Sacrificios en el campo

El puente que pide socorro

Pobladores de zona rural próxima al Arroyo Salsipuedes son afectados por mala caminería.

Los habitantes de la zona del Arroyo Salsipuedes Grande parados sobre el puente de madera por el que deben circular camiones de hasta 10 toneladas de peso.
Los habitantes de la zona del Arroyo Salsipuedes Grande parados sobre el puente de madera por el que deben circular camiones de hasta 10 toneladas de peso.

Latitud 32°21 sur, longitud 56°30 oeste, Tiatucura o Salsipuedes, el límite entre Paysandú y Tacuarembó, en el extremo sureste del primer departamento y suroeste del segundo, el lugar donde ocurrió la llamada "Matanza de Salsipuedes", el 11 de abril de 1831.

En la actualidad allí hay un poblado con establecimientos principalmente ganaderos, también existen algunos emprendimientos agrícolas y, con la promesa de la apertura de la planta UPM2, cerca de Paso de los Toros, comienza a aparecer la forestación.

Pero la zona está en crisis debido al gran deterioro de un puente ubicado sobre el Arroyo Salsipuedes Grande, lo cual afecta la vida de los habitantes de la zona.

Hace unos días, Juan Pedro Ricetto, presidente de la Asociación Rural de Tacuarembó y productor ganadero de la zona, fue víctima de una crecida del Salsipuedes Grande.

Según contó a El País, se dirigía a la ruta 5 desde la zona de Arbolito para buscar a su hijo cuando llegó al puente. Era de madrugada y estaba oscuro; el arroyo estaba crecido, quiso cruzar pero el agua apagó el motor de su camión, por lo que debió salir.

"Por suerte me bajé, si no capaz que no contaba la historia", asegura Ricetto.

La corriente se llevó el camión y sus pertenencias. Al día siguiente él y los vecinos comenzaron una movida para intentar solucionar la situación.

Casos como ese suceden habitualmente, basta con que llueva "30 o 40 milímetros" para que el puente ya no dé paso. Y no se trata solo de cambiar el puente sino que se necesita una solución para el paso, que se inunda constantemente.

Urgencias.

Gladys Correa es una pequeña productora de ganado y cría, su familia vive hace 58 años en la zona y si bien asegura que el lugar ha cambiado mucho y la población ha bajado, el problema con el puente sobre el Salsipuedes Grande ha empeorado y afecta a todos los que viven en la zona.

Según Correa, todo el tráfico, sea de trabajadores y habitantes como de la producción agrícola y ganadera se traslada a través de ese puente para conectar con la Ruta 5.

"El problema es si se presenta el caso de una enfermedad o una urgencia. ¿Cómo salir de acá? Eso es lo prioritario, luego está el tema de la producción", subraya.

Correa detalló que como el arroyo marca la división entre los departamentos, el puente está construido en dos mitades:

"Hace 40 o 50 años no había puente, luego se hizo uno de madera, del lado de Tacuarembó y hay uno de material del lado de Paysandú, que para la época que vivimos es muy precario. Mi sueño dorado sería un puente de hormigón que fuese de punta a punta sobre los dos cauces", sostiene.

José María Heguaburu, productor rural con un establecimiento en la 10a. Sección de Paysandú, confirma que la situación es realmente grave:

"Las personas que vivimos del otro lado del puente cruzamos muchas veces con riesgo de vida porque es un lugar donde el arroyo Salsipuedes Grande crece con bastante frecuencia y dura bastantes días".

Crecida: 30 o 40 mm pueden ser catastróficas para el arroyo.
Crecida peligrosas: incomunicación en Salsipuedes.

"Es una situación que a diario le sucede a distintas personas, porque pasa seguido, como somos unos cuantos los que vivimos ahí, cuando no es uno es otro al que le pasa o que lo ataja la creciente, o le arrastra el vehículo o se lo moja y no puede seguir marchando. A veces uno va a sacar el ganado y no puede porque está crecido el río", especificó.

De acuerdo con Heguaburu, el simple cruce del puente de madera, sin que el arroyo este crecido, es un problema porque se encuentra en mal estado.

Promesas.

"Siempre hay riesgo de que se rompa algo o que te caigas para abajo del puente, porque si ves fotos, está totalmente roto", subraya.

Juan Pedro Riccetto asegura que, tras su accidente, las autoridades de la Intendencia de Tacuarembó le informaron que tomarían cartas en el asunto y que ya hay una empresa adjudicada para realizar las obras de reparación del puente.

Según explicó, están esperando a que las condiciones climáticas mejoren para comenzar a trabajar: "Esperamos que si la primavera no llega muy lluviosa podamos solucionar el problema", afirmó.

No obstante, otros vecinos son un poco más escépticos, y hasta no ver las obras concretadas dicen que no quieren cantar victoria.

"El intendente de Tacuarembó, ante la movida de prensa local, se reunió con la junta de Paso de los Toros y dijo que iba a arreglarlo, pero por ahora no ha pasado nada", aseguró Heguaburu.

"Se pagan miles y miles de dólares en esta zona y no se ve reflejado en los caminos, ni en el puente, que es una cosa imprescindible", sentenció.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º