SIN APORTES

Jóvenes de entre 18 y 29 años piensan más en cambiar de empleo y prevalece la informalidad

Un Informe del Sistema de Información de Calidad Laboral sobre los jóvenes y el trabajo en Uruguay señala que los empleados que tienen entre 18 y 29 años presentan más informalidad que el promedio de los ocupados.

Dos jóvenes se presentan ante un centro de búsqueda de empleo en Miami. Foto: AFP
Foto: Archivo / El País

Los jóvenes trabajadores que tienen entre 18 y 29 años presentan más informalidad que el promedio de los ocupados, según señaló un informe realizado por el Sistema de Información de Calidad Laboral (SICLAB), una iniciativa de UniónCapital AFAP, que está a cargo de Equipos Consultores y el Instituto de Economía de la Facultad de ciencias Económicas y Administración para el análisis y seguimiento permanente de la calidad del empleo en Uruguay.

Este informe de abril muestra que el 60,9% de los jóvenes residentes en el país entre 18 y 29 años son trabajadores y representan el 22,5% del total de ocupados, según datos de la Encuesta Continua de Hogares del INE del año 2017.

Y los datos muestran que ese grupo de jóvenes que trabaja y tiene entre 18 y 29 años se encuentra en una situación de informalidad en mayor proporción que el promedio de los ocupados (31% frente a 24%).

Así, se ve por ejemplo, que el 38% de los jóvenes entre 18 y 22 años no aporta a una caja de jubilaciones por su trabajo. Este porcentaje, señala el informe, se ubica en 31% en el caso de los jóvenes entre 23 y 26 años y en el promedio del total de ocupados para el segmento de entre 27 y 29 años.

Cuando los expertos analizaron la formalización del empleo de los trabajadores jóvenes según su nivel socioeconómico, lograron observar que algo más de la mitad de los que provienen de hogares de nivel socioeconómico bajo se encuentran en situación de informalidad.

Cambios de trabajo

El informe presentado muestra también que los jóvenes tienen intenciones de cambiar de empleo en los próximos seis meses de manera bastante más marcada que el promedio de los ocupados.

Casi el 50% de los jóvenes trabajadores entre 18 y 22 años tienen previsto hacerlo en ese período. 

Estos datos se complementan con los de la Encuesta Continua de Hogares del INE del año 2017 que señalan las diferencias en relación a la calidad laboral de acuerdo a la edad: hay que tener en cuenta que entre los que tienen 18 a 22 años las carencias son más que los que son más grandes.

El informe muestra que hay una diferencia estructural en términos de calidad del empleo por edades: los trabajadores de 18 a 22 años tienen una menor calidad del empleo en comparación a los demás trabajadores a lo largo de todo el período (2009-2017). El Índice de Carencias es un 40% más elevado, en promedio, que el de los trabajadores de 30 años o más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)