Otra mirada sobre la educación

Rumbo a pedagogías más idóneas

Expertos realizan el Tercer Encuentro de Educación Transformadora en Piriápolis.

La pasada edición del evento contó con 250 participantes.
La pasada edición del evento contó con 250 participantes.

Estudiantes, maestros, profesores, y familiares se reunieron en setiembre de 2016 interesados en revisar las nuevas experiencias pedagógicas surgidas de forma espontánea. Este grupo apuesta a ir hacia una educación holística que fortalezca la colaboración en lugar de la competencia, y trabaje en pos de la diversidad y la inclusión.

El Primer Encuentro de Educación Transformadora se realizó a raíz de una investigación que planteó un sanducero cuyo fin era generar un documental sobre las alternativas educativas existentes en el país. Con esa meta entre manos citó a los protagonistas en Florida.

Desde entonces, se creó una Red de Educación Transformadora conformada por instituciones, docentes y padres interesados en promover métodos que hagan conectar al niño con su interior y fomenten su desarrollo integral: individual (auto conocimiento) y social (como miembro de una comunidad).

Este sábado 15, domingo 16, y lunes 17 se viene llevando a cabo el Tercer Encuentro de Educación Transformadora en la Cooperativa Artigas ubicada en Piriápolis. Los organizadores esperan duplicar los 250 participantes que recibieron en 2017.

El principal objetivo de estas jornadas es "visibilizarnos, saber en qué estamos y aunar esfuerzos para profundizar en temas de educación. También reflexionar, intercambiar ideas y crecer con el otro", indica Alicia Montes de Oca, miembro activo de la Red de Educación Transformadora.

Se dictan once talleres sobre ecología, educación sexual, el juego como herramienta, el teatro, y los beneficios de una crianza amorosa.

Bases.

Aquella primera reunión en Florida sorprendió gratamente a Alicia. Ella y su pareja, Miguel Domínguez, habían fundado el colegio IN.CRE en 1994 y la experiencia de 2016 "nos mostró que no estábamos solos. Salimos de la situación de aislamiento, ya que cuando uno arranca un proyecto nuevo, aunque esté convencido y lo haga con el alma puede parecer que es muy loco".

La Red de Educación Transformadora acordó reunirse cada dos meses, y se rota entre las instituciones que participan con el fin de aggiornarse.

El retiro de los blancos muestra que es difícil acordar políticas de Estado. Foto: AFP
Foto: AFP

"El centro que nos recibe se presenta, cuenta su historia, cómo lleva adelante la tarea, y también flaquezas y debilidades para acompañarnos", comenta Alicia.

El punto de partida en 2016 fue cuestionarse e investigar qué entendía cada actor por red, educación y transformadora. Se llevaron la tarea a sus casas y en los encuentros posteriores se hizo una la lluvia de ideas que dio lugar al documento titulado "Fundamentos: Sentido y Propósito" .

Marca las bases del "movimiento independiente que nuclea un variado número de experiencias educativas transformadoras diseminadas por el país". Las propuestas pedagógicas, metodologías e infraestructuras son diversas pero están atravesadas por rumbo, propósito y fin común.

Los centros que nuclea la red se manejan con "impulsos pedagógicos propios abiertos a la diversidad". Toman imputs que les sirven del Método Montessori, la pedagogía Waldorf, la expresión ludo creativa de Raimundo Dinello, entre otros y arman su propia vivencia en función de sus necesidades.

Alicia y Miguel recorrieron más de 30 instituciones educativas en 2017, y aunque reconocen que hay más experiencias transformadoras "la idea no es juntar gente porque sí, sino sumar aquellos proyectos que estén convencidos".

Una seña particular

En la tercera edición se logró que los centros educativos de Maldonado que estuvieran en condiciones se hicieran cargo de la alimentación del evento, ya que las jornadas de intercambio también incluyen instancias de desayuno, almuerzo y merienda. La escuela viva Tupambaé (Playa Hermosa) y Bajo el Ombú (Manantiales) harán ese esfuerzo por la red.

Un plan anclado a sus raíces

Alicia Montes de Oca y su marido, Miguel Domínguez, se recibieron de maestros hace 40 años, y con el título en mano advirtieron que éste era apenas un "salva conducto" que los habilitaba a ejercer la profesión, ya que el real aprendizaje sucedía al enfrentarse cara a cara con los alumnos en el aula.

Esta pareja de docentes dio el primer paso y creó el Instituto Crecer (IN.CRE) en 1994 basándose en un impulso pedagógico propio que surgió de experimentación práctica del día a día.

Algunas de las aristas que los guiaron antaño hoy forman parte del accionar de la Red de Educación Transformadora. Por ejemplo, fortalecer el vínculo entre la familia y la institución educativa. Entienden esencial aprender a leer el lenguaje de las emociones para comprender qué comunica cada alumno, y contribuir del mejor modo en su desarrollo integral.

"Empezamos con doce niños y seis eran invitados porque precisábamos mostrar que el plan funcionaba", dice Alicia sobre el inicio de IN.CRE. La pareja se jubiló en 2016 porque sentía que "el proyecto caminaba solo"; su legado prosigue en la Red de Educación Transformadora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º