EN EL CAMPEÓN DEL SIGLO

Franco cumplió su sueño y salió con los jugadores de Peñarol a la cancha

El niño ingresó de la mano del defensa Ramón "Cachila" Arias.

Franco fue el invitado de honor en el CDS. Foto: Gerardo Pérez
Franco fue el invitado de honor en el CDS. Foto: Gerardo Pérez

Franco, el niño de 12 años que recibió un disparo en el pecho frente a la Plaza Casavalle el pasado 14 de marzo, fue un invitado de honor en el estadio el Campeón del Siglo antes del partido contra Danubio. 

Con la camiseta aurinegra firmada por varios jugadores, salió emocionado a la cancha para acompañar al plantel minutos antes de que comenzara el juego. 

Franco entró de la mano del defensa Ramón "Cachila" Arias y luego se sacó varias fotos junto al presidente del club, Jorge Barrera, encargado de invitarlo al partido. 

Franco con Jorge Barrera. Foto: Gerardo Pérez
Franco con Jorge Barrera. Foto: Gerardo Pérez

En la tarde de ayer fue dado de alta tras diez días de internación y volvió a su casa ubicada en Tres Ombúes. La bala, producto de un enfrentamiento entre bandas rivales, quedó alojada en el hombro y permanecerá allí.

El niño sorprendió a los adultos que lo rodean al explicarles que perdonaba a quien tiró del gatillo porque el disparo no era para él.

Su madre, Rossana Larzábal, contó ayer a El País que cuando llegaron al barrio lo esperaban sus vecinos y amigos más cercano con una torta y cartitas. “Yo estoy muy feliz, porque él esta bien”, afirmó.

Ayer el niño tuvo su primer control en el centro asistencial del Cerro. Los médicos tratantes son optimistas pero no tienen claro cuándo el niño podrá volver a la escuela o tener una dieta normal, explicó la madre.

“Yo tengo mucho miedo todavía, me dice que le duele el pecho y no sé qué hacer. Si le pasa algo tengo que pedirle a un vecino para que me ayude a llevarlo. Ahora le ordenaron reposo, no puede hacer nada que lo agite. Esto puede durar siete meses, un año o toda la vida”, dijo Rossana.

La familia de Franco es grande. Tiene seis hermanos y la pareja de su madre tiene nueve hijos. Los dos integrantes de la pareja tienen trabajo pero no pasan por el mejor momento.

Cuando ocurrió el incidente, Rossana estaba trabajando.

“Me dijeron que le habían dado un tiro en el pecho, creí que estaba muerto. Se me nubló todo y creí que me moría. Ahora no estoy trabajando y la obra en que trabaja mi marido está a punto de terminar”, contó a El País.

La Policía capturó al autor del disparo que dio en el pecho del niño y ya está en la cárcel. Luego detuvo a quien se suponía era el cómplice, pero fue liberado por falta de pruebas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)