Una subasta que duró más de diez horas

Memorias del viejo San Rafael

Remataron pertenencias del histórico hotel, que tiene que quedar vacío en veinte días.

En la subasta había un verdadero botín para los coleccionistas. Foto: Ricardo Figueredo
En la subasta había un verdadero botín para los coleccionistas. Foto: Ricardo Figueredo

Fue el acontecimiento del fin de semana pasado en el Este del departamento de Maldonado. Unos fueron con la esperanza de encontrar algún cenicero empleado por Ernesto "Che" Guevara para apagar uno de los tantos puros que fumó en el complejo, esperando reunirse con el enviado de John Kennedy. Otros pasaron para llevarse algo que recordara la presencia del entonces presidente Lyndon Baines Johnson cuando participó de la cumbre de presidentes de marzo de 1967.

Fue una jornada cargada de misterios. Una suerte de la Noche de la Nostalgia de los remates. Una subasta "vintage", tal como lo pensaron sus organizadores, de cosas viejas que toman un valor inesperado tanto por su origen como por el deseo de los potenciales clientes que concurren en busca de útiles de cocina o mobiliario de un legendario hotel de Punta del Este. Un verdadero botín para los coleccionistas de cualquier tipo de objetos, más si estos lucen la emblemática marca del hotel San Rafael.

El remate comenzó en el mediodía y se prolongó durante más de diez horas, hasta casi la medianoche, en medio de bebidas espirituosas y música de jazz de fondo. "Estuvo muy concurrido. El local desbordó de gente. Habíamos previsto algo de esto, pero el resultado final nos sorprendió", dijo el rematador Rubén Lomiento.

En la subasta había un verdadero botín para los coleccionistas. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

Decenas de personas llegaron hasta el local ubicado en la esquina de Camino Eguzquiza y la calle Julio Sosa del balneario de La Barra. Punto de paso obligado para quienes van o llegan desde los balnearios ubicados al Este del arroyo Maldonado.

Los visitantes, que estacionaron sus vehículos como pudieron, fueron recibidos en el mediodía del sábado por una paella que desprendía su rico olor por todo el lugar.

En las semanas previas, los organizadores del remate recorrieron la zona buscando elementos "vintage" para realizar una presentación distinta, que llamara la atención de potenciales clientes.

Una parada en el ex hotel San Rafael les permitió acceder a más de trescientos objetos que formaron parte del complejo ahora comprado por el empresario italiano Giuseppe Cipriani. El acuerdo alcanzado con la todavía propietaria del hotel, la legendaria empresaria Yolanda Manoukian de Merlo, prevé que el complejo quede vacío antes del próximo 1º de diciembre.

En la subasta había un verdadero botín para los coleccionistas. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

El remate del sábado fue, entonces, la posibilidad de comenzar a sacar elementos del inventario del hotel que no serán empleados por los nuevos compradores. Los lotes estaban compuestos de varios objetos pero fueron abiertos de forma tal que todos pudieran llevarse algún recuerdo del San Rafael.

La vieja boite.

Un cartel de hierro forjado con la palabra "Le Carrousel" era la joya de la corona en el remate. Tenía una base de 10 mil pesos. Pero no hubo ofertas. "No se vendió", dijo Lomiento. "Antes de ofertarlo le pedí a Carlos Dautress, un estrecho colaborador de Yolanda Manoukian, que explicara a los presentes lo que significó esa boite", relató. "Lo saqué en un precio muy razonable. Si hay un segundo remate seguro va a tener una mejor suerte", añadió.

"Le Carrousel", fue la mítica discoteca por donde pasaron los cantantes y conjuntos musicales más famosos de fines de los cuarenta y de los cincuenta. En los sesenta fue el lugar elegido por Vinicius de Moraes para sus presentaciones en Punta del Este. Por ese local pasaron los Lecuona Cuban Boys, Xavier Cugat, entre otros artistas. Las papeleras con el logo del hotel fueron colocadas en dos mil pesos cada una. "Se pagaron muy bien", dijo Lomiento. "Fueron apenas tres. Esperamos que en el próximo remate haya más porque muchísima gente mostró su interés en comprarlas", dijo Lomiento.

También fue ofertado un juego de living Luis XVI comprado para alhajar la suite real que albergó entonces a los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía. "Ese lote tampoco se vendió", dijo. Diez butacas francesas fueron vendidas en 8 mil pesos cada una.

En la subasta había un verdadero botín para los coleccionistas. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)