

Llega otra empresa a Uruguay y se triplicará la cantidad de monopatines en Montevideo

Desembarca el viernes y aboga para que no haya estaciones.

Los monopatines podrían comenzar a verse en el interior del país. Foto: Francisco Flores
Los monopatines podrían comenzar a verse en el interior del país. Foto: Francisco Flores

El transporte en Montevideo en monopatín empieza a popularizarse como nunca antes. Al desembarco de Grin, que ofrece más de 200 birrodados de uso compartido desde febrero, el viernes se sumará la estadounidense Lime con 300 más. En tanto, la española Movo prevé llegar antes de junio con otros 300. En menos seis meses, la oferta se triplicará.

Desde Lime dijeron a El País que irán aumentando de manera escalonada hasta llegar a los 700 monopatines en toda la ciudad. Estos vehículos -que alcanzan 25 kilómetros por hora y tienen 50 kilómetros de autonomía-irán incrementando la disposición cada semana en base a la demanda.

El sistema estará operativo todos los días entre las 7:00 y las 23:00. Habrá vehículos en el Ciudad Vieja, Centro, Barrio Sur, Palermo, Cordón, Aguada, Tres Cruces, Parque Rodó, Pocitos, Pocitos Nuevo, Buceo y Punta Carretas. Aparecerán y podrán dejarse en las veredas, siempre y cuando no obstaculicen garajes, rampas ni paradas de ómnibus o afecten la libre circulación de peatones. “El modelo de monopatines funciona sin estaciones. Queremos generar en nuestros usuarios el hábito del uso. Si salís de tu casa y querés usarlo, tenés que saber que más o menos tiene que estar cerca”, comentó a El País Felipe Daud, director de relaciones gubernamentales para Sudamérica de Lime. Los precios serán de $ 19 el desbloqueo y $ 4 el minuto de uso.

Lime es la segunda empresa que llega a Montevideo en menos de tres meses. La primera fue Grin, que ofrece vehículos que llegan a 25 kilómetros por hora. Martín Larre, director socio de la compañía, dijo a El País que desde marzo vienen aumentando la oferta de estos dispositivos, pero prefieren no precisar cuántos hay en la calle por un motivo “estratégico”.
Grin sí utiliza estaciones. Por eso, en las últimas semanas han ampliado zonas de estacionamiento tras acuerdos con universidades y comercios. Hoy son más de 700 puntos donde los usuarios pueden dejarlos o tomarlos.

Seguridad y ¿multas?

La popularización de estos vehículos podría generar accidentes. A las empresas les preocupa esta situación. Por eso, Lime prevé generar un programa de concientización vial en el que otorgarán cascos a los usuarios. Además, otorgarán estos protectores a los usuarios más frecuentes. Grin ya los ofrece y son enviados a los hogares o sitios de trabajo de los conductores, dijo Larre.

La única empresa que hasta ahora está operativa no ha reportado incidentes significativos. “No hubo ninguno formal que haya terminado en un trámite en nuestra aseguradora”, indicó Larre.

La llegada de Lime hará crecer de manera significativa la cantidad de monopatines en Montevideo. Foto: Francisco Flores
La llegada de Lime hará crecer de manera significativa la cantidad de monopatines en Montevideo. Foto: Francisco Flores

Sí hubo “pequeños accidentes”, como autos rayados tras malas maniobras con el vehículo. “Estamos contentos con estos resultados”, agregó.

Lo que sí vienen sufriendo son los robos. Si bien no informaron cuántos se han cometido en tres meses, dijeron que las cifras “se estabilizaron” y que cada día recuperan “muchos monopatines”. “Es un tema que nos preocupa, sobre el que estamos trabajando con la colaboración de usuarios y vecinos que denuncian situaciones irregulares, y coordinando acciones con la Policía", agregó Larre.

Por ahora, no hay sanciones. Grin está en la fase de educación: instruir a los usuarios cómo usar el monopatín y dónde deben dejarlos luego de cada viaje. “Seguramente vendrá la parte de poner multas”, dijo Larre. Hoy, si alguien deja el monopatín mal ubicado, un miembro del equipo se dirige en una camioneta hasta ese lugar -el monopatín tiene GPS- lo recoge y lo coloca en una estación.

Lime tiene la misma forma de trabajo. Si un vehículo obstruye una rampa, alguien puede denunciarlo y, en un plazo “razonable de pocas horas”, un funcionario de la compañía irá hasta el lugar para ponerlo en un sitio de la vía pública más adecuado. “Va a haber un equipo de operaciones recorriendo a toda hora la ciudad para reubicarlos”, informó Daud.

La empresa creó un sistema de puntos y dará bonificaciones a quienes estacionen de manera correcta. Para hacerlo, deberán sacar una foto que la aplicación chequeará si fue estacionado de manera correcta. No descartan aplicar sanciones y hasta excluir a usuarios del servicio aunque eso “se dará ante una falta muy grave”. Movo ya avisó que podría haber sanciones a usuarios que no respeten las zonas de parking o dañen los vehículos, informó El Empresario a fines de marzo.

Normativa

El Ministerio de Transporte, el de Industria, la Aduana -nucleados en la Cámara Asesora Vehicular que funciona en la órbita de la Unidad de Seguridad Vial (Unasev)- han venido trabajando en una normativa general para unificar criterios de circulación y exigencias a los conductores en todo el país sobre todo tipo de vehículo eléctrico.

Algunas exigencias que ya se conocen es que los conductores deberán utilizar casco y chaleco reflectivo. Esto fue estipulado por el Congreso de Intendentes el pasado 11 de abril, informó a El País Marcelo Metediera, director de Transporte de Canelones que viene trabajando en estos temas.

Aún no están establecidas las multas que se podrían aplicar a quienes incumplan estos criterios de circulación. Metediera dijo que si hoy un inspector de Canelones observa que alguien circula en su departamento con un monopatín sin chaleco y sin casco le podría retener el vehículo. No obstante, esto deberá ser estipulado en un acuerdo nacional.

En el ínterin, la Intendencia de Montevideo está preparando una normativa para este nuevo medio de transporte que en las próximas semanas será enviada a la Junta Departamental. Para ello, ha mantenido reuniones con las empresas que ofrecen el servicio para escuchar ideas y ayudar en la redacción de la reglamentación.

En el interior

Los monopatines podrían empezar a verse en el interior del país. “Estamos analizando dos o tres ciudades donde poder dar este servicio. No será en lo inmediato, pero seguramente las confirmemos antes de fin de año”, dijo Martín Larre. En Buenos Aires, se pondrán en funcionamiento desde julio, según informó el gobierno porteño. La capital federal argentina realiza un proceso inverso a Montevideo: prevé que se apruebe un proyecto para regular estos dispositivos y luego sí habilitar su circulación en el espacio público, informó TN.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)