Verano bajo agua

Más tormentas acechan al norte y centro del país

Hay 1.811 evacuados y cientos en alerta por las lluvias

El mural de Cavani en Salto documenta una realidad expandida. Foto: Luis Pérez
El mural de Cavani en Salto documenta una realidad expandida. Foto: Luis Pérez

Un nuevo empuje de las aguas del Río Uruguay, como consecuencia de las intensas precipitaciones registradas sobre la cuenca próxima al embalse de la represa de Salto Grande, determinó que anoche los técnicos del complejo hidroeléctrico tomaran la determinación de aumentar los caudales de evacuación de los vertederos para controlar la crecida. El río llegó ayer a los 13 metros. De los 20.000 metros cúbicos por segundo previstos que se iba a liberar del embalse, se pasó a 22.000 metros cúbicos.

Después de esta determinación, el Comité Departamental de Emergencia comenzó la tarea de evacuar más familias de sus viviendas y alertar a quienes se encuentran en la franja de los 13,80 metros de cota, porque esa altura puede ser alcanzada hoy por las agaus.

Ya la cifra de evacuados en la ciudad por este desborde del Río Uruguay ronda las 200 personas y se irán incrementando con el paso de las horas y las tormentas anunciadas para esta semana.

Los efectos de las "enchorradas" del domingo, con un voluminoso acumulado de lluvias, son cuantiosos. Hay calles que se han vuelto intransitables a raíz de las obstrucciones de los desagues en alcantarillas y cañerías. Funcionarios del sector recolección y barrido se han movilizado y denunciado al gobierno municipal el hecho de no poder cumplir con sus obligaciones y estar dejando varios barrios sin atender, y también no completar circuitos de recolección de residuos domiciliarios. En un comunicado emitido por Adeom en apoyo a los trabajadores, se dejó en claro que no es su responsabilidad no cumplir con sus tareas, sino que se la adjudica a las autoridades municipales.

La escasez de maquinaria por falta de repuestos y reparaciones de recolectores y de herramientas y ropa de trabajo son algunos de los reclamos de larga data en este sector.

Esta mañana, los delegados del sector en cuestión y dirigentes de Adeom se encontraban reunidos con el Intendente Lima en procura de encontrar una solución a sus reclamos.

Este conflicto está comprometiendo la salud de la población, cuando hay un amplio radio de la zona de El Cerro que está bajo un seguimiento sanitario por parte de Salud Pública, luego de que se declarara el primer caso de leyshmaniasis en humanos en Uruguay.

Las condiciones del tiempo, además, no han permitido los trabajos de fumigación que están establecidos por Salud Pública en el centro del foco, en donde se han detectado decenas de perros infectados, mientras el desborde del río deja al descubierto la diseminación de basura por las riberas del Río Uruguay y los arroyos Sauzal y Ceibal.

En Durazno.

El clima dio un respiro a la situación que se vive en Durazno por la crecida del Río Yi, pero se mantiene la posibilidad de persistencia de lluvias para los próximos días.

Con la mejora de las condiciones después de dos semanas con cielo nublado, las autoridades integradas al Comité Departamental de Emergencia se enfrentan a una situación esperable en estos casos: la avidez de la gente por volver a sus hogares, pese a las recomendaciones de no hacerlo hasta que estén dadas las condiciones climáticas y de seguridad en las zonas y en las fincas afectadas, dijeron en la pasada jornada los voceros del Comité Departamental consultados por El País.

"Debido a los informes meteorológicos adversos pronosticados para las próximas horas, a los efectos de evitar situaciones de riesgo para las familias afectadas y funcionarios abocados a la tarea, este Comité exhorta al no retorno a sus hogares y no realizará traslados hasta nuevo aviso".

En la tarde de hoy, a la hora 17:00, se tomará una decisión al respecto, da cuenta el comunicado emitido por el Centro Coordinador de Emergencias de Durazno. En la presente inundación, el mayor registro del nivel del Río Yí se verificó el viernes 11, cuando llegó a los 10.04 metros.

Hasta ayer había 1.271 evacuados en Durazno, 660 son autoevacuados y 611 asistidos en traslados, entre ellos 150 alojados en el campamento del barrio Las Higueras, en carpas militares en donde se brinda alimentación y atención médica.

Algunas instituciones y comercios iniciaron en los últimos días campañas para recibir donaciones con la finalidad de asistir a las personas damnificadas, como la que se denomina "Campaña del Kilo", impulsada por Fuecys, Suinau, Aute y Aebu. Se reciben alimentos no perecederos y artículos de limpieza en el local de Aute (Oribe 459 esquina Galarza) de 10:00 a 12:00 horas.

Más agua.

En el mapa con las lluvias acumuladas en los primeros 14 días de enero, el norte del país fue la zona más afectada, con 502 mm caídos en Bernabé Rivera, departamento de Artigas.

Siete de las 10 localidades con más lluvia acumulada se encuentran allí, aunque aún no es el departamento con más personas evacuadas. En 24 horas, de domingo a lunes, el lugar en donde llovió más fue Valle Edén, en Tacuarembó, con 130 mm. Hasta ayer, en todo el país había 1.811 evacuados. En Salto, 352, en Artigas 105, en Paysandú aumentó a 61, en Florida 14 y en Río Negro 8.

(Producción: Luis Pérez y Víctor Rodríguez).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)