Comisiones impagas

Justicia condena a empresarios argentinos a pagar a inmobiliaria

Por la venta de una casa en José Ignacio que cuesta US$ 3.500.000.

La casa cuenta con 4 dormitorios en suite, piscina y otras comodidades. Foto: R. Figueredo
La casa cuenta con 4 dormitorios en suite, piscina y otras comodidades. Foto: R. Figueredo

La venta de una de las escasas y lujosas propiedades ubicadas en primera fila de José Ignacio sobre el océano Atlántico culminó en un millonario juicio contra el comprador y el vendedor de la vivienda, quienes deberán pagar cada uno la suma de 105 mil dólares más IVA a la inmobiliaria que participó del negocio.

La finca, denominada antes "Porto Cervo", fue calificada por los medios argentinos que cubren cada temporada de verano como "el paraíso de los Neuss en Punta", más allá que en realidad se encuentra en José Ignacio.

La casa objeto del litigio en cuestión comparte el mar con otras linderas, entre ellas la del arquitecto Carlos "Dudi" Libedinsky y la propiedad de la poderosa empresaria y benefactora Andreína de Luca de Caraballo. A poca distancia se encuentra el lote propiedad del multimillonario argentino Eduardo Costantini, quizás el predio más caro de la costa de Maldonado.

En el departamento, las inmobiliarias cobran un porcentaje del 3 por ciento más IVA a cada parte de un negocio de compraventa de inmuebles. En ese lugar el precio de los terrenos supera los mil dólares el metro cuadrado, según estimaciones de los inmobiliarios de José Ignacio.

Dos poderosos empresarios argentinos fueron condenados a pagar la comisión a la inmobiliaria que intermedió en la compraventa de una de las casas más caras de José Ignacio. El pasado 17 de setiembre, la Suprema Corte de Justicia desestimó el recurso de casación interpuesto por ambos empresarios contra un fallo del Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 6º Turno.

El tribunal de alzada condenó al comprador de la vivienda, el poderoso empresario argentino Germán Neuss, y al vendedor, el productor de arándanos Sergio Marquina, a pagar la comisión generada por la intervención de la inmobiliaria "Juan Valenza propiedades S.R.L.".

La citada inmobiliaria, cansada de las idas y vueltas de sus dos clientes, resolvió iniciar un juicio por cobro de la comisión impaga que en los hechos significó la erogación de 105 mil dólares más IVA por parte de cada uno de ellos.

Sergio Marquina, un exportador argentino de arándanos, era el propietario de Porto Cervo, una casa de cuatro dormitorios en suite, piscina y otras comodidades. Neuss es un conocido empresario del rubro tecnológico e inmobiliario. En el gobierno de Carlos Menem, fue seleccionado por este para comercializar "Puerto Madero" en la capital porteña.

El negocio.

En setiembre de 2012, Marquina puso en venta la finca notificando a la inmobiliaria "Valenza", que además administraba la casa desde 2004. El 24 de setiembre de ese año, Germán Neuss se presentó en la inmobiliaria interesado en adquirir una casa en la primera fila sobre el mar de José Ignacio. Al día siguiente, visitó "Porto Cervo" junto a un empleado de la inmobiliaria.

"Me encantó la casa, ofrezco tres millones de dólares", dijo Neuss. La oferta fue transmitida por teléfono al propietario, pero no fue aceptada. El rechazo fue notificado por correo electrónico a Neuss. "Pensamos que seguramente el precio sea US$ 3.500.000", advirtió Valenza. Con el correr de las semanas, la inmobiliaria continuó ofertando la vivienda sin resultados a potenciales clientes. Empero, a mediados de octubre, Sergio Marquina notificó a la inmobiliaria que finalmente había vendido "Porto Cervo".

Las partes del negocio rechazaron el reclamo

En el juicio, tanto la parte compradora como la vendedora coincidieron en rechazar el planteo de la inmobiliaria. Aseguraron que la intermediación fue del abogado Alejandro Díaz Valdéz, amigo de la hija de Marquina y de un hijo de Neuss. El reclamo de la inmobiliaria Valenza chocó con el fallo en primera instancia del juez de San Carlos, Vital Rodríguez Casella. El expediente fue en apelación ante el tribunal de 6º Turno que anuló el fallo en primera instancia y condenó a los dos empresarios argentinos a pagar la comisión reclamada por Valenza. Ambos interpusieron un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ). El pasado 17 de setiembre, la SCJ dejó firme el fallo, recordando que el supuesto intermediador, el doctor Díaz Valdéz, no pudo responder ningún dato del negocio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º