Verano flojo

Febrero confirma un cierre negativo de la temporada estival

La primera quincena se alquiló un 50% menos, según inmobiliarias. Se bajaron los precios para captar más turistas, pero “no concretan mucho”.

Los cambios de quincena fueron los "días más difíciles", dicen comerciantes. Foto: Ricardo Figueredo
Los cambios de quincena fueron los "días más difíciles", dicen comerciantes. Foto: Ricardo Figueredo

Las previsiones que hacían los operadores turísticos para la primera quincena de febrero se cumplieron. Tomando en cuenta lo que fue el primer mes del año, tanto las inmobiliarias como el sector comercial, hotelero y gastronómico, esperaban que la tónica de pocos visitantes se mantuviera también para febrero, el mes menos fuerte del verano. Y así ocurrió.

Según explicó a El País Javier Sena, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Maldonado, la primera quincena de febrero cerró con un 50% menos de alquileres que el año pasado en la misma época. En cuanto a lo que se viene, explicó que han habido consultas “pero pocas concreciones”. “No sabemos lo que va a pasar”, dijo.

En este mes del año, explicó, los visitantes suelen ser en su mayoría uruguayos y argentinos. “En febrero viene muy poco brasileño y paraguayo y el público suele ser en su mayoría gente mayor. Los jóvenes vienen más en enero”, contó.

Explicó que este mes los precios de los alquileres están más bajos que el año pasado -entre un 15% y un 20%- con el fin de captar más visitantes. “De todas formas, cuesta mucho alquilar propiedades porque ha venido poca gente. Se ha dado sobre todo un febrero de propietarios”, indicó.

Tanto el sector inmobiliaria como el comercio en general están evaluando realizar alguna medida con el fin de visibilizar la “situación crítica” que están viviendo en ese departamento. “Todavía no se sabe qué se va a hacer. Estamos en diálogo con los demás gremios”, dijo.

“El comercio, la hotelería y los restoranes han disminuido su capacidad de trabajo con respecto al año pasado. Alguno puede haber trabajado bien, pero la mayoría está a media máquina”, sostuvo.

Restoranes.

Gastón Figún, integrante de la Corporación Gastronómica de Punta del Este, también prevé que febrero cerrará con cifras más bajas que el año anterior. “Ya se sabía desde el invierno que iban a venir menos argentinos. El tema en Punta del Este es que se trabaja fuerte solo los fines de semana y el resto de la semana está muy tranquilo. Lo que viene pasando es acorde a lo que se esperaba”, indicó Figún.

Según dijo, el sector viene arrastrando un invierno “que fue patético, donde no vino nadie. Ya de por sí eran pocas las personas que venían en invierno en años anteriores, pero este año ni siquiera los que solían venir siempre vinieron”, explicó. El integrante de la corporación gastronómica de Punta del Este dijo, sin embargo, que en verano fueron turistas “pero que no alcanza para cubrir los gastos de todo el año como sucedía antes”. Las promociones de las tarjetas colaboraron a que las personas salieran a comer “y se animaran a gastar más”, pero se limitan a ciertos días. Los restantes “hay poco movimiento”. Para Figún, los cambios de quincena fueron los días más difíciles.

En cuanto a la segunda parte de febrero, dice que no es ni optimista ni pesimista, pero sabe que es un mes en que las familias se preparan para el comienzo de clases. “Y además este año hay muchas escuelas que comienzan antes con lo cual la segunda quincena de febrero se corta”, dijo.

A eso se suma que este año el feriado de Carnaval será en marzo. “El año pasado, Carnaval cayó en febrero, por lo que este febrero ya de arranque va a ser peor porque no tenemos Carnaval. Hay muchos restoranes que van a cerrar cuando termine el mes, otros van a aguantar por Carnaval. Pero el pronóstico es que los números van a ser bastante más bajos”, dijo. Finalmente indicó que febrero “no será malo, pero no va a alcanzar para llenar el agujero que dejó el invierno”.

Vacío: son muy pocas las personas que se ven por Punta del Este. Foto: R. Figueredo
Vacío: son muy pocas las personas que se ven por Punta del Este. Foto: R. Figueredo

Los precios.

El panorama general, se refleja también en el precio de los alquileres para esta segunda quincena de febrero. Alquilar una casa en José Ignacio, a dos cuadras de la playa por cuatro días (y sin requisito de check out temprano), cuesta unos $ 5.000, un precio inimaginable si se trata del mes de enero.
En tanto, alquilar una semana en Punta del Este (del 17 al 25 de febrero) cuesta entre $ 1.200 y 2.500 la noche (de 40 a 80 dólares), dependiendo de las comodidades. En enero esa cifra se eleva por lo menos al doble.

En total, en la plataforma AirBnb aparecen cientos de avisos que aún no han conseguido inquilinos para la segunda quincena. Una propietaria, que tiene desde hace 8 años un apartamento frente a la parada 8 de la playa Brava, contó a El País que es el primer verano, tras haberlo adquirido, que no alquiló el inmueble en febrero.

“Rezo para poder llegar lo mejor posible para el invierno”

Las ramblas, calles y avenidas de Punta del Este, como también en los restantes balnearios de la costa del departamento de Maldonado, exhiben muy poco movimiento a toda hora del día. A tal extremo que algunos comerciantes de la avenida Gorlero empezaron a ver con buena cara a los denostados pasajeros de los cruceros que fondean en la bahía de Maldonado.

“Para mi, el verano pasó. Ahora solo rezo para tratar de llegar al invierno de la mejor manera”, dijo Eduardo, un mozo que trabaja en la zona portuaria. “Hay mucho temor de lo que pueda ocurrir en el invierno. Puede que muchos empresarios del ramo opten por cerrar tres o cuatro meses”, dijo.

La temporada fue mala también para el despacho de combustibles. “Enero trabajamos un treinta por ciento abajo del año pasado. Y febrero vamos a cerrar igual que octubre. O sea es muy malo. A comienzos de enero di de baja muchos contratos que tenía a prueba y a término. Ahora estoy con el mínimo personal. Inclusive con menos personal que en invierno. Las ventas en el minimercado no cayeron tanto como en el caso de la venta de combustibles”, dijo Nicolás Pascaretta, titular de una estación de la Avenida Roosevelt.

En tanto, el propietario de una camioneta que trabaja en el rubro traslados, dijo a El País que esta temporada “lo mató”. “Este verano faltó todo. Ni me llamaron y gente que venía todos los años, no vino”, dijo.

Situación actual y las cifras de enero
Liliam Kechichian. Foto: Captura de pantalla

Un febrero “flojo”

La primera quincena de febrero se alquiló un 50% menos de propiedades, según informaron las inmobiliarias. A pesar de que los alquileres bajaron de precio con respecto al año anterior, hay pocas concreciones para la segunda quincena de este mes. Muchos restaurantes piensan cerrar una vez que termine el mes y no trabajar en invierno.

“Situación crítica”

Los distintos gremios del comercio, restaurantes, hoteles e inmobiliarias tienen pensado realizar algún tipo de manifestación para dar visibilidad a la “situación crítica” que están viviendo esos sectores en Punta del Este. Según dicen, todos han disminuido la capacidad de trabajo, tanto en enero como también en febrero.

Las cifras de enero

El Ministerio de Turismo presentó las cifras del primer mes del año que muestran un descenso de visitantes del 29% con respecto a la misma época del año anterior. En enero llegaron 432 mil personas (300 mil fueron argentinos) con un gasto total de US$ 354 millones. Las cifras, de acuerdo a la cartera, “están dentro de lo esperado”.

Airbnb: hubo 3.883 ofertas

La plataforma tecnológica de oferta de alojamiento, Airbnb, tuvo durante enero 3.883 avisos de ofertas online. El nivel de ocupación fue del 61% con un precio promedio por cada unidad de US$ 2.433. En uno de los casos una casa de cinco dormitorios y cuatro baños, más diversas amenidades tenía un costo de US$ 19.318.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)