Contrapunto oficial

IMM mantuvo su postura de cobrar una "tarifa turística"

El Ministerio de Turismo, en tanto, se mostró en contra de la propuesta.

En Montevideo: de aprobarse la propuesta que está a estudio de la Junta Departamental, se le cobrará al turista entre US$ 0,5 y US$ 1. Foto: Darwin Borrelli.
En Montevideo: de aprobarse la propuesta que está a estudio de la Junta Departamental, se le cobrará al turista entre US$ 0,5 y US$ 1. Foto: Darwin Borrelli.

La Intendencia de Montevideo defendió la creación de una tasa turística para los visitantes que lleguen a la ciudad desde el extranjero y remarcó que los uruguayos no se verán afectados por ese tributo.

Como dio cuenta El País en su edición de ayer, la comuna incluyó en su mensaje de modificación presupuestal 2019 un artículo con el cual crea una "tasa turística". Será un monto fijo de US$ 0,5 por noche y por persona mayor de 11 años alojada en hoteles clasificados con 3 estrellas, y otro de US$ 1 para quienes se hospeden en los de 4 y 5 estrellas. El monto máximo a cobrar será de hasta US$ 5 por cada turista y estadía.

El objetivo, según el director de Desarrollo Económico del gobierno departamental, Oscar Curutchet, es "incentivar, promover y posicionar a Montevideo como destino turístico".

Sin embargo aclaró que ese tributo no afectará a los uruguayos. "Ningún ciudadano de este país va a pagar un peso por esta tasa turística", dijo en una conferencia de prensa realizada ayer en la IMM.

Según explicó, este tributo se utiliza en distintas ciudades del mundo y quienes viajan "está acostumbrado a pagarla con total normalidad". "Ninguna persona ha desistido de ir a algún destino por pagar una tasa turística", sostuvo.

En Argentina, por ejemplo se cobra la denominada "Ecotasa" en todos los tipos de alojamientos —no solo hoteles— de Bariloche e Iguazú, con el fin de conservar y mejorar el patrimonio y los sitios del lugar.

En el caso de España, Cataluña cobra a partir de los 18 años una tasa de 2,25 euros por persona y por día si se aloja en un hotel de cinco estrellas o camping de lujo y hasta los 0,65 euros a quienes se queden en otros establecimientos. Los que se alojen por Airbnb u otra plataforma de alquiler pagan 2,25 euros por noche.

Las ciudades de París, Bruselas, Praga, Viena, Roma, Milán, Venecia y Nueva York también cobran tasas por alojamiento que van de 0,22 a 7 euros dependiendo de la zona y de las características del hospedaje.

Gestión del dinero.

Cada año la comuna invierte entre 80 y 90 mil dólares en turismo. Con el tributo, de acuerdo a Curutchet, se lograría recaudar un millón de dólares que según explicó, serán utilizado para fomentar el turismo.

Ese dinero, según aclaró la directora de Turismo de la comuna, Elizabeth Villalba, no irá a las arcas de la IMM sino que estará gestionado por Montevideo Bureau, una organización en donde están congregados actores públicos y privados (como hoteles, restoranes, la IMM y el Ministerio de Turismo) que tienen como fin "mejorar la competitividad turística del destino".

Entre las ideas que manejan está la mejora de la señalética, fortalecer las rutas turísticas, o realizar obras "que queden en la ciudad, como dotar a una playa de accesibilidad absoluta", dijo Curutchet.

Enfrentados.

El Ministerio de Turismo, en tanto, no se mostró de acuerdo con la creación de esa tasa. El subsecretario de la cartera, Benjamín Liberoff, dijo ayer en el Informativo Carve que en los años que llevan en la administración, se han pronunciado internacionalmente contra tasas o gravámenes al turismo "que no signifiquen mejoras en el servicio".

Sin embargo, admitió que es algo que existe en otras partes del mundo. "No es que esto sea un invento de la administración de Montevideo", dijo. Y agregó que es un tema que ha sido "conversado" con las autoridades del ministerio pero que "formalmente dijeron que no acompañarían la propuesta". De todos modos, se mostró abierto a discutir el tema.

Consultado sobre el impacto que puede significar la medida, Liberoff contestó: "¿A usted le gusta que si no tiene un servicio se le cobre?". Y brindó una propuesta alternativa que también ocurre en otras ciudades del mundo.

"Cuando una persona se retira de un establecimiento se le brinda un indicador del esfuerzo que se está haciendo por mantener el medio ambiente, el lugar y por tener las mejores condiciones para el turismo, y se le dice que si quiere puede colaborar para mejorar esas condiciones y se le pide una tasa voluntaria", explicó.

Liberoff cuestionó también la propuesta de que la tasa se cobre solo en la hotelería. "¿El alquilador de autos no es una prestadora de servicio? ¿La agencia de viajes no lo es? ¿Por qué solo la hotelería contribuiría de forma de promoción turística?", se preguntó el jerarca.

"Lo discutirá la Junta. Veremos que resuelven", concluyó.

Barrios: "No vamos a votar más impuestos, ni para extranjeros"

El abogado y edil nacionalista Javier Barrios Bove dijo a El País que "lo que realmente se encubre con la tasa es un impuesto a los turistas". "No somos partidarios de votar nuevos impuestos, ni siquiera para los extranjeros", explicó. Según dijo, el tributo se trasladaría a las tarifas de los hoteles, y eso haría a Montevideo "aún menos competitiva contra destinos similares como Argentina o Brasil". El edil también dijo que si se tratara de una tasa "tendría que haber una contrapartida para quien la paga", pero que muchas veces "los turistas estarían pagando por algo en lo que tal vez no se vean beneficiados". "Utilizan el fondo para arreglar el Parque de los Aliados, por ejemplo, pero tal vez ese turista nunca va", dijo. Se mostró asimismo preocupado por el hecho de que el fondo recaudado a partir de la tasa turística será administrado por Montevideo Bureau, un conglomerado que incluye actores públicos y privados, que serían los que definirían las obras a realizar, "cuando eso corresponde a las autoridades, a la Intendencia y a la Junta Departamental", concluyó el edil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)