LOS DIBUJANTES URUGUAYOS DE FUTBOLISTAS

Héroes celestes en trazos de lápices

Un dibujante realista y un caricaturista interpretan a Cavani, Suárez y Tabárez

El dibujo de Suárez le llevó 8 horas de trabajo. Foto: Nicolás Méndez
El dibujo de Suárez le llevó 8 horas de trabajo. Foto: Nicolás Méndez

Caricaturescos y realistas. Dibujantes uruguayos retratan a las figuras más importantes de la selección y del fútbol nacional. Sus obras impresionan a los jugadores que las reciben de regalo y, en algunos casos, las compran.

Luis Correa, de 26 años, es uno de los exponentes "realistas". Con cuatro o cinco lápices de diferente grosor, intenta acercarse a la versión más real del representado.

De niño dibujaba cómics, de grande vio una imagen realista y dijo: "Esto quiero hacer yo". Hace cuatro años decidió perfeccionarse y estudiar la técnica. Aprendió con Charles Laveso, un profesional de Brasil con quien estudió dos años vía Internet.

"Trato de pasar una fotografía a un dibujo. Copio sombras, detalles de arrugas, de orejas y de lo que sea", comentó en diálogo con El País.

El proceso comienza con la selección en Google de una imagen que hable de cómo son las personas. "La del Maestro, que está en conferencia de prensa, me genera respeto y seriedad", comentó. Busca que tenga la mayor resolución posible para lograr una radiografía cabal del retratado y que se "luzca más". Luego, en una hoja A4, se pone manos a la obra.En tiempo, el dibujo de Edinson Cavani le demandó 78 horas de trabajo, según contabilizó tras varias semanas sentado frente al lienzo. El del técnico de la selección, Óscar Tabárez, le supuso unos tres meses. "Hubo días que fueron cuatro horas, otros de una".

El dibujo de Óscar Tabárez cuenta con tres meses de trabajo. Foto: Luis Correa
El dibujo de Óscar Tabárez cuenta con tres meses de trabajo. Foto: Luis Correa

Correa, obrero de la construcción, no es hincha de ningún cuadro local. Solo de la selección. Posee tanta devoción por la celeste que decidió obsequiar estos dibujos a sus homenajeados a modo de agradecimiento por sus actuaciones futbolísticas. En algunos casos, pudo fotografiarse con ellos y sus obras.

A Tabárez pudo dársela la semana pasada. El DT quedó sorprendido por semejante retrato. A Suárez se la obsequió a través de su señora. Luego, la estrella de Barcelona le agradeció con un video. A Cavani se la dio luego de un entrenamiento en el Complejo Celeste.

Los dibujos aún no son su fuente de trabajo. "Tengo algunos sueños cumplidos que fueron conocer a los jugadores que retraté. El sueño máximo es poder dedicarme solo a esto. En Uruguay no hay mucho mercado por lo que no quiero dejar algo que me da seguridad laboral", comentó.

Durante varias semanas, Luis Correa dibujó a Edinson Cavani festejando un gol. Foto: Luis Correa
Durante varias semanas, Luis Correa dibujó a Edinson Cavani festejando un gol. Foto: Luis Correa

No obstante, la exposición de sus trabajos sobre los máximos jugadores de la selección le permitió recibir propuestas para dibujar retratos particulares. "Con esos ingresos, me ayudan a construir mi casa y el dormitorio de mi hija, que tiene siete meses", comentó.

Caricaturesco.

Nicolás Méndez, de 29 años, es uno de los caricaturistas de jugadores más afamados en Internet. A los tres años empezó a dibujar, según le recuerdan sus padres. Y, poco a poco, comenzó a destacarse en la caricatura.

Su padre, conocedor de este tema ya que había realizado algunos cursos, era su crítico por excelencia. "Si me decía que estaba bien lo que hacía, me iba a creer que era un crack y no iba a querer avanzar", contó a El País. A los seis años ya dibujaba a sus compañeros y a su maestra, rememoró.

Méndez, que trabajaba en un supermercado, estudió en un curso del dibujante Hogue y a partir de ahí su carrera no paró de crecer.

En su "taller" no hay olor a pintura. Méndez no dibuja sobre papel. Lo hace en su computadora: con un lápiz electrónico, hace los trazos en una tableta que tiene al costado. Lo que caricaturiza lo ve en el monitor de su PC.

Oscar Tabárez. Foto: Nicolás Méndez
Oscar Tabárez. Foto: Nicolás Méndez

Sus obras le demandan entre dos y ocho horas de trabajo. Todo comienza con una observación exhaustiva de lo que representará. "Miro muchas fotos y busco el gesto que yo quiero (…) Trato de retratar el alma de la persona más que el parecido físico", indicó.

Confesó que busca "hacer la diferencia" con detalles como el pelo de los brazos. "A veces ponés la vista tan fija en la computadora que quedás con los ojos rojos. La mano la muevo a mil por hora. Son muchas horas seguidas que a veces ni pestañeo", contó.

Su vínculo con los futbolistas comenzó con Sebastián Coates, zaguero de la selección uruguaya que hace más de una década vivía en una cooperativa de viviendas vecina a la suya. "De chicos siempre jugábamos al fútbol de una cooperativa contra otra. Después, cuando estaba en Nacional, le hice uno, lo mostró y a la semana siguiente me llamó otro jugador", contó.

Abrió una cuenta en Facebook en donde empezó a subir sus creaciones, a las que sumó las de futbolistas de otros equipos y de la propia selección. Hoy tiene más de 33.000 seguidores. En el último año ha conocido a varios jugadores celestes. Pero le falta a Suárez, a quien caricaturizó sacándose la remera en el festejo del gol ante Inglaterra en el Mundial pasado, cuyo trabajo le demandó, solo en el cuello, más de tres horas de dibujo.

"A mí me gusta mucho, pero no sé si le gustará a él. Si te lo encargan ellos, uno tiene un cuidado distinto", dijo.

Desde hace un año, esto se ha transformado en su trabajo diario (cobra 100 dólares por cada caricatura). "Pensar que trabajaba en un supermercado y ganaba 4.500 pesos", contó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)