LA NUEVA NORMALIDAD

Salones de fiesta esperan respuesta del gobierno sobre un protocolo sanitario

La Asociación de Salones de Fiesta del Uruguay espera poner en práctica un protocolo sobre fiestas infantiles y poder retomar los festejos.

Fiestas infantiles. Foto: Archivo
Fiestas infantiles. Foto: Archivo

La Asociación de Salones de Fiesta del Uruguay (ASFU) espera respuesta del gobierno para poner en práctica un protocolo sobre fiestas infantiles y poder retomar los festejos de los niños. Los empresarios pensaban que el texto iba a estar pronto antes de fin de mes, pero ahora advierten que eso es difícil que sea posible debido a que no tienen novedades del gobierno.

El presidente de la gremial, Javier Abal, dijo a El País que solicitaron una reunión con el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie, y con el Ministerio de Salud Pública (MSP) para intentar cerrar el tema y también obtener una respuesta al pedido de exoneraciones por la situación del sector. “No nos han contestado absolutamente nada”, lamentó.

Ante la falta de respuestas en el sector, un grupo de trabajadores y empresarios vinculados a las fiestas y eventos -donde está ASFU, pero también fotógrafos, empresarios de catering y hasta disc-jockeys- prepara una movilización para el próximo jueves a las 17 horas. Según un documento al que accedió El País, reclaman “el derecho al trabajo consagrado en la Constitución de la República”, la aprobación de un protocolo “aplicable y realista”, subsidios “reales y retroactivos” al pasado 13 de marzo, exoneración del BPS y de la DGI retroactivos al 13 de marzo y una renta básica transitoria.

En ese documento afirman: “Nos han quitado todo derecho legítimo a poder trabajar, pero no así respecto de nuestras obligaciones impositivas y relacionadas a nuestro negocio”.

La gremial de salones de fiestas, en tanto, había recibido a mediados de agosto una propuesta de protocolo del MSP y respondió con algunas recomendaciones porque tenía diferencias y creía que, así como estaba redactada, impediría trabajar a muchos salones.

Por ejemplo, el gobierno plantea fiestas infantiles de hasta dos horas y los empresarios creen que deben ser de tres horas. También hay diferencias sobre el aforo total en los salones y no se descarta que se autoricen los juegos infantiles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados