Gimnasia y urbanización

El oeste de Montevideo ya tiene su complejo "arena"

El gimnasio costó 58 millones de pesos y tiene 2.200 metros cuadrados.

Gimnasio: una postal lateral del complejo, con la terraza que da a zonas de juegos, y más a la derecha su puerta de ingreso. Foto: F. Ponzetto
Gimnasio: una postal lateral del complejo, con la terraza que da a zonas de juegos, y más a la derecha su puerta de ingreso. Foto: F. Ponzetto

Para los residentes en Colón, Villa Colón, Lezica y hasta Melilla se hizo realidad el sueño del gimnasio propio y algo más. Se trata del más grande polideportivo público del oeste de Montevideo, con un edificio polivalente cerrado y un entorno aún en obras en donde habrá más espacios para la recreación y la competencia.

Las locaciones más próximas de su estilo para la población de estos barrios eran hasta ahora las que están en la plaza del Paso del Molino.

El nuevo gimnasio, que se inauguró hace menos de una semana, está ubicado en Camino del Pretal 5961, a seis cuadras de Garzón y Lezica. El costo de toda la obra realizada ascendió a 58 millones de pesos mientras que los trabajos se extendieron durante tres años.

En un predio de seis hectáreas, la construcción alcanza algo más de 2.200 metros cuadrados y fue financiada exclusivamente por el presupuesto del Municipio G, cuyos funcionarios tendrán a cargo la gestión del complejo.

Para el próximo año se espera avanzar en obras complementarias, como por ejemplo el alumbrado exterior completo y las pistas para los runners.

También se traerá desde Suecia un piso flotante para el gimnasio y en el 2020 quedará habilitada la cafetería ya licitada, en donde se espera que trabajen estudiantes de la escuela de gastronomía de la Universidad del Trabajo (UTU).

La gente y los juegos.

Gomas de colores: zona de juegos con piso de ecocaucho. Foto: F. Ponzetto
Gomas de colores: zona de juegos con piso de ecocaucho. Foto: F. Ponzetto

Para este verano, de 14:00 a 17:00 horas y hasta el 1° de marzo, está previsto que las actividades se cumplan todos los días a nivel de iniciación deportiva y competencias de fútbol de salón, voley y handball para niños y adolescentes, así como sesiones de musculación, a cargo de dos profesores de educación física. Los cupos para niños de 6 a 9 años y de 10 a 12 ya están completos y pasan los 100 inscriptos. La participación será gratuita en este inicio de actividades y luego, salvo a los becados, se exigirá una especie de cuota social o contraprestación laboral a los padres.

El gimnasio tiene una cancha polideportiva con medidas oficiales (20x40 metros), dos salas deportivas, vestuarios, cocina, sala de comidas y terrazas, además de la cafetería mencionada.

El espacio recreativo al aire libre en esta primera etapa incluye juegos para niños pequeños, juegos saludables y una estación de calistenia. En una segunda etapa se concretará la construcción del circuito aeróbico, cancha deportiva, skatepark y la plaza central Lezica. En la obra se consideró la accesibilidad universal del gimnasio por lo que desde el inicio se integraron rampas, caminería adecuada, un moderno y amplio ascensor y duchas y vestuarios especiales. Para el calentamiento del agua de integró un sistema térmico solar.

Si bien el gimnasio no tiene una acústica ni tecnología para espectáculos como los del Antel Arena, tampoco se descarta que alguna vez en el año lleguen los shows musicales.

La idea de este complejo surgió hace por lo menos un lustro y empezó a consolidarse por 2014. Un año después se establecían los cimientos y en marzo de 2016 estaba efectuándose una presentación de las obras a cargo de los arquitectos Mónica Longo y Leonardo Alexandre. En abril de este 2018, el alcalde Gastón Silva anunciaba que la obra sería inaugurada a fin de año en la medida que estaban adelantados los trabajos de la parquización de los alrededores, drenaje y la iluminación principal.

El polideportivo es parte a la vez de un proyecto de urbanización de lo que hasta ahora era un enorme baldío, desvinculante de las zonas pobladas.

Aulas: el liceo en construcción. Foto: Fernando Ponzetto
Aulas: el liceo en construcción. Foto: Fernando Ponzetto

Ese predio fue loteado justamente para aumentar la vecindad y el movimiento; en uno de los padrones se está levantando un liceo que será habilitado para el Ciclo Básico. Asimismo comenzará a construirse para tres cooperativas de viviendas y ya están en pie las casas dúplex para los realojos recientes regularizados por el Proyecto Integración Asentamientos Irregulares (PIAI), del departamento de Desarrollo Urbano.

Deporte, calistenia y juegos de ecocaucho

El polideportivo de Villa Colón ofrece en su entorno un gimnasio para calistenia que es una novedad urbana para el oeste de Montevideo pero que tiene un antecedente muy cercano en la ciudad, el de Playa Ramírez, inaugurado en febrero de este año. La calistenia surgió como una forma de precalentamiento, ejercicio necesario antes de realizar actividades deportivas. En los colorido aparatos, se trata de entrenar utilizando solo el peso de cada persona.

En Montevideo hay casi 50 gimnasios al aire libre de acceso gratuito.

 A un costado del polideportivo de Villa Colón hay un espacio de recreación para niños que podrá verse desde la terraza en donde funcionará la cafetería. Está montado con juegos y pisos de goma o ecocaucho. Sobre estos, el aglutinante o producto que se coloca encima para unir el caucho no es contaminante ni se derrite o deforma ante el calor del sol. Estos materiales comenzaron a colocarse el año pasado en espacios amplios, por ejemplo la Plaza Seregni o la Plaza Zabala.

El uso de los pisos de seguridad y baldosas que tienen al caucho reciclado co-mo uno de sus componen- tes principales, comenzó a crecer cuando en 2015 se aprobó el decreto que reglamentó la gestión ambiental de los neumáticos y cámaras fuera de uso, y se creó el Plan Maestro de Gestión.

Un antecedente del polideportivo de Villa Colón fue el Complejo Sacude del Barrio Municipal, en la zona de Casavalle, que se construyó en 2010 dentro del marco de la regularización de tres asentamientos. Pero en ese caso a la inversión de la Intendencia se sumó el aporte del Ministerio de Vivienda. Aquella obra no se hizo desde cero sino que supuso la ampliación de las instalaciones del histórico Club Municipal (construido en 1941) y de la policlínica Los Ángeles. Un emprendimiento similar en marcha es el del barrio Flor de Maroñas, junto al teatro al aire libre, sobre la calle Rubén Darío. Allí también serán atendidas las demandas de salud y cultura y habrá un espacio polideportivo y un salón para actividades artísticas y capacitación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)