Jornada solidaria

Una función exclusiva para niños de INAU y la Peluffo

La iniciativa fue organizada por El País; asistieron 50 niños.

VEA LA FOTOGALERÍA. Fotos: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Una jornada solidaria se vivió ayer en el teatro del Centro ubicado en la Plaza Cagancha. Cerca de 50 niños de entre dos y 14 años, pertenecientes a distintos hogares del INAU así como La Campana, el hogar de la Fundación Peluffo Giguens tuvieron la oportunidad de disfrutar de una tarde de entretenimiento, que incluyó una merienda conjunta, una obra de teatro y culminó con una entrega de juguetes para cada uno de los menores.

La actividad fue organizada por el Diario El País en el marco del Día del Niño.

A las 16:00 horas los pequeños, junto con sus acompañantes comenzaron a llegar al lugar. Allí los estaban esperando con una merienda: un yogurt, alfajores, barritas de chocolate y diversas golosinas.

A eso le siguieron juegos con globos y corridas por todo el lugar hasta que sobre las 17:00 horas comenzaron a ingresar al teatro. La alegría de sus rostros se mezclaba con incertidumbre por lo que iban a ver en el interior. Para muchos de esos niños era la primera vez que iban a poder disfrutar de una obra de teatro infantil.

El espectáculo elegido fue "El Fantástico viaje de Tía Libi", que narra la aventura de una señora que viaja en un barco junto a otros pasajeros que son nada más y nada menos que los personajes de los mejores cuentos clásicos infantiles de todos los tiempos: Peter Pan, Garfio, Aladino, Zafar y El Gato con Botas. Cuenta además con canciones de María Elena Walsh.

La obra duró una hora y al finalizar se les entregó a cada uno de los niños un regalo. "¡Un reloj, tengo un reloj!", gritaba uno de los niños blandiendo emocionado la caja con el regalo que incluía otros elementos. Otros recibieron pequeños camiones, puzzles, muñecas, peluches, cuerdas de saltar, lápices de colores, libros y hasta remeras.

Los hogares.

Los niños que participaron provienen de cuatro hogares distintos: Uruguay, Cuaraí. del Bebé y La Campana de la Peluffo Giguens. Algunos atienden a niños de la primera infancia (de 0 a 5 años) otros a niños de 4 a 12 y otros incluyen también a la familia.

En Casa Uruguay, ubicada en Suárez y Bulevar Artigas, son unos 20 niños (todos grupos de hermanos) que viven las 24 horas en el lugar. Allí las educadoras los acompañan en sus rutinas diarias, desde el cambio de pañales hasta la realización de deberes.

Lo mismo ocurre en el hogar Cuaraí que se centra en la primera infancia. "Tenemos 17 niños. Se hace un acompañamiento en todo su desarrollo. Es la dinámica que ocurre en cualquier hogar", dijeron desde Cuaraí. El Hogar del Bebé, en tanto está integrado por 82 niños, y funciona en dos modalidades: una en la cual el niño vive en el hogar las 24 horas y otra en donde los niños viven con sus familias pero se les realiza un seguimiento, a la vez que se los apoya con una canasta de comestibles, pañales, remedios, ropas y muchas veces hasta en el amoblamiento de la casa.

La Campana de la Peluffo Giguens aloja junto a un familiar a aquellos niños que padecen cáncer y viven en el interior, para que puedan recibir tratamiento. Allí se les da alimentos, así como contención y atención psicosocial durante y luego del tratamiento.

El País, Fundación Peluffo Giguens, Hogar del Bebé, Hogar Uruguay

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º