HALLAZGO

Frigorífico Anglo sigue revelando secretos para la arqueología

Buzos rescataron elemento de la vieja actividad portuaria.

El recipiente metálico era utilizado para sacar la sal desde las bodegas de los barcos. Foto: D. Rojas
Buzos: encontraron una cubeta para sacar la sal de los barcos.  Foto: D. Rojas

En aguas del río Uruguay, frente a la fábrica declarada Patrimonio de la Humanidad por Unesco, buzos y arqueólogos encontraron un recipiente de la época en que la "cocina del mundo" pertenecía a capitales alemanes que fundaron el colosal emprendimiento. En 1924 pasó a manos británicas. El hallazgo forma parte de la segunda etapa de exploración subacuática que realizan arqueólogos de la Comisión Nacional de Patrimonio, con apoyo de la Intendencia de Río Negro y el buzo doloreño Alfonso Quian, quien tiempo atrás descubrió el fuerte de Gaboto a orillas del río San Salvador, cerca de la ciudad de Dolores.

"Es una pieza que la detectamos con el sonar de barrido lateral, que se encontraba muy cerca del pie del muelle, zona donde se va a realizar la refacción por parte del Ministerio de Transporte y Obras Públicas", informó a El País el buzo Valerio Buffa.

"Con las autoridades de la Intendencia que administran el Anglo resolvimos tener una visión más clara del objeto, dado que la poca visibilidad del agua nos impedía evaluar sus características y su estado de conservación", indicó el integrante de la comisión de Patrimonio.

Ahora, resolverán en qué lugar del museo se hará el tratamiento de conservación correspondiente. "Requiere que quede fondeado por algún tiempo, lo que es el mantenimiento en agua, la desalinización y el posterior secado en forma controlada para que no continúe el proceso de corrosión", informó.

Buffa señaló que se trata de un elemento de fines del siglo XIX, vinculado a la carga y descarga en la operativa del muelle. "Supuestamente por el tipo de facturación, es una pieza de origen alemán", dijo, y estableció que además existen otras piezas detectadas que no se encuentran en la "zona de riesgo" de la inminente obra "por lo que es mucho más relajada la decisión a tomar en cuanto a qué hacer con ellas".

Función.

El historiador René Boretto, responsable de la investigación y del acopio de material histórico durante 40 años (lo que permitió crear el museo de la Revolución Industrial y con el paso de los años la postulación de Uruguay ante Unesco), informó que se trata de un recipiente que era utilizado para sacar la sal desde las bodegas de los barcos y volcarla en "zorras" que eran tiradas por burros hacia el depósito de la fábrica.

"Me animo a decir que esto tiene 120 años como mínimo. A este puerto llegaba una gran cantidad de barcos con materias primas obligatorias, como la sal o el carbón de coque que llegaba desde Escocia", informó Boretto a El País.

El especialista indicó que en la zona hay un trabajo arqueológico "de muchos años por delante", porque "el área costera que transitamos en ruta Panorámica (hacia Las Cañas) es un cementerio de máquinas. Viejos obreros nos señalaron que en 1918 se había hecho el enterramiento de una gran cantidad de máquinas", expresó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)