SIN PISTAS SOBRE SU PARADERO

Enigma en Treinta y Tres: vidente se suma a la búsqueda de Juan Terra, ausente hace 90 días

La familia está desesperada y acampa en el lugar donde fue visto por última vez. La vidente argentina ya colaboró en el caso Onrrubio.

Desde el 27 de enero, los familiares viven en un campamento ubicado en la zona donde desapareció Terra. Foto: Néstor Araújo
Desde el 27 de enero, los familiares viven en un campamento ubicado en la zona donde desapareció Terra. Foto: Néstor Araújo

La numerosa familia de Juan Terra abandonó sus casas en la ciudad y se fue a vivir en medio del campo, instalando allí carpas y refugios, justo en el lugar donde el hombre fue visto por última vez el 27 de enero pasado.

Desde ese campamento, en forma diaria, elaboran el plan de búsqueda y salen a caminar con la esperanza de hallarlo entre las malezas y los miles de árboles de un campo forestado de eucaliptos. Ayer se sumó a la búsqueda una vidente argentina, que ya ha colaborado en el caso de Micaela Onrrubio.

Con la esperanza incluso de encontrarlo con vida, la esposa de Terra, de 68 años, y su hija Roxana de 50, no se han movido del lugar donde fue visto por última vez. Hace dos meses y medio que están en la zona en la que armaron el campamento, que para ellos ya se ha trasformado en su casa. No piensan abandonarlo hasta obtener respuestas.

Vecinos solidarizados con la familia les han acercado una trailer, en el que viven desde el 27 de enero, fecha en la que desapareció Terra. Les llevan alimentos, agua y hasta abrigos, dado que ya han pasado más de 75 días y se encuentran en el medio de la nada.

El caso.

En la calurosa tarde del domingo 27 de enero de 2019, Juan de 72 años, esposo, padre de 11 hijos y con 15 nietos estaba pescando junto a cuatro amigos en una represa en medio de un monte de eucaliptos de un predio densamente forestado, cerca de Pueblo Rincón, entre Vergara y Río Branco, departamento de Treinta y Tres. A la hora 16:00 decidió salir del campamento y caminar unos 600 metros con el fin de ir a buscar a su auto un cuchillo que había dejado olvidado. Tenía problemas de desplazamiento por haber sufrido un ACV hacia poco tiempo. Su relación con la familia era muy buena.

Esos 600 metros siguen siendo misteriosos. Una vez dentro del auto llamó a su esposa para decir que estaba perdido y no regresó. Según familiares, alguien lo vio minutos después al lado de una portera que sale a un camino vecinal, pero luego no se supo más nada de él. Su auto fue movido del lugar unos cuantos metros. En él estaban todas sus pertenencias: billetera, celular e incluso su camisa. “Dejó su auto cerrado y sin las llaves”, indicó Roxana.

Cuando sus compañeros de pesca se dieron cuenta que no se encontraba en la zona iniciaron una búsqueda. Después dieron aviso a la Policía, lo que derivó en un rastrillaje sin resultados positivos. “Él conocía muy bien esos campos porque nació y se crió en ese lugar", dijo el alcalde de Plácido Rosas, Diego Fernández. “Hay una familia destrozada, es algo tremendo, pasan los días y las horas y cada vez es mayor la preocupación”, agregó.

Desde el día de su ausencia han participado en la búsqueda unidades especiales de policías, de Bomberos, efectivos del Batallón de Infantería de Treinta y Tres, cerca de 150 soldados de los Regimientos 8 y 7 de Cerro Largo, aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea, así como buzos de la Armada Nacional y vecinos que colaboran de manera voluntaria.

Desesperados.

Cónyuge, hijos, yerno, vecinos y nietos buscan desesperadamente al septuagenario, pero de a poco sienten que se están quedando sin alternativas. Las familias y la comunidad de vecinos de Río Branco y Plácido Rosas (Cerro Largo) y de Pueblo Rincón (en Treinta y Tres) desconocen lo que le ha sucedido, calificando el hecho como “un misterio”.

Buzos lo buscaron en las aguas de una represa

La búsqueda del hombre se extiende diariamente por toda la zona hasta una represa profunda, donde incluso el fin de semana pasado se realizó un nuevo rastrillaje con buzos de La Paloma de Rocha que fueron contratados por la familia para buscarlo. “La Jefatura de Policía de Treinta y Tres nos envió un avión que aportó la Fuerza Aérea Uruguaya que sobrevoló la zona en los primeros días de su ausencia”, contó Roxana. Al ausentarse, Terra vestía short rojo y chinelas, y no llevaba remera. La descripción que publicó la Policía de Cerro Largo y Treinta y Tres indica que es canoso y usa anteojos.

Oriundo de Plácido Rosas, el septuagenario se encontraba pescando con un grupo de amigos en una zona rural de Pueblo Rincón, entre Vergara y Río Branco, departamento de Treinta y Tres. Fue hasta su auto a buscar un cuchillo que había olvidado y nunca más se supo de él. Llegó a comunicarse con su familia y a decir que se había extraviado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)