Aplicaciones reclaman beneficios

Resurgió el conflicto de los taxistas con las apps

Óscar Dourado salió al cruce de los socios de Easy y Uber.

La patronal del taxi dice que los socios de las apps reclaman derechos cuando no cumplen con las mismas obligaciones. Foto: Fernando Ponzetto
La patronal del taxi dice que los socios de las apps reclaman derechos cuando no cumplen con las mismas obligaciones. Foto: Fernando Ponzetto

El presidente de la patronal del taxi, Oscar Dourado, consideró como "una vergüenza" el hecho de que los choferes de las aplicaciones como Uber y Easy pidieran más beneficios y exoneraciones, como en el caso de la nafta, para desarrollar su trabajo.

"Es totalmente ilógico que la ilegalidad pida que toda la sociedad los subsidie a ellos que le dan servicio solo a los sectores más pudientes, que aceptan solo pago con tarjeta internacional, que tienen una tarifa a demanda y a conveniencia, engañando al público y cobrando más de 3 veces lo que dicen que van a cobrar", expresó la patronal en un comunicado de prensa.

Dourado, en tanto, sostuvo que las aplicaciones reclaman derechos cuando ellos ni siquiera cumplieron con las obligaciones y tampoco respetaron las normas laborales ni los permisos que habían sido otorgados para todas las actividades del transporte.

"No han avasallado solamente al taxi, sino también a los remises y hoy también están teniendo sus efectos en el transporte colectivo que viene teniendo una pérdida brutal de pasajeros", expresó Dourado.

Las aplicaciones "no tienen ninguna responsabilidad social, ni un laudo, tampoco tienen trabajadores ni deben pagar licencias y están pidiendo exoneraciones cuando trabajan para una empresa multinacional que les saca a los conductores el 25% de las ganancias y ni siquiera utiliza ese dinero en el país, mientras que el taxi "tiene siete mil personas que trabajan en el rubro".

"Irrespetuosos".

Dourado no ocultó su sorpresa por el pedido de los socios de la app y lo consideró como "una improcedente e irrespetuosa solicitud de quienes han venido a robar el trabajo a los taximetristas". Asimismo sostuvo que las aplicaciones "ya tienen suficientes beneficios y no se merecen más".

"Los choferes de las apps compran autos que nosotros desafectamos, y que tienen 600 mil kilómetros. Ellos pueden tener autos viejos trabajando cuando a nosotros se nos exige, a la hora de empadronar, que el auto sea cero kilómetro", indicó.

También se refirió al hecho de que las aplicaciones pueden tener vehículos de 1.000 centímetros cúbicos cuando ellos tienen que tener obligatoriamente autos de cilindradas mayores "para darle al público el servicio que se merece", dijo.

También están obligados a tener una mampara que según dice, los aprieta, les molesta y no les da seguridad, ya que "el último taxista muerto tenía mampara".

"Nosotros estamos en contra de ellas, los que quieren mantenerla son cuatro personas que dicen representar a los taximetristas", expresó Dourado.

A las aplicaciones, "no se les exige tener nada", ni siquiera "pagar la chapa como pagamos nosotros para desarrollar la actividad", continuó Dourado. "Con esa plata que nosotros pusimos y ellos no, les da para comprar el combustible que gastarían en 20 años".

Sin control.

Según consideró el presidente de la patronal del taxi, la IMM no controla si las aplicaciones cumplen o no con los requisitos.

"Hacen lo que quieren, no cumplen con nada y la regulación fue realmente desventajosa para el taxi. Recién ahora que se habilitaron a 4.100 conductores de apps se dice que se va a hacer un estudio de mercado para ver el daño que le causó al transporte", dijo.

"Esta empresa que se burló de todos ahora pide más beneficios y exoneraciones. Lo más ricos quieren ser los más beneficiados. Nunca le deberían dar esos beneficios. Que se lo pidan a las propias empresas en la que trabajan que les sacan a los conductores el 25% sin ni siquiera tener empleados", sostuvo Dourado.

Según dijo el gremialista del taxi, "si le pidieran a Uber que regularizara y pagara lo que tendría que haber pagado durante el año y medio que estuvo funcionando ilegalmente en el país —como BPS, DGI o los seguros contra los pasajeros— con solo eso ya tendría una deuda millonaria, que la tienen, pero que nunca la van a pagar porque no están localizados en Uruguay", sentenció.

"No pagamos chapa pero pagamos canon"

Integrantes de la Asociación de Conductores Uruguayos de Aplicaciones (ACUA), estuvieron hace pocos días en el Parlamento, en donde solicitaron exoneraciones en algunos rubros, como tienen los taxis. "Tenemos las mismas obligaciones que otros servicios; fueron impuestas por el Estado y las acatamos, pero en este momento no tenemos los mismos derechos", expresó Esteban Queimada, vocero de la asociación.

Según dijo, en la actualidad los trabajadores del transporte tienen subvenciones y retribuciones. En el caso del taxi, se le retribuye los impuestos de la nafta y se le exonera del Imesi en la compra de vehículos.

"Todos estos factores inciden para que sigan desarrollando y prestando un servicio", expresó. En la actualidad, ellos no cuentan sin embargo con ninguno de esos beneficios. "Se nos ha excluido de las conversaciones. La Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) no nos considera como trabajadores del transporte. Sin embargo, sí se toma en cuenta la inyección económica de nuestro sector", sostuvo. "La IMM recauda patente y canon por el marco regulatorio y el 60% de los 4.500 autos que manejan en las apps son de 2017 o de este año por lo que también contribuimos al sector automotriz", dijo Queimada. "Hay muchas formas de constatar la importancia económica que tenemos para el Estado por nuestro trabajo, más allá de que también somos una nueva opción para los ciudadanos", agregó Queimada durante su exposición en la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados.

En cuanto al argumento de los taxistas de que ellos pagan una chapa diferencial y las apps no, el vocero de ACUA dijo que en su caso ese costo lo pagan con el canon. "Nosotros aportamos un canon para poder circular en la calle. El marco regulatorio fue pensado para que en un período de diez o quince años con el canon pagáramos lo mismo que cuesta una chapa de taxi". Con respecto a la baja de los ingresos del taxi, Queimada señaló que el propio director de Movilidad de la IMM Pablo Inthamoussu dijo que no lo han podido comprobar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º