SALUD

Mides: el 63% de los cuidadores no tuvo capacitación

Jerarca sostuvo que este es un problema que se arrastra desde la anterior administración frenteamplista, y señaló que ahora están buscando la forma de solucionarlo.

Una auditoría interna concluyó que existió desorden administrativo en el Mides del FA. Foto: Fernando Ponzetto
Personas pasan caminando frente al Ministerio de Desarrollo Social. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

De las 4.600 personas que trabajan para el Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC), 2.900 jamás recibieron capacitación. Se anotaron, les dijeron que les darían cursos de formación, pero estos jamás llegaron a concretarse. Siendo así, el 63% no ha sido capacitado, según lo relatado a El País por Florencia Krall, que es desde junio pasado la directora del sistema.

La jerarca sostuvo que este es un problema que se arrastra desde la anterior administración frenteamplista, y señaló que ahora están buscando la forma de solucionarlo.

Esos 4.593 cuidadores suman un total de 6.000 relaciones laborales, es decir que algunos de ellos cuidan a más de una persona.

“Lo que pasó es que se empezó a generar mucha demanda pero no había cursos, entonces la gente empezaba a trabajar pero sin capacitarse, y eso quedó así. El MEC e Inefop armaron una currícula y algunos se capacitaron, pero la gran mayoría no lo hicieron. Ahora estamos armando de vuelta un curso y el que no los haga no podría seguir”, explicó Krall.

La directora advirtió, además, que están trabajando en un cruzamiento de datos para detectar sí esos 6.000 binomios (como les llaman en el Mides a las relaciones laborales entre cuidadores y cuidados) están efectivamente activos, o si hay personas que siguen cobrando pero no están yendo a trabajar.

Krall explicó que sabían de situaciones puntuales que se estaban dando en este sentido, pero advirtió que aún no las tienen cuantificadas. Lo que sucede es que las reglas impuestas por el SNIC implican que si una persona cuidada quiere que su cuidador deje de ir, lo que debe hacer es despedirlo y pagarle de su bolsillo la indemnización correspondiente. Para no hacerse cargo de este, algunos les dicen a los cuidadores que no vayan más pero no notifican al Mides y el BPS para no tener que pagar el despido.

“Sabemos que esto existe, pero no hemos aún cruzado los datos. Por la forma en que se formó esta relación laboral muchas veces las personas quedan como rehenes. Estamos hablando de gente vulnerable, que no tiene plata para pagar un cuidador y por eso el Estado les da un subsidio, ¿cómo van a poder después pagar un despido? Estamos viendo cómo solucionamos esto”; dijo Krall.

La jerarca habló con El País el mismo día en que el sistema presentó sus objetivos para el quinquenio. Entre otros se destacan “profundizar la articulación y coordinación de las políticas de primera infancia” -lo que implica entre otras cosas una mejora de la calidad de los servicios de cuidados para niños- y la promoción del “acceso a cuidados de calidad para los distintos niveles de dependencia, en domicilio, instituciones y a distancia”.

Por otro lado, la Junta Nacional de Cuidados resolvió que se elabore un protocolo para denuncias, quejas y reclamos de los usuarios.

El SNIC también presentó algunos datos sobre el cuidado de personas a nivel intrafamiliar, y señaló que “los varones dedican 19,5 horas semanales a tareas (tales como el trabajo doméstico o el de cuidados), mientras que las mujeres 37,5”. Esto, para el Mides, tiene consecuencias directas en la autonomía económica y en las trayectorias educativas de las mujeres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados