DESPEDIDA

Restos de Luisa Cuesta serán enterrados mañana; cortejo partirá de Plaza 1° de mayo

La activista, símbolo de la búsqueda de restos de los detenidos desaparecidos durante la dictadura cívico-militar, no tendrá velatorio y sus restos serán enterrados en el Cementerio del Norte.

Luis Cuesta dejó de asistir a la Marcha del Silencio en 2015 por problemas de Salud. Foto: Gerardo Pérez.
Luisa Cuesta dejó de asistir a la Marcha del Silencio en 2015 por problemas de Salud. Foto: Gerardo Pérez.

Los restos de Luisa Cuesta serán enterrados mañana viernes en el Cementerio del Norte "en los términos austeros que han pautado su trayectoria de vida", según informó su familia en un comunicado publicado por la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos. No habrá velatorio, acatando la voluntad de la fallecida.

En el comunicado se confirma el fallecimiento de la activista, un símbolo de las búsqueda de los desaparecidos bajo el régimen de la última dictadura cívico militar (1973-1985), ocurrió sobre las 18 horas de ayer miércoles.

También se invita a los "múltiples familiares, amigos, militantes y organizaciones de la sociedad civil" que la acompañaron "en su camino inclaudicable por Verdad, Justicia y lucha contra la Impunidad" a reunirse desde las 10 de la mañana en la Plaza 1° de mayo (General Flores y Yatay) para partir a las 11:30 rumbo al Cementerio del Norte.

El comunicado de la familia destaca que Cuesta "abrazó con pasión" la causa contra la impunidad "por todos y cada uno de los desaparecidos que nos han sido arrebatados por el autoritarismo y la cobardía de los poderosos de hoy y de siempre".

Luisa Cuesta fue la cara visible de Familiares durante varios años. Durante 42 años ya hasta su muerte a los 98 años buscó los restos de su hijo Nebio Melo Cuesta, quien fue detenido en Buenos Aires en 1976 y permanece desaparecido.

Tras la desaparición de Nebio, Cuesta se exilió en 1977 con su familia en Holanda, donde vivió en un pueblo alejado de la capital junto a otros refugiados argentinos, uruguayos y chilenos. En 1985, con el retorno de la democracia, volvió al país de forma definitiva.

En 2012  fue declarada Ciudadana Ilustre por la Intendencia de Montevideo y un año después la Universidad de la República le otorgó el Doctor Honoris Causa por su aporte a la lucha por los derechos humanos.

En 2015 se inauguró en su honor un centro cívico en el barrio Casavalle que lleva su nombre y continúa activo. Ese mismo año, debió ser internada tras sufrir un accidente cerebrovascular y por tanto no pudo participar de la edición 20 de la Marcha del Silencio, de la que era símbolo y que solía encabezar todos los años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos