ANÁLISIS

Estudio de la ONU: para el 58% gobiernan grupos poderosos

Uruguay figura en el podio de los tres países con el porcentaje más bajo de la población que identifica esa realidad como problema, con un 58%.

Luis Felipe Lopez Calva, director regional de PNUD. Foto: Prensa PNUD
Luis Felipe Lopez Calva, director regional de PNUD. Foto: Prensa PNUD

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicó ayer su Informe Regional de Desarrollo Humano 2021, en el que se analizó la “alta desigualdad” y la pobreza en América Latina, especialmente a partir del impacto económico y social que supuso la pandemia por el coronavirus.

“La brecha entre extrema riqueza y extrema pobreza y vulnerabilidad que caracteriza a la región, quedó en evidencia como nunca y se profundizó aún más a raíz de la pandemia de la COVID-19”, señala el resumen del informe, cuya actual edición lleva por nombre “Atrapados: Alta Desigualdad y Bajo Crecimiento en América Latina y el Caribe”.

Entre las conclusiones más relevantes, el documento destaca que pese a los “avances” logrados en las últimas décadas, la región tiene mayores niveles de desigualdad que otras partes del mundo con similar desarrollo, y que hay “tres factores” que frenan el crecimiento: la concentración de poder, la violencia “en todas sus formas” y las políticas de protección social “que no funcionan bien”.

La mayor parte de las veces, Uruguay aparece mencionado como uno de los países en los que estos problemas no tienen presencia tan dramática. Así, por ejemplo, al referirse a la “frustración” de las personas por “la enorme influencia política de unos pocos grupos poderosos” en las decisiones económicas de la sociedad, Uruguay figura en el podio de los tres países con el porcentaje más bajo de la población que identifica esa realidad como problema, con un 58%. Por debajo están El Salvador y Nicaragua, con 46% y 55%, respectivamente, que creen que sus países son gobernados en base a los intereses de los poderosos, mientras que en el otro extremo se encuentran Paraguay (95%), que tiene el porcentaje más elevado de todos (95%), y Chile, quien le sigue con 91%.

Sin embargo, el estudio sí incluye a Uruguay como país integrante de una subregión -el Cono Sur- en la que se hizo más notoria “la desaceleración de la reducción de la desigualdad después de 2012”, en contraste con “los países andinos y centroamérica”, donde el freno fue “menos pronunciado”, o con Colombia, Costa Rica, Honduras y Panamá, en donde “no hubo desaceleración en la década de 2010”.

Como hallazgo y reflexión, el director regional de PNUD para la región, Luis Felipe González, manifestó que este informe “hace un llamado a los latinoamericanos” a encontrar la conexión de las problemáticas estructurales y los convoca a trabajar en la implementación de “sistemas universales de protección social” de mayor justicia y redistribución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados