UNA OBRA QUE SIGUE GENERANDO POLÉMICA

Intendencia mantendrá los bancos en Plaza Zabala varios meses

El intendente Christian Di Candia prometió el 3 de junio a vecinos de Ciudad Vieja una respuesta en 15 días.

Los bancos en la Plaza Zabala siguen generando polémica. Foto: Leonardo Mainé
Dos jerarcas de la Intendencia concurrieron a la Junta y dijeron que la evaluación de los bancos continuará al menos hasta el verano. Foto: Leonardo Mainé

El lunes 3 de junio el intendente de Montevideo, Christian Di Candia, visitó la Plaza Zabala y se entrevistó con los vecinos que se oponen a los bancos que fueron colocados en la calle. Les reconoció que la intervención tiene “aspectos a revisar” y les anunció que “en 10 o 15 días” tendrían noticias suyas. Pasado ese tiempo, nada han sabido del jefe comunal.

Pero además, las directoras de Acondicionamiento Urbano y Planificación de la Intendencia, Silvana Pissano y Patricia Roland, respectivamente, concurrieron a la Junta Departamental y anunciaron que la idea es hacer una evaluación que se prolongará hasta el verano.

Aunque los vecinos denuncian que no fueron consultados por la comuna y la Comisión de Patrimonio también dijo haber sido dejada al margen de la discusión, la directora de Acondicionamiento Urbano aseguró que todas las partes fueron consultadas y que se llegó a la intervención luego de un diálogo fluido con ellas.

“Hemos tenido reuniones con concejales vecinales, concejales municipales, con el Municipio B, además de con los vecinos y las vecinas, y las hemos tenido en más de una oportunidad; por lo menos fueron tres. Y también mantuvimos reuniones con la Comisión Especial Permanente de Ciudad Vieja, con la del Patrimonio nacional, y además dialogamos con la Facultad de Arquitectura y con la Sociedad de Arquitectos, entre otros actores”, destacó Pissano.

A su vez, la jerarca dijo que se hicieron algunos cambios al proyecto tomando en cuenta los comentarios de los vecinos. “Muchas de las propuestas que plantearon son parte, hoy, de modificaciones al proyecto. Por ejemplo, hubo una solicitud concreta de un lugar para que el Bus Turístico, que llega cerca de algunos comercios, pudiera estacionar. Eso se logró”, indicó. También señaló que el color original del piso era amarillo y que luego de los reclamos, se pintó con “un gris muy clarito”.

Foto: Darwin Borrelli
Vecinos organizaron "sentada" para evitar que pinten el suelo de las "estaciones de descanso": Foto: Darwin Borrelli

Tanto Pissano como Patricia Roland, directora de Planificación de la Intendencia, destacaron que la propuesta original era la de peatonalizar toda la plaza. “Era una intervención mucho más cara que la que terminamos haciendo. Tuvimos muchas discusiones con la Comisión del Patrimonio de la Nación, con la Comisión de Ciudad Vieja, con los vecinos… Entonces, dijimos que era mejor hacer una intervención más blanda, de carácter reversible, que nos permita probar si vamos por el buen camino”, anotó Roland.

Comisión de Patrimonio.

De todos modos, la directora de Planificación admitió que la Comisión de Patrimonio no aprobó la obra, como lo señaló públicamente su presidente, el arquitecto Nelson Inda. “Presentamos el proyecto en forma oral y con imágenes, y a la Comisión le gustó. Luego mandamos el expediente. Es verdad que ellos no lo respondieron, no lo aprobaron”, indicó Roland.

“Presentamos el proyecto en forma oral y con imágenes, y a la Comisión le gustó. Luego mandamos el expediente. Es verdad que ellos no lo respondieron, no lo aprobaron. Nosotros también entendíamos que esto que estábamos haciendo no modificaba lo que es patrimonio nacional, es decir, lo que es competencia de ellos, como sería transformar la traza. El proyecto anterior sí lo hacía, porque dejábamos de tener veredas y aceras. De todas maneras, siempre se le presentó el proyecto”, agregó la directora de Planificación de la IMM.

También aclaró que “la Plaza Zabala no es una plaza de los vecinos que viven enfrente”, sino “de todos los montevideanos y de todos los uruguayos”, así como “de los turistas”.

Pissano, por su parte, explicó que la intervención costó $ 15 millones, de los cuales $ 9 millones fueron para las veredas, tanto de la propia Plaza como de la Circunvalación Durango. “Por lo tanto, los otros seis millones se dividen así: medio millón de pesos se destinó a la pintura del piso, y cinco millones y medio fueron para el equipamiento, incluido su mantenimiento por un año”, detalló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados