MERCADO DE TRABAJO

El FA quiere mapear los empleos bajo riesgo

El 54% de los trabajos está en riesgo por la tecnología.

En enero hubo 28.837 personas desocupadas más que el mes previo. Foto: D. Borrelli
El diputado de la Lista 711 Felipe Carballo está preocupado por el avance de la tecnología. Foto: D. Borrelli

El Frente Amplio tiene a estudio un proyecto de ley para evitar más destrucción de puestos de trabajo por el avance de la tecnología. Se apunta a realizar un mapeo de los empleos que se extinguirán y los que se crearán.

La iniciativa elaborada por el diputado Felipe Carballo (Lista 711) y presentada a la bancada de la coalición de izquierda parte de la base que en los últimos años se destruyeron 40.000 puestos de trabajo en Uruguay.

Según se señala en la exposición de motivos —a la que accedió El País— el 54% de los empleos ocupados hoy corren un alto riesgo de automatización en los próximos diez a 20 años. Los puestos que corren mayor riesgo son los vinculadas a la tareas de telemarketing, fabricación industrial, transporte, logística, administración y contabilidad.

Como forma de adelantarse ante estos posibles cambios en el mercado de trabajo, la normativa plantea que el Instituto Nacional de Formación y Empleo Profesional (Inefop) tenga las competencias suficientes para elaborar y actualizar una matriz de riesgos y oportunidades de puestos laborales.

Esto implica realizar un mapeo de todos los sectores públicos y privados de carácter productivo (agro, industria, comercio y servicios) identificando los puestos de trabajo que se extinguirán y los que se crearán en los próximos cinco años.

Complementariamente se deberían describir las competencias necesarias de los nuevos puestos laborales, asesorar a todos los trabajadores para descubrir sus habilidades como forma de adaptarse al empleo del futuro e identificar las modificaciones de las normas legales que deberían adaptarse en el derecho.

El proyecto de ley tiene solo dos artículos. El primero establece la necesidad de crear un observatorio de riesgos y oportunidades de puestos laborales y el segundo especifica la obligatoriedad de enviar un informe a la Asamblea General sobre las actuaciones realizadas en cumplimiento de la ley.

Carballo dijo a El País que esta nueva normativa a estudio de la bancada del Frente Amplio "permite estar un paso más adelante y generar la formación adecuada en los trabajadores".

El legislador dijo que presentó el proyecto porque le preocupa la pérdida de empleos, por ejemplo en los peajes. "Sabemos que se va a automatizar el trabajo y se va a perder empleo, las cajeras de los supermercados van a desaparecer al ritmo que vamos", señaló. Asimismo consideró que siguen el mismo camino los pisteros de las estaciones de servicio y algunos trabajadores rurales, porque ya se están usando drones para controlar las estancias.

La iniciativa supone otorgar más competencias al Inefop para predecir los cambios en el mercado laboral. Esto implica abrir un espacio de diálogo con diferentes cadenas productivas para adelantarse a lo que pueda suceder por el avance de la tecnología.

Según Carballo, esta política permitiría ahorrar en el pago de los seguros de desempleo y otorgar la formación necesaria para que el trabajador pueda volver a reinsertarse en el mercado laboral. Por lo que acotó: "Estoy convencido que se van a destruir puestos laborales, pero también se van a crear otros".

La propuesta ya fue presentada a la bancada oficialista, que ahora tiene 15 días para expedirse sobre el asunto. Si se aprueba pasaría a estudio de la Comisión de Legislación del Trabajo. "Este no es un proyecto cerrado, sino que está abierto a cambios", explicó el legislador de la Lista 711.

La industria es el sector que perdió más puestos de trabajo

Si se compara con 2014 —cuando, en el promedio anual, la cantidad de ocupados alcanzó un máximo histórico— el año pasado hubo 37.175 ocupados menos, según cálculos de El País en base a información del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El sector que sufrió la sangría más grande entre 2014 y el año pasado fue la industria manufacturera: la destrucción de puestos allí ascendió a 18.267. Así, la contracción llegó a 9,4% en el promedio anual en ese lapso.

Le siguió, con 10.903 ocupados menos, el sector que engloba a los trabajadores agropecuarios, de la forestación y de la pesca y también los que están empleados en minas y canteras. Esto da cuenta de una baja de 6,93% entre el promedio anual de 2014 y el de 2017.

La construcción, con 10.626 ocupados menos entre 2014 y 2017, aparece en el tercer puesto dentro de este ranking. En este caso, la caída entre un año y otro fue de 7,83%.

El comercio está en el cuarto lugar, con una pérdida de empleo que trepó a 9.123 puestos en el período que se compara (una contracción de 1,64%).

Febrero fue el cuarto mes consecutivo en que la demanda laboral bajó en la comparación interanual (frente al mismo mes del año anterior) según la consultora Advice, y esa caída se ha intensificado: fue 7,4% en noviembre; 12,2% en diciembre; 16,7% en enero y 19,3% en el segundo mes del año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)