BASURA EN MONTEVIDEO

IMM pregunta a los vecinos: ¿pagaría $ 250 para financiar un nuevo sistema de residuos?

Realizan encuesta a quienes viven del municipio CH; pondrían tachos de basura en los domicilios.

Contenedores de basura en Montevideo. Foto: Marcelo Bonjour.
Contenedores de basura en Montevideo. Foto: Marcelo Bonjour.

Es de tarde y el sábado está helado. Sin embargo, suena el timbre. Del otro lado de la puerta una joven con decenas de láminas de colores en una mano y un celular en la otra se presenta como representante de una empresa de encuestas. “Son solo 15 minutos”, avisa, y dice que en esta oportunidad la medición busca detectar qué tanto les preocupa a los vecinos del municipio CH el problema de la basura.

Estamos afuera de un apartamento ubicado en los límites entre Pocitos y Punta Carretas, y detrás de la joven hay un contenedor que se desborda como un vaso de cerveza servido con descuido. La encuesta es a pedido de la Intendencia de Montevideo (IMM) y todas las preguntas parecen estar direccionadas a condicionar, de algún modo, la respuesta a la última consulta: ¿Estaría dispuesto a pagar $ 250 -por fuera de la contribución- para financiar un nuevo sistema que pueda solucionar el problema de la basura?

¿Qué tanto le preocupa el problema de la basura? ¿Qué opina de los contenedores que se usan en este municipio? Si no tiene una buena opinión de ellos, ¿por qué es? ¿Porque la gente deja basura afuera? ¿Porque se llenan rápidamente? ¿Porque no pasa seguido el camión recolector? ¿Porque los recolectores no juntan la basura que queda en los alrededores? ¿Porque son visitados por demasiados recicladores? ¿Porque emanan olor? ¿El camión recolector pasa todos los días? ¿Lo siente pasar? ¿Le gustaría que cambiara el sistema?

La representante de la empresa de encuestas lee el torbellino de preguntas en el teléfono celular, pero antes pregunta si el vecino está dispuesto a ser grabado. La información, jura, no se utilizará en ninguna parte; es solo porque hay algunas respuestas que pueden ser más conceptuales y no es fácil anotarlas en el momento. De todos modos, la mayoría de las preguntas se contestan con una escala del uno al cinco, donde uno es muy malo y cinco es muy bueno.

También se trata de detectar qué tan vasta es la conciencia ambiental del vecino: ¿Separa la basura? ¿Por qué no lo hace? ¿Por falta de espacio? ¿Por falta de ganas? ¿Por qué cree que para nada sirve? Si la separa, ¿la separa siempre? Si no la separa, ¿no la separa nunca?

La joven también cuestiona si el contribuyente sabe que, por día, la usina Felipe Cardoso de la Intendencia de Montevideo recibe 2.200 toneladas de basura, y que de estas solo cuatro llegan a reciclarse. Y después, otro cambio de tema: ¿cuánto paga de contribución?

Ayer: varios contenedores de Pocitos estaban llenos hasta al tope y con basura alrededor. Foto: D. Borrelli
Contenedores de Pocitos. Foto: Darwin Borrelli

Mientras habla, muestra unas láminas con la gran cantidad de basura que los montevideanos tiran por día. Las fotos son conocidas, pero continúan siendo impresionantes. En la penúltima imagen se pueden ver a los contenedores que están actualmente en el municipio CH, y en la última se devela el posible plan que podría instaurar la intendencia, o del que por lo menos quiere saber lo que los vecinos piensan.

¿Estaría dispuesto a cambiar los contenedores actuales por estos?, lanza, y muestra en la imagen uno igual a los verdes de puerta pequeña que están en el municipio B. Después, vuelve a preguntar: ¿Estaría dispuesto a poner tachos de basura así en su casa? Y señala unos recipientes de poco más de un metro, muy parecidos -quizá iguales- a los que se utilizan en el departamento de Canelones, luego de un cambio en plan de residuos llevado adelante por el intendente Yamandú Orsi durante la gestión anterior. Al final muestra unas cajas de plástico amarillo, dice que sirven para tirar vidrios, y pregunta al vecino si estaría dispuesto a trasladarse algunas cuadras para desechar envases.

Y luego sí viene la pregunta final: ¿Pagaría $ 250?

Consultado por El País, Guillermo Moncecchi, director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo, sostiene que lo que se está haciendo es sondear en varias zonas qué tanto les preocupa a los vecinos el problema de la basura.

“Si están dispuestos a pagar, es porque les preocupa mucho”, advierte. En cuanto a si el pago extra se está evaluando, advierte que “por ahora no”, aunque al mismo tiempo cuenta que se está preparando una serie de modificaciones dentro del sistema de residuos y que es esperable que dentro de un mes haya novedades. También dice que no se piensa en una solución única para toda la capital, sino en “diferentes alternativas para diferentes zonas”.

Se recicla muy poco

La usina Felipe Cardoso recibe 2.200 toneladas de basura de los montevideanos por día. Una mitad corresponde a residuos domiciliarios y la otra, a lo que tiran empresas. El reciclado de los primeros está a cargo de la comuna. Al día solo se reciclan cuatro toneladas, y la cifra se mantiene desde hace muchos años.

El plan que Carolina Cosse presentó antes de asumir la intendencia incluía varias iniciativas, como una “puesta a punto, reparación y limpieza” de los contenedores. También se señaló que se iba a trabajar en acuerdos con empresas para el mejor funcionamiento de las cuatro plantas de clasificación que hay en la capital.

El plan ya incluía, en su fase 1, la entrega de dos contenedores para 500 hogares, para facilitar la clasificación de origen dentro de los domicilios. En el sondeo realizado ahora por la intendencia el contenedor que se dice que se podría poner a disposición es uno solo, y el que estaría en la calle también. Solo habría recipientes especiales para tirar los vidrios.

La intendenta también prometió que se duplicarían los puntos para tirar material reciclado -esto se refiere a los contenedores verdes y grandes que se ven en los estacionamientos de los supermercados, por ejemplo. Además, se aprestan a generar un Observatorio Ambiental. Según dijo Guillermo Moncecchi a El País, en los próximos días se presentarán nuevos planes para la recolección de residuos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados