Las modas van y vienen

Pedir estrafalario en épocas de celular

Richard pertenece a la vieja escuela. Lleva treinta años dedicado a la estética y el diferencial de su local Retro Barber Shop es que "tenés enfrente a un peluquero a la antigua".

El barbero en acción. Foto: Marcelo Bonjour
El barbero en acción. Foto: Marcelo Bonjour

Sus principales herramientas son la tijera y el peine. Hoy se estila usar la máquina, y si bien Richard no reniega de ella, considera que esos cortes parecen hechos "en serie. Salen todos iguales de esas peluquerías".

Crismartin recorre el mundo para aggiornarse, es considerado un "maestro barbero", y adelanta que la tendencia indica la vuelta de los cortes con tijera.

"Hay muchos chicos que le agarran la mano a la máquina y ponen una barbería. En mi academia Barba Shop School enseñamos como ABC la tijera, por eso no puedo creer cuando algún cliente me pregunta si sabemos cortar con ella".

Richard dice que cuando él empezó existían cuatro cortes: americana (completa y media), y romana (larga y corta). "Ahora hay lo que te imagines. Te piden, haceme una raya acá, un degradé, dejámelo entero".

No hace dibujos, salvo líneas o estrellas, "porque no quiero ser atrevido: no soy dibujante", dice Richard.

Cambios.

Los vecinos del barrio ya conocen a Richard porque lleva tres décadas instalado en Avenida Italia y Las Heras. Años atrás, en su peluquería del Centro hacía 40 afeitadas por día; hoy sus clientes solo van a recortarse la barba.

En otra época, la gente buscaba referencias de cortes y estilos en revistas y libros. Hoy lo más pedido es el degradé, y la mayoría de los clientes recurre a internet para sacar ideas.

"Me tienen loco con el celular. Me muestran fotos de modelos o futbolistas, y yo les digo, a mí traeme un corte que te hayan hecho a vos y te gustó, no de uno que tiene el pelo lacio si el tuyo es ondeado o con rulos, porque es imposible que te lo deje así", apunta Richard.

Crismartin asegura que sus clientes mayores son los más coquetos y modernos.

"Nos traen una foto de Cristiano Ronaldo, nos piden que les cortemos el pelo como él y se lo hacemos".

Nicolás, de Barbería GS, ya no se asombra con las ocurrencias de los clientes. Recuerda que cuando sucedió la tragedia de Chapecoense un niño le pidió que le dibujara el escudo del club brasileño en la cabeza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)