Elevadas cifras en Uruguay

Luz de alerta por obesidad en niños

El 42% de alumnos de cuarto año de escuela de la capital y San José tiene sobrepeso.

Se encuestó a 464 niños. Foto: Reuters
Se encuestó a 464 niños. Foto: Reuters

Un estudio publicado este año en los Archivos de Pediatría del Uruguay revela el análisis del consumo de bebidas (azucaradas y no azucaradas) en niños de cuarto año de escuela, y su relación con el sobrepeso y la obesidad. Participaron de la encuesta 464 niños de entre 7 y 12 años que asisten a escuelas públicas de Montevideo, Libertad y San José de Mayo.

Las preguntas se centraron en la frecuencia de consumo de agua, lácteos y bebidas azucaradas a la vez que se analizó el estado nutricional y la masa corporal de los menores.

La investigación mostró que de los 464 niños estudiados, el 10,1% (46) consumían agua de forma ocasional, 14% (64) frecuente y el 75,9% (352) muy frecuente. El consumo de lácteos fue ocasional en 11,4% (52), frecuente en 12,9% (60) y muy frecuente en el 75,6% (350) de los casos. Las bebidas azucaradas eran consumidas en forma ocasional por el 41,8% (194) de los niños, frecuente en el 33,6% (155) y muy frecuente en el 24,6% (114).

Se detectó a su vez que 131 niños (el 28,2%) tenían sobrepeso mientras que 66 (14,2%) padecían obesidad. En 12 casos la obesidad era severa y todos fueron detectados en Montevideo. A seis niños (1,3%), en tanto, se les diagnosticó delgadez.

Cifras altas.

De acuerdo al estudio, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población estudiada fue elevada.

"Estas cifras ubican a Uruguay en uno de los primeros lugares de América Latina en prevalencia de sobrepeso/obesidad en niños y refuerzan la necesidad de intensificar las medidas necesarias para frenar y revertir esta situación".

Aunque la proporción de sobrepeso y obesidad fue similar en los departamentos en donde se llevó a cabo el estudio, en Montevideo fue donde se detectaron los casos de obesidad severa.

"Eso sugiere que el trastorno es mayor en niños montevideanos", se lee en las conclusiones de la investigación. Por otro lado, la encuesta permitió comprobar que "un porcentaje importante de niños cumplía con las recomendaciones de consumo de agua y lácteos".

Durante la infancia y adolescencia el agua y la leche, según los expertos, deben ser las principales bebidas de consumo, mientras que las azucaradas "deben evitarse o consumirse en forma ocasional".

Escuelas.

La investigación fue realizada entre junio de 2016 y junio de 2017. En Montevideo se eligieron 15 escuelas al azar y se encuestó a 151 niños. En San José de Mayo y en Libertad se incluyó a todas las escuelas públicas de esas ciudades y participaron 313 niños de cuarto de escuela.

Los investigadores concurrieron a todas esas instituciones, en una primera instancia, para explicar a las maestras en qué consistiría el estudio.

Se invitó a los niños a participar y se les entregó un documento, destinado a los padres, que contenía una breve reseña sobre la investigación, el consentimiento informado y un cuestionario sobre datos personales como nombre, edad, entre otros.

En una segunda instancia se concurrió a las escuelas y se aplicó una encuesta guiada a aquellos niños que contaban con el consentimiento firmado por sus padres o tutores. Se indagó sobre la frecuencia de consumo de agua, lácteos (leche y/o yogurt) y bebidas azucaradas. Este consumo se evaluó en forma cualitativa (con respuestas por sí o por no, preguntando si consumió estas bebidas cada uno de los días de la semana previa).

Se calculó el consumo de las diferentes bebidas de acuerdo a la cantidad de veces por semana que se consumieron: ocasional (menos de 3 veces), frecuente (3 o 4 veces) y muy frecuente (si se consumía 5 o más veces a la semana).

Asimismo se midió el índice de masa corporal para la edad de cada niño a través de los datos solicitados de peso y talla del último control en salud.

Los peligros que trae el alto peso

Según el trabajo de investigación, la obesidad se relaciona con una mayor incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles en la edad adulta, como hipertensión arterial o diabetes, que constituyen factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para la obesidad son determinantes el incremento del sedentarismo, la disminución de la actividad física, y el mayor consumo de energía, con mayor ingesta de alimentos de alto contenido calórico como snacks, golosinas, comida rápida y bebidas azucaradas. De acuerdo al estudio, están incluidos en la denominación "bebidas azucaradas" los jugos artificiales bebibles o en polvo, aguas saborizadas, jugos de fruta industrializados, bebidas para deportistas, bebidas energizantes y refrescos.

"Todos contienen azúcar y, muy frecuentemente, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Ambos aportan calorías de manera innecesaria: una bebida azucarada de 600 ml, el tamaño más vendido en Uruguay, contiene más de 60 g de azúcar, lo que equivale a 12 cucharaditas de azúcar y más de 250 calorías", explican los expertos en la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)