DEBATE SOBRE MOVILIDAD EN MONTEVIDEO

Empresas de monopatines critican proyecto de la IMM

Piden circular por la vereda de la rambla y cuestionan espejo retrovisor.

Un mes desde que comenzaron a circular los monopatines eléctricos. Foto: archivo El País.
Al cabo del primer semestre de este año, las tres empresas que operan en Uruguay terminarán de desplegar más de 1.000 monopatines en el departamento. Foto: F. Flores.

Tras la decisión de la Intendencia de Montevideo de regular los monopatines y las bicicletas en la ciudad, las empresas y organizaciones que promueven el uso de vehículos sustentables respondieron con críticas a los planes de la administración de Christian Di Candia.

El proyecto de decreto enviado a la Junta Departamental establece que todos los monopatines deben tener un sistema de freno delantero y trasero, espejos retrovisores, timbre o bocina, sistema lumínico consistente en un faro de luz blanco y un reflectante del mismo color que deberá ser colocado en la parte posterior.

Sobre la circulación, la administración quiere prohibir que las bicicletas y los monopatines circulen en la vereda. En la rambla, solo se podrá circular por la acera donde hay bicisendas. Donde no hay, deberán hacerlo por la calle.

Visiones

Miguel Abad, responsable global de asuntos públicos de Movo -la tercera empresa de monopatines que llegará a Uruguay en las próximas semanas-, dijo a El País que no conoce vehículos de este tipo en el mundo que tengan espejos. Según Abad, debería “demostrarse técnicamente la viabilidad y beneficio comprobado”.

La firma Lime, si bien califica como un “gran avance” que el decreto reconozca al monopatín como un modo de transporte en la ciudad, también cuestionó la exigencia de instalar espejos. “Es un elemento que no viene de fábrica, y no hay norma comparada en el mundo. Creemos que ese punto lo tomaron de la regulación de bicicletas”, comentó Felipe Daud, gerente de Relaciones Institucionales de Lime para el Cono Sur.

En tanto, la experiencia de la empresa Grin muestra que en Montevideo y en otras ciudades donde están presentes, los espejos “no han sido un elemento que hayan reclamado los usuarios”, dijo Martín Larre, country manager de la firma en Uruguay.

El uso del casco en monopatines también despertó comentarios de las empresas. Movo recomendó a la comuna capitalina: “Deben diferenciarse regulaciones de tránsito y las de los prestadores de servicio de alquiler de micromovilidad”. Lime dijo que le están pidiendo a los usuarios en campañas de concientización que usen cascos. “Igualmente, creemos que es un modo nuevo donde los usuarios se van a ir adaptando a las exigencias de seguridad que se pidan”, opinó el gerente de Lime.

El proyecto de decreto a estudio de la Junta establece que en sitios como la rambla solo se podrá circular en bicicleta o monopatín por donde hay bicisenda. Foto: Francisco Flores.
Foto: Francisco Flores.

Circulación y parking

Sobre la circulación en la vereda de la rambla, Daud, de la empresa Lime, opinó que debería “ser permitido”, siempre y cuando “se respete al peatón. “Pero creemos que el desarrollo de bicisiendas en la ciudad, incluso sobre la rambla termina con este debate”, agregó.

Larre, de Grin, insta a los usuarios a usar las bicisendas o, de no existir, que se utilicen las calles. En el caso de la prohibición de usar la vereda de la rambla, considera que es “un punto a revisar”. “Es uno de los espacios más elegidos por los montevideanos”, dice. Y cree que si bien “el peatón es lo primero”, los monopatines pueden convivir con ellos.

Movo abogó más en la formación que en la prohibición. “Como empresas de alquiler podemos sumarnos al gobierno en la parte de educación vial. Nosotros somos un complemento en la promoción al buen uso del espacio, pero no debe ser solo nuestra responsabilidad”, comentó Abad.

En cuanto al parking de vehículos, Grin es la única que por ahora tiene “zonas Grin” específicas para estacionar. Hay más de 700 en Montevideo.

En tanto, los vehículos de Lime pueden verse en veredas ya que la política de la empresa es que el usuario pueda salir de su casa y encontrar uno de inmediato.

¿Y las bicicletas?

Para cumplir con normativa que impulsa la comuna, los ciclistas deben ir por la bicisenda y bajar inmediatamente a la calle. El problema es que la mayoría de las bicisendas “tienen finales abruptos”, reveló Unibici, una organización creada en la Universidad de la República que busca fomentar el uso de este medio de transporte en Uruguay.

Adrián Santos, vocero de esta agrupación, dijo que esta situación sucede con las que fueron construidas en la pasada administración y también en la de Daniel Martínez. “La de Avenida Italia, que está muy linda, cuando llegás a Alejandro Gallinal, termina el asfalto y no sabés para dónde salir”, comentó.

En la rambla, a la altura del Club de Pesca -uno de los extremos donde culmina esta bicisenda-, el ciclista “está obligado a bajar en la calle, en una curva en donde los autos circulan a gran velocidad, donde no está establecido el cruce peatonal”. “Hay muchas cosas que no tienen mucho sentido”, opinó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)