MONTEVIDEO

Iniciaron demolición del muro y cerco que había colocado el clan del Complejo Quevedo

El clan familiar que controlaba la venta de drogas en el complejo de viviendas había colocado un muro, un cerco de alambre de púa y un sistema de vigilancia con 36 cámaras para estar al tanto de los movimientos de la zona.

Demuelen muro y cerco que colocó el clan del complejo de viviendas. Foto: L. Mainé
Demuelen muro y cerco que colocó el clan del complejo de viviendas. Foto: Leonardo Mainé
Demuelen muro y cerco que colocó el clan del complejo de viviendas. Foto: Leonardo Mainé
Demuelen muro y cerco que colocó el clan del complejo de viviendas. Foto: Leonardo Mainé
Demuelen muro y cerco que colocó el clan del complejo de viviendas. Foto: Leonardo Mainé

La semana pasada cayó la cúpula del clan de Complejo Quevedo: una familia que controlaba la venta de drogas en esas viviendas ubicadas en Jardines del Hipódromo. Estas personas habían construido un muro, instalado cámaras y colocado un cerco de alambre de púa para controlar los movimientos del barrio.

Hoy miércoles comenzó la demolición de dicho muro y también del cerco, así como también el desmantelamiento del sistema de videovigilancia que constaba con 36 cámaras.

La Policía informó que esta mañana se recuperaron cinco viviendas en el Complejo: una de ellas es "el apartamento que era utilizado como local de venta de drogas que tenía en su interior un circuito de videovigilancia", otra es "la vivienda donde habían instalado una almacén que era un comercio de pantalla de la actividad ilegal y que fue un elemento clave para la imputación del delito de lavado de activos". Las otras tres viviendas recuperadas fueron desalojadas en la medida que se constató que los residentes no eran los autorizados: un equipo de Policía Científica realizó el registro de todas las viviendas y colocó precintos.

Un grupo de trabajadores de UTE ingresó esta mañana al complejo para inspeccionar el consumo irregular de energía, luego de que la semana pasada se constató que 25 viviendas estaban con conexiones ilegales.

En la inspección de hoy miércoles los trabajadores confirmaron otros 18 casos de viviendas que estaban conectadas ilegalmente.

Las tareas de demolición las lleva adelante la Intendencia de Montevideo, con el apoyo de la Guardia Republicana y el Grupo de Reserva Táctica de Jefatura.

Prisión.

La líder del clan dio a luz hace tres meses a su séptimo hijo. Está amamantando. Durante la audiencia de formalización su abogado defensor pidió prisión domiciliaria para ella debido a su situación familiar.

La mujer había sido detenida en tres oportunidades por negociar con drogas y siempre obtuvo la libertad porque logró que la declararan inimputable. Fue formalizada por tráfico de drogas y lavado de activos.

Junto a la mujer marcharon a prisión su marido, imputado por tráfico de drogas, lavado de activos y tráfico de armas, y su suegro, un sujeto al que la Policía señala como encargado de seguridad del “fortín” de la calle Quevedo. Además, fue condenado un hombre por el delito de asistencia al narcotráfico que fue detenido durante uno de los allanamientos. Era el que estaba a cargo de la boca.

De la miseria a la gran vida

Hace tres años los integrantes del clan “vivían en extrema indigencia”, dijo una fuente del Ministerio del Interior. Estaban en un rancho del barrio Ituzaingó. Cuando en el año 2015 se mudaron al Complejo Quevedo todo cambió. El martes la Policía les incautó un automóvil que compraron en mayo a US$ 18.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º