Situación crítica

ONG de discapacitados corre riesgo de cerrar

Tuvo recortes del INDA y le faltan $ 100.000 por mes.

ADID: desde 1983 presta asistencia a niños y adultos. Hoy no alcanza a cubrir sus gastos básicos. Foto: Víctor Rodríguez
ADID: desde 1983 presta asistencia a niños y adultos. Hoy no alcanza a cubrir sus gastos básicos. Foto: Víctor Rodríguez

La Asociación de Impedidos Duraznenses (Adid), considerada "la Teletón de Durazno", enfrenta una situación crítica: sufrió recortes de víveres por parte del Instituto Nacional de la Alimentación (Inda) y enfrenta un déficit de $ 100.000 mensuales. "Hay recortes como la leche en polvo", dice, consternado, Luis Cal, presidente de la institución.

Adid ha prestado servicios desde 1983 a cientos de personas (74 en la actualidad, el 40% niños y 60% adultos y adultos mayores), que presentan dificultades de tipo motriz, psíquico, invalidez, lesiones por siniestros de tránsito o accidentes laborales. Tiene especialistas en fisioterapia, fonoaudiología, psicomotricidad e hidroterapia, abarcando todas las áreas de rehabilitación, con edades de pacientes que oscilan entre los 2 y los 65 años.

"Nos cuesta decir y asumir que Adid peligra por cierre", dice, conmovida, Andrea Ramos, directora y encargada administrativa, con diez años de trayectoria en el lugar.

"Sería después de 35 años un dolor muy grande para todos, pero en particular para los usuarios, porque ellos se merecen que todos hagamos el mayor esfuerzo por seguir peleando por su lugar y sus derechos", indicó.

Adid fue en un su momento una institución modelo, pero en la actualidad necesita fondos que le permitan sobrellevar el "día a día" y dar cumplimiento a obligaciones mínimas, como el pago de los servicios públicos de luz, agua y teléfono, los salarios de profesionales, docentes y personal administrativo y de servicios, así como el funcionamiento de la piscina climatizada que permite tareas de recuperación y mejora de calidad de vida de los usuarios y combustible para el microbús que traslada a los pacientes, indicó Luis Cal.

Se trata de una organización orientada a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y cuenta con más de 350 m2 edificados, consultorios médicos, sala de aparatos y piscina de inmersión.

Se desarrollan allí diversos talleres (lombricultura, horticultura, manualidades, teatro, música, e informática). Y es una de las organizaciones fundadoras del Plenario Nacional de Impedidos (Plenadi). "Ha cambiado mucho en estos años", destaca Ramos.

"Hasta hace pocos meses la cuota mensual era de 10 pesos uruguayos y resolvimos aumentarla a 50 pesos el aporte mínimo", agrega.

La realidad.

Actualmente, Adid recibe $ 350.000 mensuales del BPS. El aporte de socios colaboradores es de $ 8.000 por mes, con lo que debe solventar todos los gastos institucionales, como el pago de salarios de 24 empleados y contratados ($ 270.000), aportes al BPS ($ 75.000), además del mantenimiento periódico de la piscina de rehabilitación, vehículo para traslado de usuarios, alarma, seguros, luz, agua y teléfono.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º