Día del Patrimonio

Píxeles por el Patrimonio retratan a Suárez y Cavani

Otro motivo para visitar este fin de semana el Museo del Fútbol del Estadio.

Composición: Enrique Casal pintó cuadro por cuadro para llegar a armar la imagen final del festejo de Suárez y Cavani en Brasil 2014. Foto: Marcelo Bonjour
Composición: Enrique Casal pintó cuadro por cuadro para llegar a armar la imagen final del festejo de Suárez y Cavani en Brasil 2014. Foto: Marcelo Bonjour

Enrique Casal se saca los lentes y no ve nada. Pero el cuadro que pintó de Suárez y Cavani celebrando un gol sí lo puede distinguir. La técnica "de pixelado" que realiza es ideal para quienes tienen miopía. Una paradoja artística que lo llevará a exponer en el Museo del Fútbol en el Día del Patrimonio y en la Bienal de Florencia el año que viene.

"Se podría decir que es arte para miopes", comenta entre risas. Lo hace utilizando la técnica de pixelado, mediante la cual una persona con esta afección visual logra hacer una composición visual cuando se aleja de la obra. Como si alguien hiciera zoom hacia atrás con una cámara, pero caminando.

Hoy y mañana ocho obras podrán "experimentarse" en el templo sagrado del fútbol uruguayo. "Un grito de gol", que muestra la celebración de Luis Suárez y Edinson Cavani en el partido ante Inglaterra en el Mundial 2014, parece la que mejor logra este efecto.

Este tipo de obras, que le demandan cuatro horas por día en un mes de trabajo, comienzan con la impresión de la fotografía a retratar. En esa imagen, Casal traza líneas verticales y horizontales con el objetivo de representar los cuadrados que luego llevará al lienzo. Cada cuadrado le permite identificar el color de cada píxel.

Luego de decodificarlo, define el tono a aplicar utilizando solo amarillo, rojo, azul y blanco. A partir de una mezcla, define cuál es el más indicado para cada cuadrado.

Trofeo: Casal retrató la entrega de la Copa del Mundo del 50.
Trofeo: Casal retrató la entrega de la Copa del Mundo del 50.

En esta obra confiesa que lo que más le costó representar es la dentadura del astro de Barcelona. "Son cuatro píxeles", dice Enrique. "Para que vos te creas que son los dientes, que son muy característicos de su personalidad, los valores de estos cuatro cuadraditos eran fundamentales", señala. Pero le habían quedado mal. "Tienen que usarse colores balanceados", agrega.

Además de este festejo, quienes visiten el Monumento del Fútbol Mundial podrán ver varias obras alusivas al Mundial del 50. "Mudos", que representa el famoso tanto de Alcides Ghiggia en 1950; El Gol de Schiaffino, que muestra el gol del empate en el partido ante Brasil; y Jules Rimet, la versión pixelada de la entrega del trofeo del presidente de la FIFA al capitán de Uruguay.

Además, Casal exhibirá El Maestro, un retrato del DT de la selección uruguaya; 49:19, el famoso gol de Álvaro Recoba en 2014 en un clásico, y Obdulio, un retrato del histórico capitán de la selección y Peñarol, vestido con la camiseta aurinegra.

Si bien funciona para los miopes, el artista asegura que cualquiera que se aleje de la obra también podrá ver cómo la imagen se le arma. "Además, si uno le saca una foto con el celular, la imagen también se compone. Lo que me fascina es la interacción del público con el cuadro", dice.

Festejo: la celebración de Suárez del gol ante Inglaterra en 2014.
Festejo: la celebración de Suárez del gol ante Inglaterra en 2014.

Miopía y pixel.

En 1987, Casal trabajó en la empresa de animación estadounidense Darino Films, en Estados Unidos. Era una época en la que se hacía animación tradicional cuadro a cuadro y comenzaba la mutación a lo digital. Allí aprendió sobre los píxeles. Luego, tomó clases de pintura al óleo y aprendió la técnica del hiperrealismo con Fernando Olivieri.

El proceso creativo para llegar al estilo que hoy posee comenzó con cuadros que mostraban su visión miope. Enrique se empezó a sacar los lentes bajo la idea de plasmar en el lienzo cómo una persona con este problema visual procesa las imá-genes. Lo que veía lo dibujaba en bocetos en una pequeña libreta que llevaba en su bolsillo. "Los autos los veo todos reventados", dice.

Un día, se le ocurrió montar la técnica del pixelado. Lo hizo por sugerencia de Olivieri y otro poco por recordar sus orígenes artísticos en Estados Unidos.

"El primer cuadro que hice fue en 2014, fue Los ojos de María, mi hija", cuenta. Ese año se presentó en la Quinta Bienal de Pintura Nacional "Miradas 2014, en donde obtuvo el segundo premio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º