Una vida entre cubos

Suárez, Cavani y Marilyn Monroe en versión al cubo

Christian Goñi emplea 1.000 Rubik para retratar a reconocidas figuras.

Arte. Desde hace 5 años Christian Goñi participa de competencias de Rubik. Foto: @christiangoni
Desde hace 5 años Christian Goñi participa de competencias de Rubik. Foto: @christiangoni

Aunque en la casa de Christian Goñi siempre hubo un Cubo Rubik, no fue hasta que tuvo 12 años que probó resolverlo por primera vez. Su padre había visto en una de las páginas del diario El Día los algoritmos que solucionaban el enigma y decidió anotarlos en un papel para enseñárselos a Christian y a su sobrino. Una vez que se los aprendió, le llevó media hora armarlo, aunque el juego no logró "engancharlo". Fue recién hace 5 años cuando comenzó a dedicarle más tiempo a esa actividad.

"Con el furor de las importaciones de China, decidimos traer cubos y abrimos una tienda, Uchi Rubik, donde los comercializamos. A partir de ahí empecé a armarlos y pasó a transformarse en un hobby", contó Christian a El País. La primera vez que retomó el desafío demoró tres minutos, luego dos, hasta que quedó estancado en un minuto. Allí aprendió soluciones nuevas y actualmente es capaz de resolver el rompecabezas en 12 segundos.

El año pasado, durante la Feria del Niño que se desarrolló en el Latu, utilizaron los cubos para hacer grandes murales de dos metros por dos metros: uno estaba relacionado con la feria, otro fue de Luis Suárez y el tercero un retrato de Marilyn Monroe, que de acuerdo a Christian ha sido uno de los mejores que ha hecho hasta el momento. Este año, utilizaron el furor que generó el mundial para montar otros murales y retratar a algunos de los integrantes de la selección: primero al DT Óscar Washington Tabárez, luego fue el turno de Luis Suárez, Edinson Cavani, Diego Laxalt y Christian "Cebolla" Rodríguez.

Christian Goñi. Foto: @christiangoni
Christian Goñi. Foto: @christiangoni

El proceso.

Cada uno de los murales requiere 1.000 cubos. Para saber qué color va en qué lugar, Christian utiliza un programa que toma como base una foto del retratado y establece qué características debe tener cada Rubik para ir armando cada parte del rostro.

"Si lo armo solo me puede llevar unas 8 o 9 horas. Pero lo hemos armado entre 7 y nos ha llevado dos", comenta.

Los próximos 22 y 23 de septiembre se llevará a cabo la "Friki Fest" en el salón Los Robles del Latu, donde además de juegos y actividades habrá cosplay, K-Pop y shows en vivo. Durante ese fin de semana Christian estará realizando murales con cubos de Rubik, aunque aún no saben qué motivos abordará.

"Mi primo me va a ayudar. El evento empieza a las 14:00 horas, pero nosotros lo empezaremos a armar a las 6 de la mañana", contó.

Armar murales con cubos Rubik no es lo único que Christian hace. También ha participado en diversas competencias, tanto locales como internacionales. "En Uruguay hay torneos de Rubik cada dos meses, en los que participan entre 30 y 40 personas. Además he tenido la posibilidad de competir siete veces en Argentina, así como en Chile, Perú y en un campeonato mundial que se llevó a cabo en San Pablo, Brasil", anotó.

Por falta de tiempo, ya que actualmente está abocado más a su negocio de juegos junto a su padre, ha dejado de practicar con el famoso cubo, aunque continúa participando de los campeonatos.

Christian Goñi ha hecho murales de varios famosos con estos cubos. Foto: @christiangoni
Christian Goñi ha hecho murales de varios famosos con estos cubos. Foto: @christiangoni

Práctica.

En otras épocas armaba los cubos entre 30 y 40 veces al día. Cuando llegó a su mejor tiempo, decidió aumentar el desafío y probar resolverlo a "ciegas". Para eso se memorizaba por 15 segundos cada lado del cubo y luego se tapaba los ojos. Hace dos años y medio obtuvo el récord nacional en esa difícil categoría: logró poner las caras todas del mismo color, teniendo la vista tapada, a los 50,42 segundos.

Para resolver el cubo Rubik no hay un único método, pero de acuerdo a Christian lo fundamental es aprender los algoritmos. "Lograr armar un cubo de 3 x 3 con movimientos al azar es como ganar varias veces el 5 de oro. Aprendiéndolo se resuelve mucho más fácil y podés volver a hacerlo". Dice que no hay edad para empezar a solucionar el enigma. "Cuando estuve en San Pablo vi una niña de 3 años que lo pudo armar en pocos minutos", contó.

ERNO RUBIK

Inventó el cubo como método de enseñanza

En 1974, el escultor y profesor de arquitectura húngaro Erno Rubik inventó el original rompecabezas. En un principio había surgido como un método para ayudar a los estudiantes a entender los movimientos tridimensionales. Pero el desafío que implicaba ordenar las caras atrajo tanto a matemáticos como al público en general.

Bautizado inicialmente como "Buvuos Kocka" —"El Cubo Mágico"—, empezó a comercializarse en Hungría en 1977. En un principio, su lanzamiento al mercado no tuvo mucho éxito debido a que en ese entonces Hungría estaba bajo el "telón de acero" por la Guerra Fría. Pero la suerte cambió cuando se asoció con Tior Laczi, un húngaro que vivía en Austria y era aficionado a las matemáticas. Él se encargó de mostrar el "Cubo Mágico" en diversas ferias internacionales, hasta que la compañía Ideal Toy Corp se ofreció a fabricar un millón de unidades bajo el nombre de "Cubo Rubik".

En ese caso el éxito llegó enseguida: en solo un año se vendieron más de 100 millones de unidades. A pesar de que se trata de un puzzle de alta complejidad (tiene una alineación correcta y 43 quintillones equivocadas), casi media década después de su creación, es considerado uno de los juegos más vendidos de la historia. Por sus características originales, diversos estudios coinciden que este rompecabezas tridimensional mejora la intuición, la memoria y la motricidad fina. Además, potencia la habilidad matemática y espacial.

A Erno Rubik, encontrar la solución le llevo casi un mes. Hoy en día hay quienes lo resuelven en segundos y con los ojos cerrados.

Se dice que el número mínimo de movimientos necesarios para resolver el cubo es de 20, según Jessica Fridrich, profesora de ingeniería eléctrica que diseñó la estrategia más reconocida mundialmente para resolver el cubo: el "método Fridrich".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)