SIGUE LA POLÉMICA

"Si se prohíben las carreras, los que pierden son los animales"

Presidente de la Asociación de Galgueros admite que “hay que regularlas”.

Durante la carrera los galgos llegan a 70km por hora. Foto: Wikipedia
Foto: Wikipedia

Los galgueros no se cansan de repetir que sus perros son parte de la familia: los crían desde que tienen pocos meses de vida, los cuidan, los alimentan con las mejores raciones y los entrenan todos los días. Una vez que se "jubilan" o sufren alguna lesión que les imposibilita seguir compitiendo, "no son abandonados ni sacrificados como dicen las protectoras de animales", sino que pasan a ocupar el rol de mascotas. Aclaran que "siempre ocupan ese lugar", pero que sus características físicas los hacen también "grandes deportistas".

"Los galgos puros, que son los greyhound, vienen con una genética para correr y competir; son deportistas natos. Nadie los obliga a seguir el señuelo, sino que lo hacen por instinto", explica Leonardo del Río, presidente de la Asociación de criadores y cuidadores de galgos puros en Uruguay, una organización que está en "formación" y es respaldada por unos 1.500 galgueros de todo el país.

El presidente asegura que las carreras de galgos nos son una práctica ilegal, como lo establece el proyecto de ley presenta-do por el diputado y veterina-rio Gastón Cossia, debido a que "no hay ninguna ley que las prohíba".

En todo caso, admite, "lo que ha faltado es regularlas. No lo decimos nosotros; lo ha dicho la propia Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba)", explicó.

Tampoco está de acuerdo con el planteo de Cossia de que los galgueros "lucran con las carreras" ni que en las competiciones "se mueven grandes cantidades de dinero".

"Las apuestas fuertes a la que se refiere el diputado son en promedio de $ 1.000 por galgo: hay 6 gateras y hay 10 carreras en el día, lo que produce en promedio unos $ 60.000. De ese monto, el 30% que va para el organizador, por lo que un galguero, con suerte, puede llegar a ganar 4 mil pesos", dijo.

Mantenimiento.

Según explicó el presidente de la asociación, lo que ganan en una carrera se invierte en el perro. "El mantenimiento de un galgo de estas características requiere un cuidado y una alimentación especial: una ración de buena calidad, carne picada, arroz integral, zanahorias, manzanas y miel; una dieta como la que tiene cualquier deportista si quiere llegar en las mejores condiciones", aclara del Río. Por semana pueden llegar a desembolsar hasta 2.000 pesos si se le suma algún control en el veterinario, por lo que si el galguero apostó y no ganó en alguna de las carreras que se hacen cada 15 días, ese dinero "lo saca de su propio bolsillo".

"Lo hacemos porque es un hobby, porque es un momento de encuentro con galgueros de otros departamentos, un momento para estar en familia y a la vez una instancia de entretenimiento para todos", dijo.

Sostuvo que "en ningún momento" lucran con las carreras.

"Pagamos los impuestos a las intendencias, alquilamos el predio y preparamos la infraestructura de la pista y tenemos gente trabajando en el lugar a la que se le paga por ello, entre ellos los veterinarios", dijo.

Entrenamiento saludable.

El entrenamiento de los galgos consiste en sacarlos a caminar todos los días un kilómetro y medio. Dos veces por semana se "trotean"; es decir, se atan con una correa a una bicicleta y el dueño sale a pasear con él.

"Eso no es lo mismo que atarlo a una camioneta y llevarlo casi a rastras, como dicen las protectoras que hacemos", aclaró. Unos días antes de las carreras realizan un "vareo" como se suele hacer con los caballos de carrera: dan una vuelta por la pista del canódromo para ver cómo está el galgo y cerciorarse de que no tenga ninguna molestia ni dolor.

En cuanto a las carreras, desde el año 2016, junto a la Cotryba, decidieron comenzar a autorregularse. "En todas las competencias debe haber un veterinario y los perros menores de un año y mayores de 8 no pueden correr, como tampoco las hembras embarazadas o en celo", explicó.

Desde junio de este año, todos los galgos que van a competir deberán tener colocado un chip. "Eso garantiza que si en algún momento, alguna protectora llega a encontrar a estos galgos abandonados o maltratados van a poder identificar a su dueño", sostuvo.

También tienen pensado implementar los controles antidoping, pero eso, según explican, "lleva su tiempo".

"Acá todos quieren prohibir las carreras pero no se dan cuenta que el que pierde es el animal: el que tenga un galgo de carrera lo va a seguir corriendo a escondidas y ahí se perjudica al animal porque un veterinario no va a asistir a una competencia que va contra la ley", dijo.

Rechazan creación de canódromo en Carmelo

Un grupo de galgueros propuso la creación de un canódromo en Carmelo, departamento de Colonia, pero las autoridades del municipio de esa localidad rechazaron la iniciativa. “Este municipio no ve como algo bueno el desarrollo de estas actividades en la ciudad, en las cuales se utilizan animales con fines lucrativos”, fue la justificación que dieron desde el municipio. Sostuvieron asimismo que a pesar de no haber una legislación vigente al respecto, “lo solicitado, a entender de este municipio, lesiona el derecho de los animales, lo cual está sustentado en innumerables legislaciones regionales”. En caso de que la Intendencia habilite su construcción ellos anticiparon “su total rechazo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)