REMATE 

La puja duró 5 minutos, pero un comprador se quedó con la Ferrari por US$ 271.000

Tras una puja de cinco minutos, un hombre pagó 271.000 dólares por el Ferrari modelo 458 Italia Spider, que había sido decomisado en una causa de lavado de activos. Un yate, también incautado en esta causa, no tuvo interesados y se convocará una nueva instancia en un mes.

Foto: Leonardo Mainé
VEA EL VIDEO

“Ha sido una suerte inusual (...) Así son las subastas: a veces se logran precios extraordinarios y en otras pasan estas cosas que no superan la base”, comentó Mario Molina, el rematador designado por orden de la Junta Nacional de Drogas (JND) para esta instancia.

Funcionarios de la Asociación de Rematadores trabajaron al menos tres horas para descenderlo al estacionamiento de su sede, ya que requirió maniobras especiales para no dañar la carrocería.

Luego, lo expusieron para los curiosos y potenciales compradores. Hicieron el ronroneo de su motor en tres oportunidades, levantaron las ventanillas y mostraron cómo se hace descapotable. Todos filmaron y fantasearon con comprarlo. Pero solo dos estaban seguros de pujar por él.

Cuando Molina dio el precio base de 235.000 dólares del vehículo, del 2014 y con 12.718 kilómetros a cuestas, el que terminó desembolsando los billetes verdes demoró un minuto en ofertar.

Otro hombre, vestido de remera roja y que lucía lentes de sol y un anillo de oro, comenzó a pujar. Él estaba acompañado por su pareja y un joven, con quienes arribó al lugar del remate en un Porsche matriculado en Argentina, según pudo comprobar El País. Mientras incrementaba la apuesta, su mujer le hablaba cerca del oído, en voz baja. También le tocaba la espalda en claros gestos de que no ofertara más.

“Déjelo, señora, que está haciendo un buen negocio”, le dijo el rematador Molina cuando la puja llegaba a los 263.000 dólares. Al final, no arriesgó más y quien estaba dos asientos delante suyo se lo terminó llevando por 271.000.

Apenas sonó el martillo, el comprador se dirigió a las oficinas administrativas del lugar e inició los trámites para llevárselo. Es decir, abonar una seña del 30% del monto (que debía pagarse con letra de cambio o cheque certificado por un banco de plaza) y el 18,3 % de comisión que cobran los rematadores (lo cual incluye impuestos).

Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

Barco y más subastas.

Un yate también incautado en el marco de la misma causa de lavado de activos no encontró interesados. Su precio base era de 390.000 dólares.

Para tentar a posibles compradores, Molina comentó que el precio de mercado de esta embarcación, construida en 2010, era de 900.000 dólares.

Pero no dio resultado. Quizás porque anunció poco antes de rematarlo que el comprador debía hacerse cargo de una multa de 26.000 dólares por el costo de estar amarrado en el puerto de Punta del Este.

El buque, de 23.9 metros de eslora atracado en la Marina Nº4 de la terminal marítima del principal balneario uruguayo, tuvo más de 230 visitantes en los últimos días que pretendían conocer sus características. Según Molina, quienes acudieron a visitarlo realizaron un análisis exhaustivo de esta joya marina. “No ingresaron solo a ver los inmuebles y la tapicería, que a uno siempre lo deslumbran. La gente iba a ver el equipamiento, el motor, el estado del casco y pintura. Pero se ve que no cubrió las expectativas”, comentó.

Dentro de aproximadamente un mes, la lujosa embarcación volverá a subastarse, aunque en esa oportunidad los martilleros cambiarán el sistema: será “prácticamente” sin precio base.

CÓMO SE COMBATE EL LAVADO

La sospecha de vender un auto

El titular de la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, Daniel Espinosa, dijo que han discutido dentro de este organismo incluir como “reporte de operación sospechosa” la venta de vehículos de alta gama a partir de los hechos del año pasado.

Sin embargo, todavía creen que este control se puede hacer por otros medios. “Por ejemplo, a través de la DGI”, explicó. Sería dificultoso, agregó Espinosa, obligar a las más de 1.000 automotoras existentes en el país a hacer este tipo de reportes.

Sobre el remate de ayer, aseguró que la sensación es “agridulce”, puesto que no se logró conseguir un interesado en el yate. De todas maneras, destacó la venta de la Ferrari. “Lo importante es que es un caso de lavado que termina de la forma que tiene que terminar un caso de lavado”, comentó.

El Fondo de Bienes Decomisados recibió “varios millones de dólares” tras culminar con causas de lavado de dinero. Según Espinosa, con ese dinero se trabaja en programas y campañas antidroga. “También financia los organismos que combaten el lavado de activos”, concluyó.

Un auto que paseó en Malvín.

Los bienes fueron incautados en 2018 a un empresario uruguayo que se los compró a un ciudadano turco. Su antiguo poseedor llegó a manejarlo por Malvín Norte lo que llevó a que decenas de personas lo filmaran y viralizaran el video por las redes sociales.

El vendedor de 26 años está preso en Uruguay y cuando cumpla su pena aquí será extraditado a su país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)