Tradiciones de gran vigencia

Sociedades criollas negocian mejores seguros para jinetes

Buscan profesionalizar el deporte y fomentar las tradiciones nacionales.

Desfile: el  miércoles 18 de julio un grupo de gauchos homenajeó a la Constitución en el Obelisco. Foto: Ariel  Colmegna.
Desfile: el miércoles 18 de julio un grupo de gauchos homenajeó a la Constitución en el Obelisco. Foto: Ariel Colmegna.

El mundo tradicionalista viene observando con gran expectativa el inicio de las conversaciones entre el Banco de Seguros del Estado (BSE) y la Unión de Aparcerías y Sociedades Tradicionalistas del Uruguay (Uastu) con el objetivo de desarrollar un seguro que cubra a los deportistas que se desempeñan en las jineteadas.

"El banco ofrece un seguro básico para los eventos tradicionales, cubriendo casos de fallecimiento e invalidez. Sin embargo, si un jinete se lesiona no tiene cobertura. Para eso se requiere un seguro más costoso. Es muy bueno haber tenido una primera charla sobre el tema con el BSE", señaló a El País el secretario de la Uastu, José Carlos Arana.

La jineteada fue declarada deporte nacional mediante una ley aprobada en el año 2005 y promulgada en el año 2006. Hasta el momento, no se han construido estadios o ruedos de grandes dimensiones para su desarrollo y el deporte se practica básicamente en eventos benéficos o tradicionales.

"El objetivo es profesionalizar la actividad. Sin los jinetes no hay jineteadas, son los que se llevan la peor parte. Estamos trabajando para defenderlos", explicó Arana a El País.

Las conversaciones entre el BSE y la Uastu incluyen a los caballos. En esa línea, la idea es que se considere formalmente a los animales utilizados en las jineteadas como "caballos deportivos", lo que permitiría hacer un seguimiento más profesional de las sangres y el estado sanitario de los animales.

Según datos del Ministerio de Turismo, que maneja la Uastu, cada año hay unas 40 fiestas criollas que mueven como mínimo a 5.000 personas cada una. A esto se agrega una importante cantidad de eventos camperos más pequeños que se organizan para colaborar con escuelas, policlínicas u otras entidades de bien público.

Las convocatorias gauchas son cada vez más numerosas. Una de ellas es el Encuentro con el Patriarca, una marcha que se realiza desde hace más de 20 años, con más de 10.000 en cada evento. A esto se suman eventos como La Patria Gaucha en Tacuarembó, que desde hace varias décadas moviliza a decenas de miles de personas de todo el país.

Camino.

La Uastu es una entidad sin fines de lucro que tiene cinco años de formada y viene enfocando sus esfuerzos en fortalecer las distintas vertientes del mundo tradicionalista.

"Toda la actividad tradicionalista es parte de nuestra identidad cultural. Queremos formar la Ruta del Gaucho para que los turistas conozcan de primera mano las tradiciones orientales", explicó Arana.

La organización comenzó a entablar diálogos con UTU para fomentar la producción gastronómica tradicional.

"Estamos trabajando para robustecer todo aquello que viene del tradicionalismo. Nos importa la gastronomía, el deporte, las danzas, la música y el arte en general", explicó Arana.

En el pasado mes de abril sesionó en las instalaciones de la Sociedad Criolla "Elías Regules" el Congreso de Intendentes. En la ocasión, la presidente de Uastu, María Dolores Álvarez y el presidente de la "Elías Regules", Carlos Alonso, plantearon a los jerarcas departamentales los planes de trabajo y objetivos de las agrupaciones tradicionalistas de todo el país.

Los directivos propusieron a los jefes comunales que apoyen a las entidades locales en el entendido que las aparcerías y sociedades tradicionales ayudan a desarrollar la identidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)