Problemas de salud en Uruguay

Nutricionistas a disgusto en una sociedad afectada por sobrepeso

Falta de trabajo, escasa motivación y bajo reconocimiento de la profesión.

El sobrepeso está asociado con numerosas enfermedades.  Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.

El 64% de los licenciados en Nutrición no volvería a elegir esa carrera si tuviera otra oportunidad, según se desprende de una encuesta realizada por el sindicato que los nuclea. En una época donde la población tiene mayores problemas derivados de la forma de alimentarse, este colectivo ve indispensable reivindicar su labor en la sociedad.

Los profesionales aducen problemas en las condiciones laborales, el bajo reconocimiento social y profesional y la escasa remuneración que perciben por su tarea.

Según concluye la encuesta, en la que se entrevistó a 298 egresados, se hace necesaria de manera inmediata "una mayor oferta laboral y mejora salarial".

Entre los licenciados que efectivamente trabajan en su campo, un 6,7% no llega al salario mínimo nacional (ganan menos de 10.000 pesos nominales) y el 34,6% gana entre 20.000 y 30.000 pesos nominales. "Es decir, el 41,3% de los profesionales recibe salarios lamentables para el nivel de capacitación que tiene", indicó Victoria Feu, integrante del sindicato y una de las responsables de la investigación.

La encuesta muestra que la enorme mayoría está presente en el área clínica (asistencial o preventiva). "Hay baja cantidad de personas que trabajan en el primer nivel de atención", indicó. Y casi un 10% del total ejerce la profesión "de manera honoraria", agrega.

Unos 100 estudiantes egresan cada año de esta licenciatura, que demanda unos seis años de estudio. "Muchas veces terminamos ganando menos que los cocineros, a quienes nosotros supervisamos. Y si llega algo en mal estado, la responsabilidad es del nutricionista. Es decir, nuestra responsabilidad es mayor, el nivel de estudio es mayor y la remuneración es menor", comentó Feu.

Fuente: Sindicato Uruguayo de Nutrición | El País

Los que no trabajan.

La encuesta revela que el desempleo es del 7%, cerca del porcentaje promedio a nivel nacional.

Más del 60% de quienes no trabajan como nutricionistas aseguran que no ejercen porque no encuentran trabajo. El porcentaje restante se divide entre quienes aseguran que si se dedicaran a esta actividad ganarían menos que en la que hoy tienen, y otros mencionaron que las condiciones laborales no son acordes a lo que ellos tienen como expectativas.

Según el sindicato, se ve en medios de comunicación gente inexperta hablando de alimentos. "Hay quienes hablan haciendo un abordaje inadecuado de los problemas alimentarios de la población. En muchos lugares, en vez de haber personas capacitadas para hablar sobre este tema, ponen a otros técnicos", opinó Pablo Yglesias, integrante de este sindicato.

El nutricionista recordó que la carrera aún no fue reglamentada. El proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Diputados en el período pasado, pero en esta legislatura aún no fue tratado.

Un país con sobrepeso.

Estos problemas gremiales de los nutricionistas se dan en un contexto de una epidemia alimenticia de la sociedad uruguaya, que viene creciendo de manera sostenida en la última década. Para el Ministerio de Salud Pública, el exceso de peso es el principal problema de salud en la primera infancia. Hoy el 36% de los niños uruguayos entre 2 y 6 años es obeso, según una encuesta divulgada el mes pasado por esta cartera.

"El exceso de peso es un factor de riesgo para la enfermedad adulta posterior, pero se asocia también con el deterioro de la salud durante la infancia en sí", indica la investigación.

La población adulta no escapa a este problema. Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) del año pasado muestra que el 61,7% de los uruguayos mayores de edad tienen sobrepeso. En América Latina el porcentaje es del 58%. En cuanto a obesidad también se supera a la región: el 26,7% están dentro de esta categoría; en el continente es el 23%.

"Es la epidemia del siglo XXI que está asociada a un problema de alimentación en cantidad y calidad, sobre todo por el alto consumo de alimentos ultraprocesados", dijo Yglesias.

Educación.

Los lugares donde preferirían trabajar más los nutricionistas son los centros educativos. "No hemos logrado ganar ese espacio (...) Podríamos participar en talleres o en di- ferentes programas", indicó Yglesias.

Desde el gremio cuestionan que no se les enseñe a los niños sobre buenos hábitos alimenticios ya que es la población que año a año va teniendo mayores problemas. "Nadie les enseña qué es bueno para alimentarse", indicó Sebastián Prates, otro nutricionista.

Otro punto que instan a trabajar es la publicidad engañosa. "Hay una parte de marketing que genera que tengas un consumo mayor de alimentos que no son necesarios y muchas veces llevan al engaño, como yogures que te hacen crecer más o yerbas que te mejoran la silueta", indicó el experto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)