DIRECCIÓN NACIONAL DE MIGRACIÓN

Fronteras cerradas dieron un revés a la migración

Argentinos y brasileños vuelven a ser el mayor tránsito de pasajeros.

Precauciones: la entrada al país se realizó con las medidas sanitarias: se tomó la fiebre y se fumigó a cada uno de los pasajeros. Foto: Gerardo Pérez
La entrada al país el 15 de mayo en el puerto de Montevideo se realizó con las medidas sanitarias. Foto: Gerardo Pérez

En enero, cuando en Uruguay se debatía cómo acabaría la temporada turística, más de 700.000 personas entraron al país. Al menos esa fue la cantidad de pasajeros, de todas las nacionalidades, que pasaron por alguno de los puestos migratorios. En abril, con las fronteras cerradas por COVID-19, fueron menos de 8.500 los ingresos. Y más de la mitad eran compatriotas retornados.

Ni el más osado de los demógrafos se anima a pronosticar qué sucederá con la movilidad humana el día después de la pandemia. Pero, para el caso uruguayo al menos, las cifras de la Dirección Nacional de Migración muestran que podría haber un cambio de tendencia.

¿Por qué? Uruguay, que había sido un país “expulsor” de población durante más de seis décadas, pasó a tener un saldo migratorio positivo por diez años seguidos: vienen más de los que se van. Esa tendencia de la última década, empero, escondía una característica: el interés del uruguayo por emigrar.

El COVID-19 ha hecho que los principales flujos migratorios que estaban llegando en los meses previos (cubanos y venezolanos) se hayan “casi” cortado y que los viejos flujos (argentinos y brasileños) hayan regresado al podio.

El corte de venezolanos y cubanos no ha sido absoluto. Ocurre que en las operaciones de retorno de la Cancillería puede haber habido algún residente que entró con el pasaporte de su país de nacimiento o bien que haya solicitado el refugio. Uruguay es uno de los cuatro países de la región que permite el cruce de frontera por razones humanitarias.

Tanto la operación retorno como la flexibilidad por temas humanitarios dan como resultado que, en abril, haya entrado más gente que la que se fue (8.407 contra 3.469). Y entre esos que se fueron, hay más de 200 australianos del famoso crucero varado cerca de las cosas uruguayas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error