NEGOCIACIÓN SALARIAL

Hubo acuerdo entre el sindicato de domésticas y la patronal: este es el ajuste

Hasta el 31 de octubre, las trabajadoras domésticas deberán cobrar al menos $ 109,03 la hora. Entre noviembre y fin de año $ 112, 84 y desde el 1 de enero de 2021 al 30 de junio $ 116,23.

El sindicato de trabajadoras domésticas quiere una categorización.
Foto: archivo El País.

El Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas y la patronal pudieron ponerse de acuerdo luego de semanas de negociación. En el acta firmada en el Ministerio de Trabajo y Seguridad social (MTSS), se estableció que "los incrementos porcentuales acumulados previstos al 1 de julio de 2020 (4,27% por correctivo y 3,5% por ajuste nominal), serán redistribuidos".

El correctivo corre desde julio y el ajuste desde noviembre.

En lo que refiere a los salarios mínimos, desde julio y hasta el 31 de octubre, las trabajadoras domésticas deberán cobrar al menos $ 109,03 la hora. Entre noviembre y fin de año $ 112, 84 y desde el 1 de enero de 2021 al 30 de junio $ 116,23.

El ida y vuelta entre el sindicato y la patronal se había generado porque el sindicato consideraba que correspondía otorgar ahora el aumento total, cercano al 8% y retroactivo al 1° de julio mientras que los empleadores entendían que a raíz de la crisis originada por la llegada del coronavirus, había que replantear la situación y lo firmado en el convenio.

Hasta ahora, según los cálculos del sindicato de trabajadoras domésticas, hubo entre 1.400 y 1.500 empleadas despedidas en el país debido a la crisis económica generada por la pandemia.

Actualmente existen unas 80.000 trabajadoras domésticas registradas en el Banco de Previsión Social (BPS), pero la cifra real es bastante más alta, ya que existe un alto número de trabajo en negro. El Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas calcula que, en total, son unas 115.000 empleadas en el país.

"Cimbronazo" por la crisis económica

Mabel Lorenzo, presidenta de la Liga de Amas de Casa, dijo hace unos días a El País que “el cimbronazo” producto de la crisis económica debido a la pandemia obliga a replantear la situación y lo firmado en el convenio.

“Vivimos un momento complicado donde debe priorizarse el empleo y el aumento salarial debe tener relación con la realidad del país”, afirmó Lorenzo. Agregó que lo lógico era no dar “todo de golpe” y que además la enorme mayoría de los empleadores del sector doméstico a la vez son empleados o jubilados. “En ese sector empleados y empleadores están en los mismos términos”, indicó Lorenzo.

En tanto, la delegada sindical Yaneth Mazzoleni había afirmado que no había negociación porque la patronal estaba “parada en su postura” y el sindicato no tenía herramientas “para negociar” en ese momento. “Presentan propuestas y hay que llevarlas o llevarlas. Eso no es una mesa de negociación”, indicó hace unos días.

Hasta ahora, según los cálculos del sindicato de trabajadoras domésticas, hubo entre 1.400 y 1.500 empleadas despedidas en el país debido a la crisis económica generada por la pandemia. Hoy existen unas 80.000 trabajadoras domésticas registradas en el Banco de Previsión Social (BPS), pero la cifra real es bastante más alta, ya que existe un alto número de trabajo en negro. El Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas calcula que, en total, son unas 115.000 empleadas en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados