En plena cumbre del G20

Temblor en la casa del vecino

Un sismo de 3,8 en la escala Richter sacudió el conurbano de Buenos Aires; enUruguay no hubo registro de consecuencias.

Buenos Aires: se sintieron fuertes temblores y hubo rajaduras en los pisos. Foto: @DAngelopolitano
Buenos Aires: se sintieron fuertes temblores y hubo rajaduras en los pisos. Foto: @DAngelopolitano

Buenos Aires se movió durante unos segundos. A las 10:27 horas de ayer, un sismo de 3,8 grados según la escala de Richter sacudió el sur de la ciudad porteña, con epicentro en el partido de Esteban Echevarría, a 50 kilómetros al oeste de La Plata.

En Uruguay, de acuerdo a la geóloga Leda Sánchez, el fenómeno no se sintió ni provocó daños.

"Tenemos un formulario en la web del Observatorio Geofísico y no hubo nadie que haya rellenado, lo que puede significar dos cosas: que la gente se olvidó o no sabe que tenemos el formulario, o que no hubo reporte de que se haya sentido", dijo Sánchez.

Según explicó, esos sismos suelen tener incidencia sobre todo a nivel local "y nosotros estamos un poco lejos" de donde ocurrió el hecho.

"Como ejemplo, el año pasado, cuando ocurrió un temblor en Carmelo, en Montevideo nadie lo sintió", recordó.

Descartó asimismo que en caso de que haya una réplica pueda afectar a Uruguay. "En general suelen ser más débiles", explicó.

Intercambios.

Cuando ocurre este tipo de hechos, tanto en Argentina como en Uruguay, lo que se hace en ambos países es intercambiar datos.

"Procesamos la información de las distintas estaciones y en caso de que ocurra en el país, vamos al lugar y hacemos un control de daños. En este caso puntual lo que hacemos es enviar hacia Argentina los datos que tenemos y luego en paralelo analizamos nosotros cómo llegaron las ondas a nuestros equipos para calcular profundidad y magnitud del evento", contó la geóloga.

En los casos que ocurre algo de este lado del Río de la Plata, desde Argentina también envían los datos. "La diferencia es que ellos cuentan con más recursos y mejores equipos", expresó.

Gráfica del Inpres que muestra el sismo.
Gráfica del Inpres que muestra el sismo.

En lo que va del año, según contó la experta, unas pocas personas han hecho referencia a algún temblor en el país "pero son casos aislados y tampoco hay registros que validen esas situaciones. En general esperamos que cuando pasa algo lo sienta más gente", indicó.

En total Uruguay cuenta con unas 10 estaciones que permiten medir los sismos, algunas de las cuales están ubicadas en Colonia, Treinta y Tres, Artigas y Melo.

Tensión en Argentina.

De acuerdo al Instituto Nacional de Prevención Sísmica de Argentina, el temblor ocurrió a 25 kilómetros de profundidad, en una zona semirrural donde están emplazados varios barrios privados, y a una distancia de 8.5 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde durante los últimos dos días estuvieron aterrizando los aviones de los principales líderes del mundo que llegaron al país vecino a participar de la cumbre del G20.

El sismo agrietó el piso del Servicio Penitenciario Bonaerense y a causa de ello el lugar debió ser evacuado inmediatamente después del temblor como una medida preventiva, informó La Nación. Los daños fueron únicamente materiales y no se registró ninguna persona herida.

La geóloga argentina Irene Pérez habló con el canal TN y explicó qué fue lo que sucedió: "No es nada grave, hay que estar tranquilos".

"No es habitual. Son eventos que ocurren muy espaciados en el tiempo. Pero hay registros y antecedentes. Son sismos de bajas intensidades y si bien en Mendoza esto es habitual, en la Ciudad de Buenos Aires, no", dijo.

Cientos de usuarios en las redes sociales reportaron el hecho ayer de mañana en Buenos Aires y alrededores. El movimiento fue advertido sobre todo en los partidos de Esteban Echeverría, Lomas de Zamora, San Isidro, Quilmes, Berazategui, Vicente López, entre otros, además de la Ciudad de Buenos Aires.

"Lo detectaron los sismógrafos: fue un sismo pequeño", agregó Alejandro Giuliano, director del Instituto Nacional de Prevención sísmica de Argentina.

Explicación.

La geóloga uruguaya Leda Sánchez explicó que los sismos y terremotos se deben al movimiento de las placas tectónicas, que ocurre en toda la corteza terrestre. Los sismos menores a 4.5 grados son considerados como leves, entre 4.6° hasta 6.0° moderados y mayores a 6.1 grados son de gran magnitud y se definen como terremotos.

"Hay algunas placas que generan una sismicidad más importante como ocurre en Chile, México o Japón, y en otras zonas como Uruguay y Argentina, son placas intercontinentales y no se mueven tanto", dijo. Pero eso no significa que las probabilidades de un terremoto importante sean nulas y citó lo ocurrido en 1888 (ver recuadro).

Sánchez es geoóloga y no sismóloga, pero el proyecto que dirige la convirtió  en la principal referente local en sismos. Foto: F. Ponzetto
Leda Sánchez. Foto: F. Ponzetto

"Nosotros siempre decimos que hay que estar preparados para tener un evento igual o mayor al de 1888. Pero aún no estamos preparados, porque no es un país con una trayectoria sísmica importante", explicó Sánchez.

Actualmente el Observatorio Sísmico del Uruguay se encuentra trabajando en conjunto con el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae), ya que de acuerdo a la geóloga, "es un tema importante, una cuestión nacional".

En caso de que ocurra un sismo superior a 5,5 en la escala de Richter como sucedió en el siglo XIX, "estaríamos en graves problemas", dijo Sánchez.

"Tenemos infraestructuras que son muy antiguas, otras que no pueden soportar desplazamientos horizontales, y además se tendrían que hacer estudios para saber cuáles son los riesgos que podrían tener determinadas zonas del país ante un evento importante", dijo. Según contó, han presentado proyectos de investigación a la ANII sobre esos temas "pero no hemos tenido financiación por lo que no hemos podido llevarlos a cabo", contó.

Explicó que desde el Observatorio de Geofísica intentan ante cualquier movimiento que se perciba "educar a la gente".

Entre las recomendaciones que da la experta ante un sismo de importancia figura el salir de la estructura que está en riesgo y alejarse de columnas o árboles que pueden caerse. Recomiendan también bajar por las escaleras y no usar los ascensores y, en caso de ser posible, tener un bolso preparado que tenga entre otros objetos, una linterna.

"Es fundamental tratar de mantener la calma", dijo.

La geóloga desterró el mito de ponerse debajo de un escritorio o marco de una puerta. "Si se te cae una planchada encima no creo que el escritorio te salve".

En esa misma línea, Alejandro Giuliano, director del Instituto Nacional de Prevención sísmica de Argentina, recomendó: ubicar y señalizar zonas seguras o libres de riesgo; designar responsables para cortar los servicios de agua, gas y luz; disponer de luces de emergencia y linternas; verificar periódicamente el funcionamiento de puertas y portones; señalizar y mantener libres las vías de escape; y establecer un plan de emergencia familiar, entre otros recaudos.

No hay lugar "blindado" contra los terremotos

En una nota del Observatorio Geofísico del Uruguay, la experta Leda Sánchez afirmó que "podemos encontrar algunos lugares que tienen una baja probabilidad de que ocurran sismos, mientras que en otros pueden ser muy comunes. Pero no existe ningún lugar donde no ocurran, y nuestro territorio no es ajeno a ello. También dijo que si el sismo de 1888 se hubiese dado hoy, las estructuras de muchos edificios modernos altos podrían no soportar ese nivel de movimiento.

Uruguay es un país de sismos casi inadvertidos
Sismógrafo. Foto: Archivo El País

En septiembre de 2017 ocurrió el más reciente sismo registrado en Uruguay; durante 40 segundos tembló la tierra y vibraron las paredes en Carmelo, pero no hubo daños materiales ni heridos. El último terremoto focalizado dentro de los limites territoriales uruguayos se dio en 1988 en la denominada "Cuenca de Punta del Este". El 26 de junio de ese año el sismo tuvo una magnitud 5,5 en la escala de Richter. Los efectos fueron percibidos en la costa desde Montevideo a Rocha pero sobremanera en Maldonado, y en Colonia, donde hubo un tsunami.

En 1990 ocurrió en La Paloma, Durazno, otro sismo, aunque de origen incierto, cerca de la represa de Rincón del Bonete; se conjeturó que el movimiento se debió a reajustes tectónicos.

En 1888 se había dado un temblor de importancia que afectó el suroeste de Uruguay y la Provincia de Buenos Aires en un radio de 170 kilómetros. El epicentro estuvo ubicado 14 kilómetros de Colonia y en total el fenómeno duró casi un minuto, si bien fueron tres los temblores de diversa duración separados entre sí por segundos de silencio y quietud. Aquel terremoto fue también sentido con cierta intensidad en las ciudades de Mercedes, Paysandú y Artigas, ubicadas en el mismo meridiano que el foco del temblor. También hubo movimientos en ciudades y pueblos del interior argentino.

Otros sismos registrados en Argentina que se sintieron levemente en Uruguay se dieron en los años 1971, 1977, 1999, 2002 y 2009, pero hubo decenas más de sismos, todos de muy baja magnitud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)