ALOJAMIENTO POR SEXO

INAU: "Hay indicios" de abuso a una adolescente

En el INAU, informaron a El País que el informe que se realizó en unas 48 horas, se elevará ahora a los integrantes del directorio para definir el procedimiento a seguir.

Marisa Lindner, presidenta del INAU. Foto: Presidencia
Marisa Lindner, presidenta del INAU. Foto: Presidencia

Una investigación administrativa interna dispuesta de forma urgente por las autoridades del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) por una denuncia de una adolescente a una funcionaria por presunto ofrecimiento de hospedaje a cambio de mantener relaciones sexuales, determinó que "hubo indicios" de esos episodios.

En el INAU, informaron a El País que el informe que se realizó en unas 48 horas, se elevará ahora a los integrantes del directorio para definir el procedimiento a seguir. Normalmente ante este tipo de casos, se convoca a la funcionaria para que preste declaración y luego se puede definir enviar el caso a la Justicia. En este caso, la dirección departamental de Montevideo elevó el informe a Jurídica para que sea esa repartición la que sugiera acciones al directorio.

Este lunes, la presidenta del INAU, Marisa Lindner, confirmó a El País que le dieron licencia a la funcionaria hasta que se conozcan los resultados de la investigación, "como medida precautoria". Es que el directorio del organismo no le aceptará la renuncia hasta que se resuelva qué fue lo que ocurrió entre la funcionaria y la joven. Fuentes del INAU señalaron a El País que "no podemos decir que se haya constatado, pero sí hay indicios que se sumarían a la presentación de la renuncia de la tallerista que sería otro indicio". Según informó este fin de semana Montevideo Portal, la joven denunció a su madre por malos tratos y abusos, y fue por ello que la Justicia dispuso que fuera enviada a dependencias del organismo. En ese momento fue ingresada en un hogar de amparo, el Hogar Femenino (Ceif), centro en el que permaneció tres años. La denunciante declaró que "la mujer permanentemente le insinuaba que quería acostarse con ella", señalaron fuentes del caso.

La víctima indicó que los acosos de la funcionaria ocurrieron desde que ingresó al centro, es decir cuando ella tenía 15 años. Contó también que durante su estadía en el centro, era frecuente que la tallerista (así es el cargo que figura en el contrato de la mujer) le enviara mensajes de texto a su teléfono personal. Asimismo la fuente también consignó que tras consultar cuántas adolescentes había en el hogar femenino, constató que hay 15.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados