AUTORA DE "¿QUÉ PIENSAN LOS POBRES?" EN URUGUAY

Mayra Arena: “Yo quería ser parte del maldito sistema”

Tiene 27 años y nació en la pobreza. Salió adelante y su historia se viralizó gracias a que publicó una carta en redes y luego fue contactada por TED. Su video tiene más de 3,35 millones de reproducciones.

Mayra Arena. Foto: Gerardo Pérez
Mayra Arena. Foto: Gerardo Pérez

Primero se hizo conocida por la carta viral “El beneficio de ser pobres” publicada en marzo de 2018 en Facebook. Seis meses más tarde Mayra Arena, la joven argentina de Bahía Blanca, se paró en el ciclo de charlas TED de su ciudad y realizó una disertación titulada: “¿Qué piensan los pobres?”. Ese video tiene más 3,35 millones de visualizaciones en YouTube.

“Hablo de pobreza, hablo de pobreza hasta el cansancio”, dice Arena muy segura. Es que su experiencia de vida la moldeó: fue madre a los 14 años y adoptó a su hermanita para “darle una vida mejor”; durante más años de los que quiere confesar hizo “pis” en el bidet porque pensaba que era para eso; soñaba con ser rica para poder comer hamburguesas todos los días, porque en su casa se alimentaban de lo que les daban en las panaderías; y también fue una niña violenta, porque según cuenta, eso hizo que le tuvieran “más respeto”.

A Mayra la “salvaron” sus vecinos y todas las personas que se cruzaron en su vida y le enseñaron que podía tener más expectativas que “las de pobre”.

A los 20 años terminó la primaria y hoy con 27 años cursa su cuarto año de la carrera Ciencias Políticas. Luego espera poder estudiar economía para, a mediano plazo, dedicarse a la política.

- ¿Cómo fue el camino desde la villa a dar charlas en distintos lugares?

-Fueron muchas cuestiones, sobre todo mucha solidaridad y personas que me dieron oportunidades. Empezando por mis vecinos. Ellos eran los ricos del barrio porque vivían en una casa de material, con piso, heladera y lavarropas, era como conocer otro mundo. Esa fue una de las primeras bisagras que hizo que me diera cuenta de mi condición. La segunda fue la escuela pública. Primer grado lo hice en la escuela del barrio pero me expulsaron porque era muy violenta. Entonces mi abuela como castigo me mandó a una escuela muy lejos. Era pública pero iban chicos de clase media, eso me hizo conocer otros universos. La tercera bisagra, y una de las más importantes, fue el primer laburo semi-formal que tuve cuidando a unos abuelos que eran muy buenos conmigo. Ellos siempre me decían que tenía que estudiar, leer y siempre me hinchaban como si fueran mis padres, algo que en mi casa no tuve. En esa época yo tenía sólo el nene y ellos me cambiaron mucho la cabeza. Así que a los 18 años me fui a la villa alquilar para que mi hijo viviera en mejores condiciones.

-¿Por qué dejaste la escuela?

-Al contrario de lo que muchos piensan no dejé la escuela por ser madre, la dejé muchísimo antes de sospechar el embarazo. Es muy común que las madres adolescentes como yo, dejen la escuela y después queden embarazadas.

- ¿Te costó retomar el estudio?

- Me llevó muchos intentos porque volvía y dejaba. Sentí mucha frustración porque en los lugares de la gente de mi edad no me aceptaban por tener un bebé, y los de adultos porque era menor. Todos esos años entre la maternidad y la adultez fueron una eternidad. Después hice todo de un tirón. El secundario lo hice recontra rápido y seguí de largo a la universidad, donde tenía la motivación de estudiar una carrera.

-¿Por qué decidiste escribir la carta “El beneficio de ser pobres”?

-Fue por mi hermana. Me insistió como tres meses para que escriba algo. Me decía que yo siempre hablaba de pobreza y me pidió que explicara cómo fue para nosotras haber salido de esa situación, porque la gente no entiende que no es tan fácil y un día la escribí.

-¿Cómo llegaste a TED?

-Me llamaron ellos. Hay gente que concursa, pero yo aborrezco toda eso. Pero obviamente cuando me llamaron dije sí, obvio, quería ser parte del maldito sistema.

-Esa fama inmediata tuvo sus consecuencias, ¿Cómo lo tomaste?

-Me re afectó. En realidad nadie me bardeó directamente. Pero cuando dije que soy peronista empezaron a hablar de mi madre, de mí, a decir ‘cómo a los 14 años tuvo un hijo’. Entonces aparte de todo el componente ‘peroncho’, estaba todo el componente de género que tenemos las mujeres más las pobres.

-¿Qué les respondiste a los que te acusaron de operar políticamente?

-Hay algo llamativo con la política: es con la única carrera en que la gente lo ve como algo malo. Esto habla también de la imagen política en el imaginario colectivo y lo que es dedicarse a la política profesionalmente. Nunca negué mis intereses políticos, milito desde los 17 años y estudio Ciencias Políticas.

Mayra Arena este miércoles en la Huella de Seregni: Foto @PARFrenteAmplio
Mayra Arena este miércoles en la Huella de Seregni: Foto @PARFrenteAmplio

-Viniendo de un país donde el 48% de los niños nace en la pobreza, ¿considerás que tus charlas ayudan a revertirlo?

- Sería muy soberbio de mi parte pensar eso. Las charlas creo que sirven para la gente que no es pobre. Ellos pueden llegar a sentir alguna emoción que los haga plantearse: ‘Estoy juzgando o bardeando y podría hacer mucho más’. Si vos tenés la panza vacía no hay charla que te saque de eso. La pobreza se soluciona con decisiones políticas.

- ¿Qué conocés sobre Uruguay?

-Con todo respeto, me parece que Uruguay es un país pobre, sin recursos y sin mucha riqueza de la que partir, como sucede en Argentina donde hay recursos como petróleo, litio y tirás cualquier cosa y crece. Sin embargo, me parece que Uruguay es una muestra de que no es una cuestión de recursos es una cuestión de administración. Lo que tienen que lograr es que revertir la pobreza sea una política de Estado y no una política de partido.

-¿Cómo lo ves en relación con Argentina?

-No puedo venir un día y decir una receta, me parece nefasto. Eso sí, creo que ustedes son mucho más maduros políticamente. Nosotros tenemos una inmadurez política que hace que si una ley es propuesta por un partido, todos los otros no la votan. Acá los partidos se unen más. Hay una idea de somos distintos pero todos queremos que haya memoria, verdad y justicia; todos que haya educación y salud. Eso es madurez política y eso lo tiene Uruguay.

Charla en actividad del Frente Amplio

Mayra Arena visitó Montevideo y el miércoles pasado dio una charla en una actividad del sector PAR del Frente Amplio, que conduce Cristina Lustemberg. La joven argentina, que dice ser simpatizante del FA, habló desde su experiencia, con chispa y carisma sobre su vida. Se define como peronista, a los 14 años fue madre, a los 20 pudo terminar la primaria y ahora se apresta a terminar una carrera en Ciencias Políticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados