PLATAFORMA PARA GENERAR CAMBIOS

Una salida para proyectos juveniles

La Cámara Junior Internacional proporciona a los jóvenes las herramientas que necesitan.

Intendencia Municipal de Montevideo. Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Es posible que a fines de este año usted se encuentre con que en Montevideo funciona una plaza ecológica con bicicletas que le permiten hacer una recarga de tres horas de su celular o laptop. Eso sí, deberá pedalear unos veinte minutos al mejor estilo práctica de spinning. La iniciativa pertenece a la Cámara Junior Internacional (JCI por su sigla en inglés), en sociedad con la Intendencia de Montevideo (IMM) y patrocinadores.

La JCI es una de las mayores organizaciones juveniles de todo el mundo, fundada en 1915 por Henry Gessenbier en St. Louis, Estados Unidos. Reúne a jóvenes de entre 18 y 40 años de edad que buscan crear un impacto en sus comunidades. "A nivel mundial tenemos más de 200 mil miembros distribuidos en más de 120 países en cinco mil comunidades, de las cuales cuatro están en Uruguay: Montevideo, Pando (Canelones), Colonia y Maldonado", explica Marcelo Arispe (34 años), presidente de la JCI Montevideo. "Intentamos unir los tres niveles de la sociedad, que son la sociedad civil, la empresa privada y los gobiernos, para generar proyectos sostenibles y que se puedan autosustentar en el futuro", agrega.

"Estoy en la JCI desde 2010, cuando llegué a Uruguay de Bolivia para vivir y trabajar como Ingeniero de Sistemas en Tata Consultancy Services. Conocí la Cámara a través de una compañera de trabajo, quien me invitó para un campeonato de debate en inglés. Asistí con unos compañeros de trabajo y ganamos", recuerda el boliviano, quien este año se transformó en presidente de una organización local plena. Los otros tres son Jorge De León (Pando), Belén Duarte (Maldonado) y Nicolás Ferragut (Colonia), quienes responden a la presidenta de JCI Uruguay, Ángela Algaré.

En Uruguay, la JCI existe desde 2007 y cuenta actualmente con unos setenta miembros. "Los jóvenes pueden llegar a formar parte de la junta y ser, primero, directores de algún proyecto, y luego, secretarios, integrar la Tesorería o liderar varios proyectos en conjunto como vicepresidentes locales, además de llegar a la Presidencia, que se ejerce en forma anual", detalla Marcelo.

Cuando pasan los 40 años, se convierten en senadores y pueden seguir formando parte de la organización. Actualmente en Uruguay hay dos senadores referentes: Víctor Machín (JCI Colonia) y Mauricio Rostán (JCI Montevideo).

Generar cambios.

"La JCI le ofrece a los jóvenes una plataforma donde pueden crear proyectos y generar impacto positivo en sus comunidades. También se nota el cambio en ellos porque empiezan, desde edad temprana, a liderar un proyecto, a saber cómo organizar o cómo hablar en público", detalla Marcelo haciendo referencia a las distintas áreas en las que se capacita a los miembros.

Trasladándolo al terreno de lo concreto, hace unos años JCI Colonia hizo realidad un proyecto de Refugios Peatonales en colaboración con la Intendencia departamental, que consistía en estructuras hechas con botellas recicladas y cemento. En Pando, en tanto, se ayudó al club Urupan a mejorar sus instalaciones.

Uno de los proyectos bandera de JCI Uruguay es el que desarrolla con el Servicio Nacional de Sangre buscando, desde 2013, incentivar a la población a ser donante. "Vamos motivando a la comunidad de maneras creativas. Hace dos años, por ejemplo, además de donar sangre, la gente podía disfrutar de unos minutos de realidad virtual. También incentivamos a los niños. Con la consigna Sé un héroe, doná sangre, los voluntarios se disfrazaron de superhéroes y los motivaron para la donación voluntaria". Este año piensan organizar dos jornadas en Montevideo, a mediados y a fines de 2018.

"El Servicio Nacional de Sangre se volvió un socio estratégico para nosotros. Es por eso que este mes le hicimos un reconocimiento", cuenta sobre el acto en el que también estuvieron presentes la vicepresidenta JCI para las Américas, Sandra Salgueiro, y representantes de la Embajada de Bolivia, otro socio estratégico.

Actividades.

En JCI Montevideo se organizan campeonatos de oratoria y debate, algo que es muy común en las universidades de los Estados Unidos. "Acá hay jóvenes que les encanta ya que los ayuda a aprender a defender sus propias ideas. Nos enfocamos en herramientas que pueden utilizar no solo para la JCI, sino para su vida", apunta Marcelo.

La JCI tiene dos fuentes de financiamiento. Una es el pago de la membrecía anual de dos mil pesos uruguayos que habilita a sus miembros a participar gratis de todas las charlas y capacitaciones, y acceder a descuentos para eventos nacionales e internacionales. La otra es el patrocinio de proyectos para los cuales se abren concursos para empresas.

Los miembros se reúnen periódicamente, ya sea para analizar temas de funcionamiento o proyectos, como también en encuentros de camaradería en los que comparten "empanadas, bizcochos y arepas", cuenta el presidente montevideano.

"Estamos hermanados con otras representaciones, como JCI Japón, JCI Bolivia, JCI Estados Unidos. Cada año, se realizan encuentros en algún lugar del mundo. Este año, la reunión para las Américas será en Miami, y para el mundo en Goa, India, en junio", anuncia Marcelo, recordando que hace dos años el encuentro para las Américas tuvo lugar en el Hotel Conrad de Punta del Este.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)