LLEGARON EN LA MADRUGADA

Los jóvenes dominicanos llegaron a Uruguay y se reunieron con su madre

Hace 19 días funcionarios de Migraciones no los dejaron ingresar a Uruguay. Su madre los esperaba en el aeropuerto pero ese día no pudo ni siquiera verlos. Hoy finalmente, tras gestiones de la Cancillería, ingresaron al país.

Finalmente los jóvenes dominicanos se reunieron con su madre en Uruguay. Foto: F. Flores
Finalmente los jóvenes dominicanos se reunieron con su madre en Uruguay. Foto: F. Flores

Hacía cuatro años que Elizabeth esperaba este abrazo, y pensaba que el 4 de mayo iba a cumplir su deseo. Pero a sus hijos, dominicanos, se les prohibió el ingreso a Uruguay por un “problema” en la documentación.

Las visas indicaban que tenían 60 días para ingresar al país y lo habían hecho recién al día 63. Aquella madrugada, los dos adolescentes, de 13 y 16 años no pudieron siquiera ver a su madre.

Pese al llanto y que los amparaba el derecho internacional, el funcionario de Migraciones decidió expulsarlos en el mismo avión que los había traído.

El hecho, que indignó a la Institución Nacional de Derechos Humanos, fue publicado por El País y, tras la nota periodística, la Cancillería uruguaya tomó cartas en el asunto.

Cuando pasaban 22 minutos de esta última medianoche, los jóvenes dominicanos regresaron a Uruguay y esta vez sí pudieron pasar el puesto de control migratorio. En el hall de espera los aguardó su madre, visiblemente emocionada.

Tras unas horas de descanso -y charlas para ponerse al día- los inmigrantes iniciaron los trámites de residencia; bajo el amparo de la reunificación familiar.

El desafío, ahora, es otro: todos pasaron a convivir en la pensión del Cordón en la que se alojaba Elizabeth. Pero solo ella tiene un ingreso fijo, como cuidadora en un hogar para la tercera edad.

Su sueldo de $ 18 mil no alcanza, a priori, para costear el alquiler y la vida de todos sus hijos. Para ella, igual, es otro cantar; al menos están juntos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos