ESPACIO NATURAL

Presentaron a India y Bengalí, las pequeñas tigresas del Bioparque de Durazno

Tienen dos meses y 15 días, fueron rechazadas por su madre y debieron ser atendidas por el personal del establecimiento.

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez

India y Bengalí. Así se llaman las dos tigresas de 2 meses y 15 días de edad que fueron presentadas por las autoridades el lunes al mediodía en el Bioparque de Durazno, ubicado en el acceso sur por ruta 5. 

Los ejemplares fueron rechazados por su madre y el personal del establecimiento se encargó de alimentarlas y protegerlas con los cuidados necesarios.

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

La veterinaria Mónica Acuña no dudó en cobijar en su hogar a las pequeñas tigresas llevando a cabo desde entonces una tarea cuidadosa y constante que diariamente lleva adelante junto a su familia.

“Nacieron el 27 de diciembre de 2018 acá en el Bioparque, la madre no se hizo cargo porque después del parto quedó lastimada y no fue al recinto donde estaban las crías. Esperamos dos días para ver si iba y al no ser así me hice cargo de ellas", explicó a El País.

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

Acuña indicó que en su casa las alimentó, chequeó constantemente su temperatura corporal, las bañó, desparasitó y les dio de comer. Los felinos se alimentaron de leche preparada con proteínas, grasa (manteca) y vitamina.

Al día de hoy toman un litro de leche cada una cada tres horas y hace una semana empezaron a comer pollo, que se le suministra en la boca ya que por su corta edad son totalmente dependientes. La situación continuará así hasta que cumplan un año de vida aproximadamente, durante ese tiempo se irá incorporando también la carne roja.

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
El intendente Carmelo Vidalín junto a las pequeñas tigresas. Foto: Víctor Darwin Rodríguez

No es la primera vez que ocurre esta situación. Bubalai -otro de los tigres del Bioparque- en 2017 también fue criado en una casa y ahora se encuentra nuevamente en el predio municipal. A diferencia de la anterior experiencia esta vez es “por partida doble”, indicó Acuña.

Una de las tigresas “es parecida a Bubalai y la otra tiene otro temperamento, es más dócil, pero ellas se complementan, duermen juntas, juegan entre ellas, lo cual es bueno para su comportamiento y desarrollo”, subrayó la profesional.

Ambos animales permanecerán diez meses al cuidado de la profesional, para ser luego derivados a un sitio dentro del establecimiento.

El Bioparque.

Durazno convirtió las antiguas instalaciones del exzoológico en un verdadero “reino animal”, donde la protección y reproducción pasó a ser “cuestión departamental” desde que el año pasado el antiguo y vetusto lugar fuera reconvertido y transformado en un moderno Bioparque.

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

El lugar además de albergar decenas de especies cuenta con instalaciones y elementos tecnológicos para fomentar investigaciones del comportamiento animal, además de la promoción de charlas temáticas y proyección de videos.

Al establecimiento se sumó recientemente un proyecto piloto de sala de incubación con la finalidad de concretar nacimientos de distintas especies. Ya se concretaron las primeras apariciones de crías de faisán y pavo real.

Pumas decomisados.

A la amplia gama de animales ya existentes -grandes felinos como tigres y leones, monos, aves, un oso y un hipopótamo- se van incorporando paulatinamente otros ejemplares, por ejemplo mediante intercambios con sitios en Argentina similares al Bioparque.

Tal es el caso de cuatro ejemplares de puma, decomisados a cazadores furtivos, que por años sufrieron maltratos en zoológicos de Catamarca y Chubut. Se trata de tres machos y una hembra que llegaron a Uruguay luego de engorrosos trámites y gestiones binacionales que se realizaron durante dos años para lograr la habilitación del traslado. 

El Bioparque de Durazno tiene varios ejemplares de animales. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

“Los pumas llegaron hace un tiempo. Ya pasaron la cuarentena y se han adaptado muy bien, están disfrutando del espacio; son animales que no conocían el verde, no conocían el pasto; uno de ellos tiene muchos años de cadena y es el que está teniendo un proceso más lento de adaptación", indicó la bióloga María Ruiz, asesora técnica del Bioparque duraznense.

"La verdad que estamos muy contentos porque hemos visto un comportamiento natural en desarrollo continuo”, agregó. 

La ONG Vida Animal Argentina fue la que eligió al Bioparque de Durazno para derivar estos ejemplares que no tenían un lugar y que estaban en muy malas condiciones. Los tres pumas que estaban en Catamarca fueron rescatados durante un decomiso. "Lamentablemente fueron capturados en la naturaleza desde pequeños y sus madres murieron por culpa de los cazadores furtivos", indicó Ruiz.

Nuevos ejemplares.

Las autoridades duraznenses prevén sumar nuevos ejemplares, aseguró la bióloga. "Construirán una nueva 'osera', dado que estamos en trámite de un casal de osos de cinco años de edad, también provenientes de Argentina", indicó.

El Bioparque Mar del Plata estaría donando los ejemplares: "Se trata de una población de osos pardos, igual a la especie que ya tenemos pero que es un ejemplar que está entrando en la tercera edad y como ellos tiene una población con excedente han resuelto hacer este tipo de donación”, dijo Ruíz, señalando que también se realizan trámites para la llegada de tres leonas de cinco años provenientes de las instalaciones de otro zoológico argentino.

Oso en Bioparque de Durazno. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

“En todos estos casos se trata de animales que no se encuentran en buenas condiciones; el nuestro es un espacio que se asemeja mucho a un hábitat natural y es por eso que  la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) y también las autoridades argentinas han confiado en nosotros", agregó.

Al lugar también llegó Carmelo Vidalín, intendente de Durazno, quien recorrió el establecimiento y jugó con las pequeñas crías de tigre. "Solo corresponde felicitar al equipo técnico y demás compañeros por el compromiso, la dedicación y el tremendo amor en el cumplimiento de su tarea”, dijo el jefe comunal.

Incubadora múltiple.

Hace poco se incorporó al bioparque una incubadora que permite tener más de una especie. Se controla la temperatura y la humedad sin importar que se trate de animales diferentes. 

Además “se trabaja en la implementación de nueva iluminación y un sistema nuevo de vigilancia nocturna con una inmensa torre que enciende luces en caso de alarma. Estamos trabajando también en un equipo alterno de mantenimiento de la electricidad en la jaula de los grandes felinos, que también en caso de corte de luz se enciende inmediatamente”, informó.

Bioparque de Durazno. Foto: Víctor Darwin Rodríguez
Foto: Víctor Darwin Rodríguez

Turistas. 

El Bioparque recibe mensualmente diez mil personas, cifra que se contabiliza a través de las ventas de entradas (a $ 50 pesos) que realizan instituciones locales sin fines de lucro.

Es una de las principales apuestas al turismo, al igual que los eventos en el Parque de la Hispanidad o el nuevo Centro Cultural Teatro Español.

“En lo personal estoy muy contento, estamos en un promedio de 10.000 entradas mensuales. El 80%, 90% de los visitantes no es de Durazno; aún quedan muchos duraznenses sin conocer lo que es este espacio nuestro y cuando llegan indudablemente que se sorprenden”, dijo Vidalín.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)