SEGURIDAD VIAL

Picadas ilegales: proyecto de ley prevé pena de hasta cinco años sin libreta de conducir

El texto del edil Diego Rodríguez Salomón también establece el retiro de los vehículos de la vía pública por un período de hasta 2 años, quedando en un depósito municipal con cargo a sus propietarios.

Las picadas clandestinas no siempre se convocan. Foto: Fernando Ponzetto.
Picadas ilegales. Foto: Fernando Ponzetto

El edil Diego Rodríguez Salomón elaboró un proyecto para regular las picadas de motocicletas y automóviles, que incluye la inhabilitación para conducir por hasta 5 años y el retiro de los vehículos de la vía pública por un período de hasta 2 años, quedando en custodia en un depósito municipal con cargo a sus propietarios.

El legislador departamental se reunió la semana pasada con la senadora Graciela Bianchi, que pertenece a su mismo sector (la lista 404), quien ingresará el proyecto en la Comisión de Constitución y Legislación.

“La idea es que se transforme en una ley que modifique el Código de Faltas, que en su artículo 365 dice que será castigado con pena de 7 a 30 días de prestación de trabajo comunitario quien tenga participación en competencias vehiculares no autorizadas”, declaró Rodríguez Salomón a El País.

El edil indicó que se trata de “un fenómeno creciente no solo en la capital del país, sino en la mayor parte de las ciudades del interior, que provoca molestias para vecinos y un enorme riesgo para la seguridad de la población y de los propios involucrados”.

“También aspiro a que el intendente Christian Di Candia, como presidente del Congreso de Intendentes, lo ponga a consideración de todos los jefes comunales”, agregó.

Según Rodríguez Salomón, la legislación vigente prevé algunos ejemplos de regulación que han sido hasta ahora insuficientes. En este sentido, destacó que la Ley 18.191, en su artículo 7º, establece como principio de seguridad vial “el hecho de que los usuarios de las vías de tránsito deben abstenerse de todo acto que pueda constituir un peligro o un obstáculo para la circulación, poner en peligro a personas o causar daños a bienes públicos o privados”.

No obstante, esta norma no ha podido detener el avance del fenómeno de las picadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados