TEXTO DE CONSULTA Y GUÍA TURÍSTICA

Setecientos lugares de Maldonado con historia

Publicación rescata el pasado de sitios poco conocidos.

Manantiales 1936: las playas de Maldonado, y sus personajes, han tenido cambios asombrosos con el paso del tiempo. Foto: archivo El País
Manantiales 1936: Maldonado y sus personajes, han tenido cambios asombrosos con el paso del tiempo. Foto: archivo El País.

Un libro de reciente publicación rescata el origen y la historia de más de setecientos lugares del departamento de Maldonado. Se trata de un diccionario de Toponimia titulado Maldonado. Nombres con historia. Su autor, Marcos Salaberry, es un puntaesteño que luego de estudiar Comunicaciones se lanzó a recorrer el mundo trabajando en cruceros para volver siete años más tarde y dedicarse a investigar primero y escribir luego.

El libro, el primero que publica Salaberry, es una edición de autor, que ilustra sobre el origen y el porqué de nombres de parajes, pueblos, ciudades, barrios, sierras, cañadas, arroyos, acantilados y playas. El resultado es un texto que a lo largo de ciento setenta y cinco páginas permite conocer historias de sitios que muchos frecuentan a diario, viven en ellos o son visitados por miles de turistas cada año.

La obra, sorprende por la cantidad de lugares del departamento cuya denominación tienen origen guaraní.

Es así que las Grutas de Salamanca provienen de la palabra salamanc, que en la lengua de los aborígenes que habitaron nuestro país, significa "ritual o lugar oculto". En estas grutas, habita la colonia de murciélagos y vampiros más grande del Uruguay. Se accede por la ruta 13, cerca de la localidad de Aiguá. A comienzos del siglo XX fueron el refugio del matrero Gregorio Lemos.

I´Marangatú es otro nombre del mismo origen que significa "aguas tranquilas". Y el cerro Tupambaé, en las Sierras de las Ánimas (igual nombre al existente en Cerro Largo), significa "cosa sagrada", o en un sentido más amplio "lugar donde habita Dios".

Salaberry dijo a El País que su trabajo apunta "a brindar información e historia sobre el nombre de lugares conocidos y desconocidos pero de los que no ha escrito. Agregó que "obvió deliberadamente los puntos y personajes más conocidos y estudiados. La apuesta es proporcionar información a locatarios y —fundamentalmente a turistas— sobre los sitios que visitan."

El autor, permite también conocer de manera sintética, pero bien documentada, la historia de lugares tales como la ciudad de Pan de Azúcar, de San Carlos, de Pueblo Edén (otrora El Edén), de Garzón, de la propia San Fernando de Maldonado.

Aporta, además, datos acerca del origen de José Ignacio, que nació en 1877 cuando se construyó el faro y cuyo nombre recuerda a José Ignacio Silveira, un hombre que algunos lo señalan como estanciero, otros como faenero y otros hasta como tropero indígena de las Misiones Jesuíticas.

También la obra de Salaberry da cabida a las leyendas que signan a muchos lugares. Uno de los casos es El Peñasco, (antes Los cerros de Seijo), una elevación equidistante de Maldonado y San Carlos, donde se cuenta que el pirata francés Francois Turnier enterró —en el siglo XIX— un gran tesoro de piezas de oro y plata.

La misma leyenda indica que, durante años, lugareños y extranjeros cavaron el cerro hasta dejarlo lleno de pozos. El presunto tesoro nunca se habría encontrado.

Maldonado. Nombres con historia, además de un texto de consulta, respaldado por una investigación que Salaberry realizó en archivos departamentales y en la Biblioteca Nacional, avalada por una bibliografía de más de cincuenta textos, es una guía turística que los visitantes extranjeros, seguramente, sabrán apreciar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º