Iniciativa de dos franceses

Un portal que facilita la búsqueda de alojamiento para estudiantes

Casa Tropical fue creada para los que llegan a Montevideo del exterior.

Creadores: Ludovic Ostate y Floris Prieu son dos franceses que llegaron hace 3 meses a Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour
Creadores: Ludovic Ostate y Floris Prieu son dos franceses que llegaron hace 3 meses a Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour

En el año 2012 los franceses Floris Prieu y Ludovic Ostate llegaron a la ciudad de Córdoba en Argentina para realizar un intercambio estudiantil. En ese entonces el mayor desafío que encontraron fue conseguir un alojamiento acorde a sus necesidades: que estuviera amoblado y que pudieran alquilarlo por un período de seis meses o un año.

"El problema fue hallar un alquiler temporario ya que la mayoría eran a largo plazo y sin muebles y en muchos casos te pedían garantía local, algo que los estudiantes internacionales no suelen tener", explicó a El País Floris Prieu.

Tras terminar sus estudios y pasar un tiempo en Francia, ambos regresaron a Latinoamérica con la idea de emprender. Tomando como base su experiencia, decidieron crear una página web donde se ofrecen, no solo en Córdoba sino también en Montevideo, alquileres temporarios (por seis meses o un año), con casas amuebladas y sin exigencia de garantías o depósitos de varios meses.

"La idea era ayudar a vincular a los propietarios con los estudiantes. Personas que quizás tenían un apartamento libre o con alguna habitación o cama extra y estuvieran dispuestos a compartir gastos con un estudiante extranjero. Todas esas ofertas las congregamos en un mismo portal, ahorrándole a los estudiantes tiempo de búsqueda", contó Prieu. Así surgió la página denominada casatropical.org.

El mercado.

"Antes de crear la web y por nuestra experiencia, nos habíamos dado cuenta que no había un compromiso entre ambas partes: en algunos casos los estudiantes llegaban y el lugar ya había sido alquilado por el propietario o el alojamiento no era como lo habían descripto o como se veía en las fotos o al revés, sucedía que propietarios guardaban el lugar pero luego los estudiantes nunca aparecían", explicó por su parte Ludovic Ostate, co-creador de la página junto a Prieu.

"Vimos que el estudiante no quería pagar toda su estadía por adelantado y el dueño quería seguridad. Por ello pusimos una seña fija de 149 dólares, sea cual sea el tiempo del alquiler y que marca el compromiso entre ambas partes. El estudiante puede abonar eso a través de la página web, buscar el alojamiento en la plataforma que le gusta, mientras que el anfitrión sabe que el estudiante se está comprometiendo con el lugar depositando esa seña", dijo Prieu.

En su caso, son ellos mismos los que se encargan de visitar todos los alojamientos que tienen en su página, hacen un video y sacan las fotos. A su vez, hablan con los propietarios y crean un vínculo de proximidad con ellos. "Eso genera más seguridad para los estudiantes y sus padres que saben que ese lugar ya fue visitado", explicó Ostate.

Idiomas.

Los anuncios de Casa Tropical buscan ser los más completos posibles por lo que incluyen una detallada descripción sobre el lugar, las reglas, los gastos, entre otros aspectos, con el objetivo de que el estudiante no tenga que realizar muchas preguntas.

Para que el idioma no sea una barrera, la web permite buscar los alojamientos en cuatro idiomas (inglés, español, portugués y francés) y cuenta además con un chat online donde el propio Prieu se encarga de responder también en los distintos idiomas.

Propuestas.

El portal Casa Tropical congrega 102 alojamientos entre Córdoba (donde están hace un año) y Montevideo, donde desembarcaron hace 3 meses y consiguieron 34 propietarios. "No publicamos cualquier alojamiento sino que tenemos nuestros requisitos, como el hecho de tener un baño cada 5 personas y que estén completamente equipado para facilitarle la estadía a la persona", explicó Prieu.

Los tres casos en los que se reembolsa la seña

La seña de 149 dólares que abonan los estudiantes se libera al ingreso: una vez que llega a la propiedad y comprueba que el lugar está en las condiciones acordadas, ingresa a la página y libera el pago. Ese dinero se lo quedan los creadores de la página, lo que les permite mantener el sitio web y asegurarle al propietario medio mes de alquiler en caso de que el estudiante se vaya del lugar. Existen tres casos en que los franceses reembolsan la seña: si el lugar no corresponde en ningún punto con el anuncio (lo que, según dicen, es casi imposible que suceda porque ellos mismos lo visitan); por mala convivencia entre ambas partes (en ese caso, aclaran que ayudan al estudiante a conseguir otro lugar y al propietario a conseguir otro huésped); y por último, casos de "fuerza mayor".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)