MONTEVIDEO

Se le cayó el helado y lo quisieron multar

Ocurrió en Ciudad Vieja.

Es sábado de mañana, una niña de dos años de edad y su padre caminan por la peatonal Sarandí. La pequeña anda despacio porque va tomando un helado. Frente a la Escuela Pedro Figari, el helado se le escapa de las manos y cae al suelo. Cuatro hombres observan la escena, dos son policías, los otros son civiles y llevan un handy en la cintura.

Uno de los civiles, un fornido sujeto, con barba corta y anteojos de armazón grande, se aproxima al padre de la niña y pregunta: “¿Qué va a hacer con el helado?”. “Nada, no lo puedo llevar. ¿Usted quién es?”, responde el padre. “Soy inspector de la Intendencia de Montevideo, lléveselo”, le dice, prepotente el funcionario. “No puedo, es un helado. ¿Me va a multar?”, devuelve el padre.

“Por última vez, saque ese helado de aquí”, insistió el inspector. “No lo puedo llevar, múlteme”, respondió el padre. “Muy bien, documentos”, exigió el funcionario. “No le voy a dar mis documentos, usted no es policía”, disparó el padre ante la mirada incrédula de la niña.

En eso interviene uno de los uniformados que acompañaba a los municipales. Se para entre el ciudadano y el funcionario, y le informa al inspector: “Esto no se hace así, usted no puede hacer lo que está haciendo”.

La pequeña y su padre siguieron su camino mientras los restos del helado se derretían bajo el sol de marzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)