Solidaridad con y sin pelota

Jóvenes tejanos imitan al "Pistola"

“Entre Todos” prepara viandas para 50 adolescentes después de las prácticas de fútbol.

Adolescentes: entrenan tres veces por semana en la Plaza Fútbol Club de La Teja y reciben viandas para cenar todos los miércoles. Foto: Fernando Ponzetto.
Adolescentes: entrenan tres veces por semana en la Plaza Fútbol Club de La Teja y reciben viandas para cenar todos los miércoles. Foto: Fernando Ponzetto.

Lale no se olvidará jamás de aquella vez que el "Pistola" Marsicano lo llevó a La Gioconda a tomar un helado. Ni de los tantos championes que el expresidente de Progreso y carnavalero se sacó para dárselos a niños que andaban descalzos en La Teja, ni de los alimentos que llevaba al comedor de Progreso, el cual dejó de funcionar diez años atrás, cuando falleció su cocinera, Ramona.

Lale "paraba" en el comedor porque es hincha fanático del club, y aunque en su casa no faltaba un plato de comida caliente, ser testigo del hambre y las necesidades que pasaban sus amigos lo marcó.

El joven de 22 años, a quien nadie lo llama por su nombre de pila (Alejandro), mantiene viva la imagen de Paolo Montero bajando de su camioneta con kilos de dulce de leche para repartir. Alguna vez también vio a Fabián ONeill por el barrio. Recuerda que su casa siempre estaba repleta de niños porque su abuela Hilda (a quien todos llaman Mari) los llevaba al médico si se quejaban de algún dolor, y les daba de comer.

"Era la abuela del barrio, todos le decían Iaia y nosotros nos poníamos celosos", confiesa entre risas. Lale tiene dos hermanos y su Iaia se hizo cargo de ellos cuando tenían 2, 6 y 8 años y había fallecido su hija, de 25.

Iniciativa: Lale es el fundador del grupo solidario “Entre Todos”. Foto: Marcelo Bonjour.
Iniciativa: Lale es el fundador del grupo solidario “Entre Todos”. Foto: Marcelo Bonjour.

El muchacho que lleva el escudo de Progreso tatuado en su mano derecha se emociona al hablar del entrañable Pistola, porque "no tenía nada y te daba todo". Y se quiere parecer un poco a él. "Si te criaste en La Teja es imposible no tener espíritu solidario. Estamos intentando que vuelva todo eso y ser ejemplo para los más chicos".

Hace seis meses, Lale se acercó a Fabricio Edwin, director técnico de La Plaza Fútbol Club, y le comentó que podía conseguir alimentos y cocinar para los adolescentes que entrenan lunes, miércoles y viernes en la Plaza número 6 de La Teja. El DT le dio para adelante y Lale logró "algo fijo" dos semanas después: hoy hay 50 gurises que comen guiso caliente todos los miércoles gracias a las viandas que entrega la Brigada Vagabunda del club Wanderers.

Tres de esos adolescentes no viven en La Teja pero son los primeros en llegar y los últimos en irse. No faltan nunca. Y Lale está seguro de que jugar a la pelota no es la única motivación para que dos de ellos lleguen caminando desde Cerro Norte. El fútbol es la excusa para integrarse, compartir, y pasar un buen rato.

Gestos.

Lale observó "muchos gurises olvidados, que no tienen de donde agarrarse" y quiso aportar su granito de arena. Él también "hace esquina" y pasa horas en la calle, pero en algún momento necesita volver a su casa para estar con su familia. Vio disturbios y problemas entre los jóvenes del barrio y quiso integrarlos para "retomar el sentido de pertenencia". Lale dio los primeros pasos solo y luego armó el grupo "Entre Todos" junto a otros vecinos del barrio que quieren colaborar. Han hecho talleres de sexualidad, telas y acrobacias en la plaza.

De pronto, Lale recuerda a el Kiki, que tiene 16 años, es el golero del cuadro y se crió en un carro de caballos, entre "chorros y sicarios". Lale dice orgulloso que su amigo más chico "tiene cero maldad" y hace unos días le escribió un mensaje para contarle sus sueños: que su hermana encuentre trabajo y conocer la sede de Nacional.

Lale dejó de estudiar y se dedica a las changas: "desde cortar el pasto hasta descargar un camión de leña". Busca "hacer un mango diario" y pagar la entrada para ver a Progreso. Y usa los cinco mil seguidores que tiene en Twitter (@Lalelateja) con fines solidarios. Semanas atrás, Priscila invitó a Lale a su cumpleaños número 4 mientras escuchaban los tambores en la calle. La madre de la niña le dijo que pensaba "armarle algo" pero "estaba corta de plata". Lale publicó un twit contando la historia, se viralizó y ayer tuvo su festejo gracias a las donaciones de golosinas y sorpresitas.

Ayudar más allá del barrio

Entre Todos organizará una movida para el Día del Niño con diversos talleres. Los lunes, además, van al Callejón de la Universidad con un cartel que dice "agarre lo que precise y deje lo que le sobra". Juntaron mucha ropa, y necesitan más comida. Dos veces al mes hacen guiso y se arrima un montón de gente del Centro. Este martes cocinará Gianina Iglesias, ex participante de Master Chef.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º