CONVIVENCIA EN LAS CALLES

Municipio y policías vigilan una "zona roja" de Pocitos

Colocaron luminarias en el callejón de Los Hormigueros y persiguen de cerca a los falsos cuidacoches.

Foto: Leonardo Traversa
Foto: Leonardo Traversa

Tras la denuncia hecha por decenas de personas contra cuidacoches que afectan la zona de Camino de los Hormigueros, en el barrio Pocitos, la Intendencia de Montevideo, el Municipio CH y la Policía realizaron operativos con el objetivo de atender la situación.

El lunes, un día después de la publicación en El País que describía el estado de cosas, el Municipio CH decidió colocar tres luces parabólicas. "Son como los reflectores que se ven en las canchas de fútbol", indicó Santiago Borsari, alcalde interino.

La Inspección General de la Intendencia de Montevideo resolvió asimismo realizar un procedimiento de control de cuidacoches en este punto, informaron fuentes de la comuna. Fueron una vez en la mañana y otra vez en la tarde. Como no encontraron a estas personas, acordaron con los vecinos volver al lugar en la noche. Lo hicieron ayer, al cierre de esta edición.

En los operativos de este tipo también participan policías, y si se observa a una persona en situación de calle se le notifica que no puede permanecer ahí. En caso de que fuera un cuidacoches no habilitado, se le solicita que se presente en la Intendencia de Montevideo a pedir su carné identificador. A las personas que duermen en el sitio público "se les levantan las cosas y se les pide que circulen", indicó Borsari.

En el último procedimiento se juntaron los colchones y otros objetos que los cuidacoches dejaban entre los arbustos del estacionamiento del Club Banco República y en la Plazuela de las Lavanderas.

Algunos vecinos denunciaron que las cámaras de videovigilancia no funcionaban pero desde el Municipio confirmaron que las tres existentes en el callejón sí están operativas.

En Camino de Los Hormigueros, el Municipio CH colocó tres reflectores de luz. Foto: F. Flores
En Camino de Los Hormigueros, el Municipio CH colocó tres reflectores. Foto: F. Flores

Expediente gigante.

Los vecinos han denunciado, por ejemplo, el destrozo de autos, robos a clientes del Disco y amenazas permanentes.

Ayer el alcalde interino contó que hace algunas semanas las personas que dormían en la Plazuela de las Lavanderas apagaban las luces públicas en la noche. Según Borsari, levantan la tapa de una caja en donde está parte de la conexión eléctrica de la zona, provocan un cortocircuito y la hacen saltar.

El Municipio ha recibido varias denuncias de vecinos por este tema, lo que ha obligado a comenzar la ampliación de la red lumínica del lugar.

El episodio que colmó la paciencia de los vecinos fue el incidente entre el dueño de una peluquería y uno de los cuidacoches. A fines de febrero, lo intimidaron para lavarle el auto, pero el peluquero Roberto Fernández se resistió. Al final, le pincharon las ruedas de su auto, obligándolo a realizar una denuncia ante la Policía.

Ese hecho generó un expediente en el cual los vecinos suman decenas de denuncias sobre lo que acontece en ese callejón, en la finalización de la calle Alejandro Chucarro y parte de Juan Benito Blanco.

El lunes, Fernández mantuvo una reunión con una comisaria de la seccional 10ª que le comunicó que desde que él realizó la denuncia se realizaron otras 37. Además, vecinos hicieron dos reportes que no fueron calificados como denuncias por parte de la Policía y no forman parte del expediente pero refieren a idéntica realidad: insultos o amenazas que no llegaron a mayores.

Todo este dossier ya fue elevado a la Jefatura de Policía de Montevideo para que tome conocimiento del tema. Allí están las pruebas y denuncias que los vecinos han aportado desde que comenzaron a reportar la situación en el barrio. Hoy habrá una reunión entre ellos y representantes del supermercado Disco, desde donde se hicieron dos denuncias ante la policía en contra de los hombres que deambulan por la zona.

El Municipio CH buscará trabajar con el supermercado para colocar nuevas luminarias en su estacionamiento.

Vecinos se organizan para elegir cuidacoches

Leonardo Traversa, presidente de la agrupación Vecinos en Alerta Parque Batlle, trabaja desde el año pasado con un plan para evitar que cuidacoches desconocidos que amenazan a los vecinos se apropien de las cuadras. Hasta ahora, hay 12 cuidadores designados en 12 cuadras.

"Quisimos comunicar la idea a otros puntos del barrio, pero no tuvimos respaldo de la Intendencia de Montevideo", comentó.

Esta comunidad, que nuclea a 370 familias en 46 cuadras de Parque Batlle, ha logrado "disminuir la cantidad de robos", aseguró Traversa. Según un estudio de una aseguradora, la cantidad de robos bajó de manera ostensible.

El trabajo fue juntar firmas entre los habitantes de cada cuadra para elegir cuál era el cuidacoches que preferían. Luego fueron a la Intendencia de Montevideo y los registraron, tal como exige la normativa. Según informaron, algunos de ellos están cumpliendo un horario y tienen una "buena relación con los vecinos".

"Los retiran del punto, no de la zona"

Desde el lunes, los vecinos notaron un cambio en la zona en donde más se han originado los problemas que motivaron sus denuncias y los recientes procedimientos de la Intendencia de Montevideo junto a la Policía.

Pero un comerciante de la calle Alejandro Chucarro dijo que los cuidacoches que amenazan a los vecinos ahora están "camuflados", y no descarta que vuelvan a aparecer.

Aseguró que si bien este punto está más "desinfectado", el martes realizó dos llamados al 911 por la presencia de dos hombres sospechosos.

Leonardo Traversa, referente de la Comisión de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Concejo Vecinal 5, dijo a El País que este operativo ha forzado a retirar a los improvisados cuidacoches de un punto pero no de toda la zona. Según relató, en Manuel Pagola y Pedro Berro hay hombres que utilizan el agua de un negocio que cerró hace algunos meses.

Luis Bascou, otro concejal vecinal del Centro Comunal 5, agregó que hubo una "corrida" de las personas denunciadas y se los ve dormir en otras esquinas. En una recorrida que hizo El País ayer de tarde, uno de ellos descansaba sobre las 15:20 en el ingreso de una propiedad en alquiler, ubicada en 26 de Marzo y Lorenzo Pérez.

Mirtha Zabaleta, otra vecina de Pocitos, dijo que el mismo problema existe en las calles Tamburini, Ellauri, Guayaquí, Gabriel Pereira y 26 de Marzo. "Se rotan desde aquí para Camino de Los Hormigueros y vuelven", afirmó.

"Cuando uno va a tirar la basura es usual ver a una persona orinando en los contenedores. Tuvimos a una pareja manteniendo relaciones sexuales a cien metros del jardín de infantes", declaró la mujer.

En la calle Gabriel Pereira hay otro supuesto cuidacoches que ya ha amenazado a más de un vecino. "Mi hija, cuando viene, tiene que estacionar lejos, porque tiene miedo", agregó. Cerca de la iglesia San Juan Bautista "tuvieron que cortar un árbol porque se vendía droga. Esto es tierra de nadie", sentenció la señora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)