Abanico de posibilidades

Hasta 6.000 dólares de alquiler por quincena

Verano: precios para primeros 15 días de enero arrancan en los US$ 900 (Las Toscas)

Haga click en el mapa para ver los precios promedio por balneario.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los balnearios de Canelones, Maldonado y Rocha ofrecen un amplio abanico de posibilidades de alquiler para la próxima temporada. Los operadores inmobiliarios han disipado sus temores porque la situación de Argentina y la diferencia de precios con Brasil puedan impactar negativamente este verano. Y auguran un crecimiento en la actividad turística en general. Como ha ocurrido en los últimos años, muchos alquileres se vienen canalizando a través de sitios de Internet, lo que ha llevado por ejemplo a que los inmobiliarios de Maldonado hayan acordado hacer su propio portal de servicios para competir con páginas como Airbnb.

En los balnearios de Maldonado, como en los otros puntos turísticos, hay importantes variaciones de precios en los alquileres de enero y febrero, siendo el segundo mes del año el más bajo de la temporada y la primera quincena de enero la más requerida, y por tanto la más cotizada.

Los valores van desde los US$ 6.000 por alquilar una casa con dos dormitorios en Punta Ballena en la primera quincena de enero a los US$ 900 por hacerlo en Las Toscas en el mismo período. Punta del Este tiene un promedio de precios de US$ 2.878 para la primera quincena de enero, de US$ 2.717 para la segunda, y de US$ 2.243 y US$ 2.147 para la primera y segunda de febrero, respectivamente. Estos precios colocan a nuestro principal balneario a la par de otros importantes destinos turísticos de la región.

Los lugares más caros de Maldonado son Punta Ballena y La Barra. En el primero de los balnearios, el promedio de un alquiler para una casa o apartamento con 2 dormitorios es de US$ 6.140 la primera quincena de enero; US$ 5.000 la segunda; US$ 4.300 la primera de febrero y US$ 3.833 las últimas dos semanas del mismo mes. En La Barra, los precios son de US$ 5.350 y US$ 3.857 para enero, y de US$ 3.100 y US$ 2.640 para febrero.

Vista de la bahía desde el mirador Aconcagua, en la loma de la sierra de Punta Ballena. Foto: Ricardo Figueredo
Vista de la bahía desde el mirador Aconcagua, en la loma de la sierra de Punta Ballena. Foto: Ricardo Figueredo

El departamento fernandino, siempre de los más requeridos en verano por su cadena de playas y su buena infraestructura, tiene otras opciones más económicas.

Alquilar en Piriápolis en el arranque de 2019 tiene un costo promedio de US$ 2.112 para la primera quincena y de US$ 2.000 para la segunda. En tanto, los valores bajan en febrero a US$ 1.642 y US$ 1.574. En Punta Colorada, a pasitos del balneario fundado por Francisco Piria, alquilar la prime-ra quincena de enero cuesta US$ 2.145 y la segunda US$ 2.053. En febrero, los precios bajan a US$ 1.815 y US$ 1.715.

Para quien busque inmuebles de 3 dormitorios, los precios tienen un incremento promedio en Punta Ballena de US$ 2.500 en la primera quincena de enero y de US$ 2.100 en la segunda. En febrero, cuesta unos US$ 800 más un alquiler de una propiedad con 3 dormitorios en el balneario.

En Piriápolis, las diferencias entre los alquileres de 2 y 3 dormitorios son menores: rondan los US$ 300 tanto en enero como en febrero. Los precios surgen de un relevamiento realizado por El País entre inmobiliarias y distintos portales especializados.

Rocha.

La Paloma. Foto: Fernando Ponzetto
La Paloma. Foto: Fernando Ponzetto

En La Paloma los alquileres en la primera quincena se ubican en los US$ 2.100 en promedio, mientras que para la segunda parte de enero descienden a US$ 1.600. Para alquilar una vivienda de dos dormitorios los primeros 15 días de febrero hay que desembolsar unos US$ 1.440, y para la segunda quincena, unos US$ 200 menos.

El balneario La Pedrera, uno de los más elegidos por los jóvenes que suelen copar sus playas en los primeros días del año, tiene costos más elevados que La Paloma. La primera quincena de enero, una casa de dos dormitorios cuesta en promedio US$ 3.295, mientras que la segunda, donde cae considerablemente el número de veraneantes, se puede alquilar por 15 días a casi la mitad de precio: unos US$ 1.980. Para febrero, la primera quincena vale US$ 1.485, mientras que la segunda baja a US$ 1.229.

En Valizas los costos descienden con respecto a los balnearios vecinos. Los primeros 15 días de enero tienen un valor promedio de US$ 1.467. La segunda parte del mes cuesta US$ 1.291. En febrero, un alquiler promedio es de US$ 1.042 para la primera quincena y de US$ 883 para la segunda.

En Punta del Diablo no hay grandes diferencias en los precios de alquiler de enero y febrero. Según el sitio especializado portaldeldiablo.com, una referencia ineludible en la zona desde hace varios años, es posible alquilar con dos habitaciones en la primera quincena por montos que van desde los US$ 675 a los US$ 2.700, dependiendo en general de la cercanía a la playa.

Un precio promedio de alquiler, de acuerdo a las ofertas publicadas en este portal, sería de US$ 2.600 para cada quincena de enero y unos US$ 2.100 para las de febrero. También hay casos excepcionales como el Paraje Martínez, en la Playa del Rivero, que cobra US$ 280 la noche (US$ 4.200 la quincena) y aclara que el alqui- ler es para 8 personas. Entre las tarifas “económicas” está el com-plejo “Buena Vista del Diablo”, en el sector Norte del balneario, que cobra US$ 70 por día.

Canelones.

Atlántida. Foto: Fernando Ponzetto
Atlántida. Foto: Fernando Ponzetto

Atlántida sigue siendo el destino por excelencia en la costa canaria. Y es el punto más caro para alquilar en el verano. El promedio para esta temporada es de US$ 1.800 para cada una de las quincenas de enero, si se piensa en un alojamiento para cuatro personas y en dos dormitorios. Para febrero baja a US$ 1.600 por quincena. En general, este sitio es muy elegido por los turistas del interior, aseguraron inmobiliarias consultadas por El País. En el primer mes del año, el precio más bajo es de US$ 1.485. Se trata de una casa situada a media cuadra de la Playa Brava, con parrillero.
Parque del Plata, destino muy visitado por los montevideanos para escapadas de fin de semana, ocupa el segundo lugar en el ranking canario de precios. Las quincenas de enero rondan los US$ 1.500. “Los que cuestan más en general son casas con piscina”, comentó Pablo Sosa, dueño de la inmobiliaria Voila.

En febrero los precios bajan de manera sensible: el promedio oscila entre los US$ 1.200 y los US$ 1.300. La semana de Carnaval puede hacer bajar el precio de la segunda quincena de febrero, debido a que la fiesta de 2019 se desarrollará en marzo.

En tercer lugar está Costa Azul, que llega a US$ 1.400 en enero y a US$ 1.270 en febrero. Inmobiliarias consultadas por El País aseguraron que el nivel de reservas viene “bajo”. Sin embargo, como reciben un público mayoritariamente uruguayo, saben que en general a fin de año empiezan a alquilar “de manera compulsiva”. El uruguayo, en general, es de dejar todo para último momento. Así lo entienden los operadores.

Las Toscas es de los balnearios más accesibles. El precio promedio de alquiler en este balneario que se encuentra en el kilómetro 47 de la ruta Interbalnearia es de US$ 1.250 para enero. “Se pueden conseguir casas por US$ 900 (la quincena) en este período”, comentó Luis Cruz, dueño de la Inmobiliaria Dunas. En febrero, los precios no superan los US$ 1.000 por quincena.

(Producción: Camila Beltrán, Juan Pablo De Marco, Marcelo Gallardo y Andrés López Reilly).

Operadores con buenas expectativas
Wilder Ananikian. Foto: Fernando Ponzetto

Los empresarios inmobiliarios tienen buenas expectativas sobre el comportamiento del mercado de alquileres de temporada al asegurar que quedó atrás el sofocón sufrido por la economía argentina en agosto pasado.

“No olvidemos que el verano 2017-2018 fue el mejor en décadas. Este verano asoma como una de esas tantas temporadas, con sus luces y sombras. Como las que tuvimos hace dos veranos”, dijo a El País Wilder Ananikian, titular de la Cámara Inmobiliaria del Uruguay (CIU). “Por suerte quedó lejos el temporal cambiario que sufrió la Argentina en agosto pasado cuando parecía que todo iba a estallar por los aires. Por el contrario, en octubre hubo un movimiento interesante en materia de alquileres de temporada protagonizado por clientes argentinos”, explicó Ananikian.

El empresario aseguró que en materia de alquileres las casas en primera fila tanto en José Ignacio, como en La Barra y Manantiales, se alquilaron a precios muy atractivos. “Lo mismo pasó con los apartamentos de las torres premium. Esa mercadería se colocó hace ya varias semanas”, indicó. “No queda mucha cosa. No olvidemos que el 70 por ciento de las unidades son propiedad de argentinos”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)