CARRERAS HACIA LA INTEDENCIA 

Elecciones departamentales: a la mitad de la población le interesa "poco" o "nada"

Seis de cada 10 profesionales están muy interesados en el acto electoral, pero entre aquellos que no acabaron el ciclo básico liceal, el porcentaje de los entusiasmados se reduce a la mitad.

Elecciones departamentales, Intendencia de Montevideo. Foto: Estefanía Leal.
Las elecciones serán el domingo próximo. Foto: Estefanía Leal.

En una semana se cerrará el ciclo electoral. Los uruguayos están convocados -y obligados- a concurrir a las urnas para elegir el segundo y tercer nivel de gobierno. Estos comicios despiertan entusiasmo en menos de la mitad de los ciudadanos: al 54% le interesa “poco” o “nada” esta elección departamental.

La síntesis del Monitor de Opinión Pública Departamental de la consultora Opción, que reúne a 8.150 encuestas y a la que accedió en exclusiva El País, muestra que solo uno de cada cinco uruguayos está muy entusiasmado por la elección que se avecina. Se trata de un núcleo que ni siquiera alcanza la mitad del electorado si se le suma a aquellos que están “bastante” interesados.

“Está todo tan raro, hay tan poco ambiente…”. Daniel Grecco, de 30 años, cruza la avenida 18 de Julio de camino a una grabación del videoclip que prepara con su orquesta de música tropical. A su paso por la principal arteria de Montevideo, confiesa, no respira el clima electoral que otrora acompañaba las campañas. Apenas divisa a lo lejos a algún repartidor de listas y más nada. “Esta es una de las elecciones que menos me interesa desde que puedo votar, y eso que ya definí mi voto”.

Y eso que Grecco reside y vota en la capital, el departamento en el que, según las encuestas, hay mayor entusiasmo electoral: al 55% de los montevideanos estos comicios le interesa “mucho” o “bastante”.

A Rafael Porzecanski, director de Opinión Pública de Opción, no le sorprende que en Montevideo el interés sea mayor que en otras zonas del país. “Montevideo tiene cerca de un tercio de la población con estudios terciarios, y la población con mayor nivel educativo es la más informada, la que más participa en la política y la que más se interesa en los actos cívicos”.

No en vano, Yael Lima (22), quien espera el ómnibus a unos metros de donde Grecco cruza la avenida, está “bastante” entusiasmada por lo que sucederá en siete días. Estudia Educación Social y admite que en el ámbito universitario hay “hace rato mucho color” político. Ella también definió su voto.

Seis de cada 10 profesionales están muy interesados en el acto electoral. Pero entre aquellos que no acabaron el ciclo básico liceal, el porcentaje de los entusiasmados se reduce a la mitad. “Esto da cuenta de que la segregación sociocultural que se aprecia en Uruguay, también es una segregación política. Los más educados son los que entienden que la democracia representativa les es más cercana, que les afecta y se interesan más”, explica Porzecanski.

Mientras en los círculos íntimos de los candidatos y en la “burbuja” de Twitter sucede una efervescencia electoral, “hay una mayoría silenciosa que no conoce siquiera el nombre de los candidatos, lo que hace encender las alertas”.

Porque Uruguay, aun siendo de “los mejores de su clase” y teniendo a la mitad del electorado identificada con un partido político (lo que es un incentivo para ir a votar), está padeciendo “un fenómeno mundial: la gente siente que el político no representa sus intereses”.

Esa desmotivación, además de estar condicionada por el nivel educativo alcanzado, está marcada por la edad. Mientras entre la población más adulta más de la mitad está muy interesada en la elección del próximo domingo, entre los electores más jóvenes son solo un tercio quienes lo están.

Eso significa que, ante un mismo nivel educativo, los más adultos están más entusiasmados, conocen más a las dirigencias políticas y se preocupan más por buscar información vinculada a los comicios. Pero implica, a la vez, que “los jóvenes menos formados son los más desinteresados y eso enciende una nueva alerta pensando en el día después”, dice el director de Opinión Pública.

Franco Batto y Gabriel Martínez, ambos de 23 años, toman mate a la sombra de un plátano de una plaza céntrica. En siete días estarán en Soriano, donde les toca votar. Allí el interés en estas elecciones es más bajo que en la capital, pero no tan bajo como en Canelones o Durazno. Para ellos, que estudian Odontología y Medicina, “hay algo de interés porque se eligen los cargos del departamento”.

Pero para Porzecanski hay otra variable que explica -además de la edad y el nivel educativo- el entusiasmo: la competencia. En Montevideo “hay un final cerrado entre los candidatos frenteamplistas y existe cierta esperanza para algunos militantes de la coalición multicolor. En Soriano, el nacionalista Guillermo Besozzi domina cómodo la intención de voto. Y en Canelones el Frente votaría mejor”.

Cuando la pelea es más reñida, “la propia atmósfera da la sensación de que el voto de uno tiene valor, incidencia”. Pero en estos comicios en particular, “el ciclo electoral fue largo, más largo de lo habitual por la postergación forzada de la pandemia, y la ciudadanía puede que esté experimentando un desgaste”.

El debate de la duración de las elecciones, así como la obligatoriedad del voto, resurgen cada quinquenio en Uruguay. Incluso previo a la reforma electoral, hubo una propuesta que apuntaba a que los comicios fueran en simultáneo permitiendo el voto cruzado, y otra para separar más el ciclo de modo de dejar un “descanso entre medio”.

Aunque la cuenta regresiva esté por acabar, dice Porzecanski, “el interés por la elección no ha tenido fluctuaciones desde que se ha medido”. No solo eso: los sondeos reflejan que existe una relación entre el entusiasmo por los comicios y el porcentaje de indecisos.

Así las cosas, los electores de Montevideo y Paysandú muestran el mayor interés y cuentan con las cifras más bajas de indefinidos (menos del 15% de los encuestados). En el polo opuesto están Canelones y Durazno, ambos con menos entusiasmo y con más de 20% ciudadanos que aún no definieron su voto.

FICHA TÉCNICA:

La información presentada en este informe sintetiza en forma agregada dos encuestas realizadas en los meses de julio y agosto. La encuesta de julio se desarrolló entre el 13/7/2020 y el 29/07/2020, mientras que la encuesta de agosto se llevó a cabo entre el 12/08/2020 y el 31/08/2020. En ambas encuestas, se utilizó un muestreo aleatorio simple a números de telefonía celular, con complementación en algunos departamentos de un muestreo aleatorio a números fijos de telefonía fija. Los resultados se encuentran ponderados por sexo, nivel educativo, edad y voto en las elecciones presidenciales de 2019 (parámetros departamentales). En todos los departamentos, la distribución territorial se corresponde con los principales grupos de localidades de acuerdo al Censo 2011.

Combinando ambas encuestas, se realizaron 8.150 encuestas, 4.000 en julio y 4.150 en agosto. En todos los departamentos, las muestras globales son de 400 casos, excepto en: Rocha (450 casos); Flores (300 casos) y Maldonado (300 casos). Para Montevideo, se utiliza la información de la encuesta de agosto (500 casos). Según el tamaño muestral, la información agregada tiene un margen de error de +/- 4.5% para las encuestas de 400 casos, de 5.7% para las encuestas de 300 casos y de +/- 4.4% para Montevideo. Este informe se presenta como primicia en El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados